Conecta con nosotros

Opinión

Los cazadores de Santo Domingo

Published

on

Por Melvin Mañón

La imbecilidad proporciona una apariencia de vida más confortable y como recientemente señalara Bryan Cox: la mayor amenaza a la paz mundial procede de la imbecilidad de los políticos y añadiría yo ahora, de la complicidad de los medios de comunicación.

melvinEn la calle Montgomery de la ciudad de Savannah, Georgia al sureste de los Estados Unidos, un monumento, al centro de un parque, recuerda y honra los aportes de los cazadores de Santo Domingo a la guerra por la independencia de los Estados Unidos. En el año 1799, un número impreciso de negros libres procedentes, según el monumento “de la isla de Haití” desembarcaron en la costa de Georgia y trataron de liberar a Savannah de los ingleses que habían perdido las 13 colonias del norte pero conservaban otras en el sur. Entre esos negros, el monumento recuerda un dato: el tambor de los cazadores que marcaba el paso de las acciones de guerra durante el combate, estaba en manos de un jovenzuelo nombrado Henry Christophe que años más tarde se convertiría en uno de los dirigentes de la revuelta haitiana y, ungido como rey, gobernaría sobre la antigua colonia francesa.  No conocía ese hecho histórico pero el monumento en su honor me hizo recordar dos cosas.

Los negros haitianos de finales del siglo XVIII, muchos de ellos africanos, explotados y abusados se rebelaron y su lucha produjo uno de los resultados más increíbles y desconcertantes de la historia americana. Haití fue proclamada independiente el primero de enero de 1804, antes que todos los demás países del continente con la sola excepción de las colonias norteamericanas. Pero esa república fundada por Jean Jacques Dessalines en plena época de monarquías era una república negra en un mundo de blancos y esos negros hasta poco tiempo atrás habían sido esclavos así que habían incurrido en un crimen doble, romper las cadenas de la esclavitud y además hacerse con el poder. Para la humanidad, la revuelta haitiana significó un enorme, extraordinario paso de avance pero para los blancos de entonces, los gobiernos de la época, las potencias consagradas y el llamado establishment la independencia de Haití fue una verdadera catástrofe que arruinó la colonia más rica del mundo de entonces, derrotó al ejército napoleónico y bañó la isla de sangre. Por todos los daños, las muertes ocasionadas y los abusos cometidos Francia nunca ha pagado reparaciones ni indemnizaciones de guerra al pueblo haitiano. Empero, es otra cosa a la que quiero referirme ahora.

Los cazadores de Santo Domingo como todos los negros de entonces que se rebelaron  fueron denunciados y tratados como terroristas; recuerdan a los Mau Mau de Kenya, a los Huk de Filipinas y a los que, en todas partes y a decir verdad, han luchado contra los otros terroristas, los que imponían e imponen desde el Estado esas prácticas. Nelson Mandela fue acusado y condenado como terrorista, exactamente igual que nuestra época hace con los talibanes de Afganistán, mas tarde con Al Qaeda, ahora con el califato islámico y durante muchos años con la resistencia palestina tanto la laica de Al Fatáh como la islamizada de Heszbolláh y Hamás. Y no es que no hayan cometido actos de terrorismo o que incluso y durante un tiempo hayan caído en prácticas sistemáticas calificables de terrorismo pero si observamos con cuidado, siempre encontraremos un patrón: los de arriba acudieron al terrorismo mucho antes que los de abajo y de hecho, fue el terrorismo de los de arriba lo que desató el terrorismo de los de abajo. Pero es preferible no entender estas cosas. La imbecilidad proporciona una apariencia de vida más confortable y como recientemente señalara Bryan Cox: la mayor amenaza a la paz mundial procede de la imbecilidad de los políticos y añadiría yo ahora, de la complicidad de los medios de comunicación.

Mike Benson, un viejo amigo americano pero totalmente aplatanado, me ha sugerido agregar a manera de aclaración lo siguiente: Francia primero impuso a Haití una indemnización grosera para supuestamente compensar a los dueños de plantaciones por las pérdidas sufridas. Esa “multa” fue de 150 mil francos oro posteriormente reducida a 90 mil que era una fortuna descomunal y obligó a los haitianos a empobrecerse aun más de lo que ya estaban para pagar. Fue la primera vez que el ganador de una guerra tuvo que pagar indemnización al perdedor.

