Conecta con nosotros

Opinión

Revolución cultural

Published

on

Por Víctor Víctor

A partir de la década de los 90’s, la UNESCO encargó a un grupo de intelectuales, entre otras cosas, a desarrollar un concepto de cultura adecuado a nuestros tiempos y acorde con la edad de la humanidad. Después de mucho madurar, aquellos sabios decidieron redactar un par de líneas para definir lo que era cultura y dijeron: cultura es todo lo que los seres humanos hacemos para vivir juntos.

Se que el escepticismo de algunos pensadores pudiera provocar largas discusiones para sentirse a gusto con este concepto de cultura, pero el momento no pide esto, mucho menos en un conversatorio donde debemos respetar los tiempos asignados. De manera que como me agrada esa definición, la voy a recoger por novedosa, y por su procedencia, que es fruto de pensadores de todo el mundo.

En consecuencia, bien puedo decir entonces que nuestras creaciones todas son formas que se quedarán con nosotros o pasarán al olvido social. Así que vivimos usando ‘piezas’ para vivir juntos, tales como el trabajo, las formas de transformar la materia, el ruido para reírnos, también contamos con paisajes preferidos, los gustos en el ocio, además hemos construido maneras de organizarnos, de vivir en sociedad y por supuesto contamos con oposiciones.

Pero así esto suena muy ingenuo, muy académico y ni el tiempo ni las circunstancias permiten una larga conceptualización de los elementos que llaman a una amplia discusión sobre la llamada cultura, sus símbolos y todas las teorías antropológicas, sociológicas y hasta psicológicas que andan por ahí.

Sin embargo, aunque es complejo el tema de lo cultural, su determinante papel en el sostenimiento de cualquier estructura social, política y económica, es de suma importancia, asi que vale tocarlo y sembrar la semilla del interés para futuras conversaciones.La cultura es un componente que atraviesa toda la estructura de la vida de un pueblo.

Creo que cualquier grupo político, los partidos o cualquier agrupación independiente, que desee cambiar la sociedad actual debe conocer a profundidad cuales son las piezas que culturalmente se manifiestan y se han entronizado en el sistema político de dominación.Es perentorio saber las formas de manifestación de los verdugos para vencerlos, por ejemplo.

Nos dominan a través de prácticas culturales que se difunden en una interminable cadena mediática. Radio, televisión, prensa, vallas, imágenes, colores, han hecho posible la confección de toda una simbología de mantenimiento del sistema o marcadamente ‘contrainsurgente’ si fuere necesario. Y es un plan que se pone en práctica a través para ‘vivir juntos’, también, tal y como explicaron los intelectuales de la ONU, en este caso, nos situamos frente a formas de explotación, presentándonos una cadena de símbolos que nos hacen creer que no hay nada diferente a lo expuesto. Y hay que estar conscientes de ello. Tenemos que dedicar esfuerzos para discriminar las propuestas de dominación, cuánto nos han influenciado, quiénes son sus exponentes, dónde están los gestores del “frente cultural de dominación”.

No podrá ser llevada a efecto la revolución social, política y económica si no se inicia ante todo una revolución cultural que venza la embestida mediática, la misma que levanta un inmenso muro entre la dominación y la libertad. Quienes estamos comprometidos con la construcción de una sociedad igualitaria, auténticamente democrática y en la que el ser humano sea el eje, es perentorio conocer los campos, formas y piezas que componen el tinglado de la sociedad que debemos destruir.

Para lograr a la revolución social, económica y política que nos conducirá a la sociedad solidaria hay que pasar por la revolución cultural y no lo voy a discutir, estoy demasiado seguro

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

La Procuraduría General de la República y el MP deben amarrar el toro por los cuernos.

Published

on

Por José Cabral

Nadie sabe cómo se produce la formación de jueces y fiscales en la República Dominicana, a pesar de la existencia de las escuelas nacional de la judicatura y del Ministerio Público.

Cuantos disparates jurídicos se ven en los tribunales y las fiscalías de los diferentes distritos judiciales del territorio nacional, en unos más que en otros.

Cuando se tiene que litigar o acudir a los tribunales, por la razón que sea, llena de mucha amargura al que tiene que hacerlo.

Pero la asistencia a un palacio de justicia no sólo causa preocupación con ver a simple vista lo que allí ocurre, sino también por la forma en que se manejan las leyes en estas instancias.

Es un escenario donde los fiscales y los jueces hacen las cosas como a ellos les da la gana, muchas veces por irresponsabilidad y otras por incapacidad.

Tanto es así, que hay fiscales que tienen el cliché de que todo lo penal que proviene de una ley del derecho civil no es competencia del Ministerio Público.

Es decir, que el que comete fraude o falsifica documentos en el marco de una junta directiva de un condominio, el caso no es penal, sino civil, siempre de acuerdo a la visión del Ministerio Público.

