Conecta con nosotros

Opinión

Choferes del futuro

Published

on

Por Hamlet Hermann

Equivocados están los que creen que con multas se resuelve el caos

HAMLET-HERMANN1¿Quiénes serán los chóferes del transporte público en 2020? Esa es una pregunta que deben hacerse las autoridades si en realidad quieren resolver algunos de los inmensos problemas del tránsito vehicular. Dejar un tema tan grave y delicado al libre albedrío de todo aquél que tenga acceso a un vehículo es una gran irresponsabilidad. La respuesta puede empezar a develarse si descubrimos cómo se forman los actuales conductores del transporte público.

Primero, reconozcamos que ser chofer de guagua o de carros públicos no es cuestión de vocación sino de necesidad material y oportunidad. Abundan los ejemplos de jovencitos que llegan a las “paradas” de concho o de guaguas con ánimos de “buscársela” como lavador de vehículos. Con escasos años de escolaridad primaria, pesa en la mayoría de los casos un analfabetismo funcional. Sus aspiraciones se cifran en ser “pitcher” de guagua y, si tienen suerte, llegar a chofer. Asentado en el privilegiado puesto de lavador, el cachorro no puede resistir la tentación de tocar el timón y la palanca de los cambios mientras quita el polvo y pule los alrededores del asiento principal. Pregunta febrilmente para qué sirve cada cosa, al tiempo que observa detenidamente los movimientos del chofer en su faena diaria.

Uno de esos días en que el chofer de turno no está en sus mejores condiciones, el joven lavador se ofrece para “mover” el vehículo. Tiene lugar la aceptación del aburrido conductor y nace un chofer de transporte público. De ahí en adelante, se ganará la confianza de cada uno de los veteranos moviendo uno y otro vehículo hasta que, en un caso de emergencia, asume como chofer designado. Y entonces irrumpe, protegido por el sindicato y sin conciencia del alcance de las leyes, a empeorar una ciudad desordenada.

Si lo anterior se aproxima a la realidad, no tenemos que buscar más para entender el caos que domina las calles. El problema de quien mal conduce el vehículo y cómo lo hace crece exponencialmente y a nadie debe sorprender la intolerancia y violencia que rige las relaciones de conductores versus peatones y pasajeros. Este degradante problema tiene solución, sólo que es un proceso a largo plazo. El inmediatismo aquí no vale. Muy equivocados están los que creen que a golpe de multas se resuelve el caos. La represión sólo logra el aumento del monto de los sobornos mientras la mentalidad corrupta se entroniza.

Una gran parte de la solución del caos en el tránsito podría estar en educar a los niños, desde la escuela inicial y básica, a conocer y respetar las leyes. En esos niveles de educación el aprendizaje de los símbolos y los colores puede vincularse a las señales de tránsito. Las imágenes fílmicas pueden ser de gran apoyo a los infantes y adolescentes para conocer cómo comportarse en sus roles de peatón, pasajero o conductor. Y por sobre toda la enseñanza teórica, el gobierno central debía crear en las grandes regiones del país los parques de tránsito donde realizarían la confirmación práctica de la teoría aprendida en las aulas. Los grupos de estudiantes serían trasladados por las autoridades hasta el parque. Bastaría un área menor a una manzana de ciudad para colocar allí cuanta señal aparezca en las leyes de tránsito. Más dinero se malgasta creando insalubres piscinas populares en un país rodeado de playas. Aunque sea en bicicleta, esos niños se turnarían en diversos roles para que, en la práctica, vivan las emociones del peatón, pasajero o conductor. Desde que alcancen el mínimo conocimiento sobre el comportamiento en las calles, de seguro serían magníficos supervisores de aquellos padres y madres que conducen vehículos de motor en violación a las normas establecidas.

Bien le caería a una oficina como la de la Primera Dama, que no acostumbra a politiquear, para que auspicie la formación de los choferes del futuro. Esos que, posiblemente en una década, pudieran estar conduciendo los vehículos del servicio público o, quizás uno propio, con un comportamiento diferente al actual. Ellos podrían conducirnos hacia una ciudad más organizada y así sacarnos del primer lugar entre los países con mayor cantidad de accidentes en el mundo.