Muchos años después, ya en el siglo XXI, Jean Bertrand Aristide siendo presidente de Haití tramitó una demanda contra Francia por unos 25 mil millones de dólares como restitución debida al pueblo haitiano. Francia ignoró el reclamo, las grandes potencias, sobre todo EEUU se alinearon con ella respaldándola y se cree que ese reclamo jugó un papel en la decisión corporativa e imperialista de destituir a Aristide de la presidencia.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante

Published

on

Por Melvin Mañón

La gente en las redes no ha tenido piedad con el Presidente Abinader. Esperaban una destitución pura y simple, sin atenuantes.

Saben que ya no es Ministro de Educación pero su gestión fue tan mala y tan corrupta que esa misma gente, ese pueblo no se conforma con la medida presidencial.

Aspiran a una investigación minuciosa de su gestión para proceder a su sometimiento.

Roberto Fulcar

Roberto Fulcar

Dicen “lo logramos” en las calles o mejor en ”las redes” como si el Presidente hubiera obrado en función del reclamo de sustituirlo y no por convicción propia.

Tomando en cuenta la cercanía de Fulcar al Presidente y considerando también su forma de actuar, cabe una dosis de comprensión e indulgencia.

Empero, una lección se deriva: la sociedad está alerta, inconforme y en ejercicio de ciudadanía.

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante. Hay que seguir la limpieza Presidente, de manera que la sociedad reclama. Usted actúa y el Ministerio Público investiga.

Funcionando así nos puede ir mejor.

Continue Reading

Opinión

¿Qué sigue con Roberto Fulcar?

Published

on

Por Elba García Hernández

Eran muy pocos los que se atrevían a advertir que Roberto Fulcar, un mentor de la candidatura presidencial de Luis Abinader, sería destituido como ministro de Educación.

De seguro que ni el propio Fulcar se hubiera creído de que sería cancelado de tan importante posición, ya que entendía  que se la había ganado como jefe de campaña del  candidato triunfante en las pasadas elecciones.

Pero no bien este hombre fue nombrado en ese cargo se encargó de proyectar su trasfondo, porque no eran pocos los que se quejaban de que no recibía a nadie.

Los propios perremeístas se preguntaban por qué el cambio tan radical que se había operado en quien ahora se comprueba que había ido con un proyecto muy personal al Ministerio de Educación.

Pero que nadie se llame a engaño porque son cientos los Roberto Fulcar que hay en el Gobierno a los que nada les sirve de escarmiento.

Lo más grave del problema es que la destitución de Fulcar constituye un golpe muy duro para el presidente Luis Abinader, ya que de seguro lo necesita para promover su reelección.

Y el presidente evidentemente que no lo ha abandonado del todo, dado que lo saca de Educación  ante el escándalo, pero entonces lo designa como Ministro sin Cartera.

Es decir, que podría afirmarse de  que no ha sido una cancelación, sino una remoción a pesar de las travesuras cometidas, siempre de acuerdo a lo que se ha descubierto.

La cruz tan pesada de Fulcar parece que el presidente la va a tener que llevar a cuestas con todo y sus consecuencias, porque no hay forma de desaparecerlo.

El pueblo dominicano ahora tendrá que soportar a Fulcar como Ministro sin Cartera sin rendir una función aparente, aunque tal vez pueda ser un buen asesor.

Quién sabe?.

Continue Reading

Opinión

¡Borrón del 62 al 2022!

Published

on

Por Narciso Isa Conde

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo.
Los rostros alegres y efusivos aplausos de balagueristas, perredeistas, peledeistas, perremeistas y sus sanguijuelas, se entienden perfectamente: la partidocracia corrupta obtuvo una victoria de gran envergadura, logrando la impunidad de las fortunas robadas durante los últimos 60 años, con la excepción de los 7 meses de Bosch y los 4 de Caamaño..

Su Congreso, al aprobar la no retroactividad de la ley que versa sobre la recuperación de lo robado, impuso un borrón del coño y su padre. Borró las cuentas viejas comprendidas entre 1966 y 2022. Y no sigo para atrás porque Trujillo, su familia y su claque se le confiscaron todas sus propiedades, gran parte de las cuales se la cogieron posteriormente funcionarios, oligarcas y generales.

El regocijo no es solo de la partidocracia. Es también del gran empresariado inescrupuloso que controla el CONEP, de los consorciados de ODEBRECH, las corporaciones transnacionales, del generalato criminal, las narco-mafias político-sociales y la PC-USAID. A mí y a los que pensamos parecidos no nos.

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo. Si algo de responsabilidad tiene es la de respetar (posiblemente a regañadientes) un orden constitucional, una mayoría congresual, un presidente y una embajada que no merecen respeto.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group