Entonces, frente a esa incapacidad es como si no existiera la razonabilidad para determinar que cualquier ley del derecho civil tiene situaciones que por sus propias características entran en el derecho penal.

Esta situación genera en la actualidad una verdadera crisis con las actuaciones del Ministerio Público, cuyos miembros tienen unas actitudes que van a generar muchas vías de hecho por el manejo equivocado que se les da a los casos.

En el próximo artículo buscaré analizar el comportamiento de los jueces de los tribunales inferiores y de las cortes de apelación, quienes siempre recurren a la palabra clave para evitar la consecuente queja por una sentencia arbitraria emitida en contra de una serie de valores, principios y derechos constitucionales fundamentales, que es si no está de acuerdo con la decisión, recurra.

Continue Reading

Opinión

La Sede de la Corte Penal  Internacional en el Territorio de un Estado

Published

on

Por Rommel Santos Díaz

El artículo 3 del Estatuto de Roma dispone que la Sede de la Corte Penal Internacional  esté en La Haya, y que la Asamblea de los Estados Partes  aprobará un acuerdo entre la CPI y el Estado anfitrión.

El  artículo 3 (3) y 62 del Estatuto de Roma propone que la CPI también podrá celebrar sesiones en otro lugar cuando sea necesario  para un proceso o una serie de procesos  específicos.

Los Estados  Partes podrán disponer  que la Sede de la CPI esté en su territorio cuando  esto sea necesario o beneficioso.

Las Reglas de Prueba y Procedimientos  normalmente especificarán los procedimientos a tomar para que CPI  sesione fuera de su Sede.

Ninguna de estas disposiciones crea obligación alguna para los Estados.

Muchos Estados cuentan con legislación  y procedimientos administrativos  que permiten que el Tribunal Penal Internacional  para la ex Yugoslavia y el Tribunal Penal Internacional para Ruanda  celebre sesiones en su territorio.

Esta legislación y procedimientos podrían requerir una reforma mínima, para permitir que la Corte Penal  Internacional  también tenga su sede en su territorio.

Algunas veces, el hecho de celebrar un juicio en el  lugar en que se cometió el delito dará a las víctimas  un mayor sentido de justicia, ya que podrían claramente apreciar que la CPI funciona.

Finalmente, los Estados deberán tomar en consideración la posibilidad de permitir que la Corte Penal Internacional  funcione plenamente  en su territorio.

[email protected]

Continue Reading

Opinión

Un hospital en el “Maharishi”

Published

on

Por Nelson Encarnación

Los residentes en “los kilómetros” se han sorprendido con el anuncio de que en los amplios terrenos donde funcionó hace décadas un colegio conocido como “Maharishi”, se pretende construir un centro recreativo que estará a cargo del Ayuntamiento del Distrito Nacional.

A la sorpresa ha seguido el reclamo de que, en lugar de dicho centro, se construya un hospital general, en atención a que en esa zona no existe un establecimiento de salud de esa categoría ni de ninguna otra.

En realidad, toda esa amplia franja de territorio que va del Centro de los Héroes hasta el kilómetro 12 de la avenida Independencia (hacia el oeste de la carretera Sánchez), y de Sur a Norte, desde el Malecón hasta la avenida 27 de Febrero, solo existen dos centros médicos privados y ningún hospital del Estado.

Nos referimos a las clínicas Independencia y Real, mientras que el hospital más cercano es el Marcelino Vélez Santana, enclavado en la zona de Herrera, cuya capacidad se desborda solo con la demanda de la gran población del municipio Santo Domingo Oeste y vecindades que le rodean.

Es decir, la zona que mencionamos está compuesta de una numerosa población en su mayoría de condiciones económicas vulnerables que tiene que movilizarse a hospitales distantes para procurar una atención médica que no se puede costear en los escasos centros privados.

Desconocemos las razones por las cuales el Estado nunca ha contemplado la necesidad de dotar a la zona suroeste de la capital de un gran hospital, mientras se han realizado cuantiosas inversiones para la construcción de varias ofertas de salud en otros lugares, a veces establecimientos bien cercanos.

Ante esa realidad, el presidente Luis Abinader se consagrará como un preocupado por la salud de esa población si en los referidos terrenos, en vez de un indefinido “centro recreativo” se decidiera la construcción de un hospital que responda a las necesidades de salud de miles de personas marginadas de los servicios sanitarios accesibles.

En este caso yo abogo por la colectividad, no por unos cuantos que por intereses particulares quisieran que los terrenos del “Maharishi” siguieran bajo su usufructo.

De modo que, un hospital sería de impacto colectivo de un alcance mucho mayor que un innominado centro recreativo que nadie ha pedido. Presidente, tome esto como una solicitud formal.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: [email protected]
Copyright © 2021 Blue National Group