Sólo hace falta educación y autoridad preventiva.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante

Published

on

Por Melvin Mañón

La gente en las redes no ha tenido piedad con el Presidente Abinader. Esperaban una destitución pura y simple, sin atenuantes.

Saben que ya no es Ministro de Educación pero su gestión fue tan mala y tan corrupta que esa misma gente, ese pueblo no se conforma con la medida presidencial.

Aspiran a una investigación minuciosa de su gestión para proceder a su sometimiento.

Roberto Fulcar

Roberto Fulcar

Dicen “lo logramos” en las calles o mejor en ”las redes” como si el Presidente hubiera obrado en función del reclamo de sustituirlo y no por convicción propia.

Tomando en cuenta la cercanía de Fulcar al Presidente y considerando también su forma de actuar, cabe una dosis de comprensión e indulgencia.

Empero, una lección se deriva: la sociedad está alerta, inconforme y en ejercicio de ciudadanía.

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante. Hay que seguir la limpieza Presidente, de manera que la sociedad reclama. Usted actúa y el Ministerio Público investiga.

Funcionando así nos puede ir mejor.

Continue Reading

Opinión

¿Qué sigue con Roberto Fulcar?

Published

on

Por Elba García Hernández

Eran muy pocos los que se atrevían a advertir que Roberto Fulcar, un mentor de la candidatura presidencial de Luis Abinader, sería destituido como ministro de Educación.

De seguro que ni el propio Fulcar se hubiera creído de que sería cancelado de tan importante posición, ya que entendía  que se la había ganado como jefe de campaña del  candidato triunfante en las pasadas elecciones.

Pero no bien este hombre fue nombrado en ese cargo se encargó de proyectar su trasfondo, porque no eran pocos los que se quejaban de que no recibía a nadie.

Los propios perremeístas se preguntaban por qué el cambio tan radical que se había operado en quien ahora se comprueba que había ido con un proyecto muy personal al Ministerio de Educación.

Pero que nadie se llame a engaño porque son cientos los Roberto Fulcar que hay en el Gobierno a los que nada les sirve de escarmiento.

Lo más grave del problema es que la destitución de Fulcar constituye un golpe muy duro para el presidente Luis Abinader, ya que de seguro lo necesita para promover su reelección.

Y el presidente evidentemente que no lo ha abandonado del todo, dado que lo saca de Educación  ante el escándalo, pero entonces lo designa como Ministro sin Cartera.

Es decir, que podría afirmarse de  que no ha sido una cancelación, sino una remoción a pesar de las travesuras cometidas, siempre de acuerdo a lo que se ha descubierto.

La cruz tan pesada de Fulcar parece que el presidente la va a tener que llevar a cuestas con todo y sus consecuencias, porque no hay forma de desaparecerlo.

El pueblo dominicano ahora tendrá que soportar a Fulcar como Ministro sin Cartera sin rendir una función aparente, aunque tal vez pueda ser un buen asesor.

Quién sabe?.

Continue Reading

Opinión

¡Borrón del 62 al 2022!

Published

on

Por Narciso Isa Conde

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo.
Los rostros alegres y efusivos aplausos de balagueristas, perredeistas, peledeistas, perremeistas y sus sanguijuelas, se entienden perfectamente: la partidocracia corrupta obtuvo una victoria de gran envergadura, logrando la impunidad de las fortunas robadas durante los últimos 60 años, con la excepción de los 7 meses de Bosch y los 4 de Caamaño..

Su Congreso, al aprobar la no retroactividad de la ley que versa sobre la recuperación de lo robado, impuso un borrón del coño y su padre. Borró las cuentas viejas comprendidas entre 1966 y 2022. Y no sigo para atrás porque Trujillo, su familia y su claque se le confiscaron todas sus propiedades, gran parte de las cuales se la cogieron posteriormente funcionarios, oligarcas y generales.

El regocijo no es solo de la partidocracia. Es también del gran empresariado inescrupuloso que controla el CONEP, de los consorciados de ODEBRECH, las corporaciones transnacionales, del generalato criminal, las narco-mafias político-sociales y la PC-USAID. A mí y a los que pensamos parecidos no nos.

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo. Si algo de responsabilidad tiene es la de respetar (posiblemente a regañadientes) un orden constitucional, una mayoría congresual, un presidente y una embajada que no merecen respeto.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group