Conecta con nosotros

Opinión

¿Corrupción = Expresión cultural?

Published

on

El tres es un número encallado en nuestra expresión cultural, utilizado para darle forma a la dominicanidad.

Tres padres de la Patria. Una bandera de tres colores: blanco, azul y rojo, que con gotas de sudor, de llanto y de sangre fueron derramadas y sumadas para la Constitución de nuestra identidad nacional.

Mientras que el isleño de La Isabela (quien recibió influencias de tres etnias: la taína, la española y la africana) se acostumbraba a la idea de ser llamado dominicano, caminó por trechos de tierra o empedrados, ensilló a los mulos y afiló las espuelas de los gallos.

Valiente y despreocupado el quisqueyano buscó con cuidado las pequeñas piezas que le formaran. Con su música típica, su sazón característico y coloridas fiestas carnavalescas se divide y organiza en tres zonas con sus respectivas provincias, municipios, parajes, secciones y barrios.

El cibaeño enamora´o y exigente recopiló de la Zona Norte y de su forma de hablar una rima cómica al ser cortés: Poi´ favoi´. Un caballero en la cima del Monumento mirando hacia la iglesia de la Altagracia, hacia las Carreras o hacia la Capitai´.

El sureño que se protege de las guasábaras con el misterio del Polo Magnético, las Dunas y los terrenos de arena fina y cuarzo. El suroesteño se baña con aguas azufradas y respira hondo el olor fresco del lado de los manglares y de las resinas que se convierten en ámbar para perdonar a San Cristóbal por haber parido al Tirano.

Los del Este promovieron de repente su fortaleza y atractivo turístico, aportando peloteros, azúcar prieta y religiosidad. El suresteño se refugia en los campos de béisbol para tratar de olvidar las ilusiones y los amores perdidos en el ingenio.

Al encuentro de estos tres puntos cardinales el dominicano logra un sancocho con arroz blanco y aguacate en su punto, salpicado con agrio de naranja o picante, al gusto.

Como expresión cultural: Algarabía, risas estridentes, talento, hambre e ignorancia, gestos heróicos, históricos y lamentables, épocas dictatoriales y grandes caudillos, rituales religiosos y de buen corazón.

Les invito entonces a que hagamos un recorrido de igual forma: tripartita.

El primer recorrido desde el río Masacre hasta la Boca de Yuma.

Tomaremos café en Dajabón y desayunaremos batata, yuca y guineítos, con leche de vaca, jugo de chinola o morirsoñando en San José de las Matas; o podría ser mangú con huevo frito, salami y jugo de lechosa en San Juan.

Haremos una parada para refrescarnos en la confluencia del río Yaque y del Ámina, o en la Ventana del Inoa.

De comida, chivo picante y arroz liniero con habichuelas. Limoncillos de postre o dulce de leche con café y un juguito de naranjas de Bonao y un par de vejigazos veganos.

Hablaremos inglés y rezaremos el rosario en la Bahía de Samaná.

Tomaremos fotos en las Caritas taínas, vecinas del Lago Enriquillo.

Veremos caer la tarde sobre el Puerto Sans Soici o en el Faro a Colón.

Terminaremos este largo primer recorrido con olor a cañaverales, durmiendo en Higüey para encender una vela en la Basílica por nuestro destino nacional.

 

El segundo recorrido lo haremos en una pista de baile.

El mismo despliegue que hacemos al bailar ante el repiqueteo de la tambora, la güira, el acordeón, el trombón y las trompetas.

Bailar como lo hace la bailarina de merengue típico al ondear la falda tricolor de su vestido al compás de Compadre Pedro Juan, Juana Mecho, Arroyito cristalino, Carmela linda, Pena, y otras.

Lo que nos hace llegar al tercer recorrido. Para el cual solicito su valiosa ayuda para el esclarecimiento de mi confusión.

Los funcionarios públicos se pasean por el poder de manera empírica en su primer año con buenos planes e intenciones, el segundo y tercer año olvidan hasta su apariencia original,  cambian sus domicilios, clase social y medio de transporte, piensan en dólares y en euros, lo compran todo con dinero ajeno y aquel capital que no logran utilizar lo desaparecen como acto de magia del Circo del Sol.

El último y cuarto año esos mismos funcionarios siguen siendo malabaristas que construyen ilusiones para que no se vean los hilos de robo y tendencias corruptas que los sostienen.

¿Formará entonces parte de la expresión cultural dominicana la corrupción en la administración pública?

¿La amnesia histórica del pueblo dominicano? ¿O es que no tenemos memoria?

¿Es que apoyar a los funcionarios corruptos y a sus programitas de caridad para limpiar sus nombres forma parte de nuestra expresión cultural?

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

La irracionalidad del PRM.

Published

on

Por José Cabral

No bien concluidas las elecciones presidenciales y congresuales el presidente Luis Abinader convocó a los aspirantes a la jefatura del Estado en los comicios del 2028, lo que resulta una insensatez, una falta de visión y además una falta de respeto hacia el ciudadano.

Ello así, porque en el país hay bastantes precedentes de que este tipo de proselitismo a destiempo representa una vía para que el que ocupa una posición en el Gobierno no cumpla con su responsabilidad, pero que además busque acumular fortuna del dinero público para satisfacer las exigencias de aspirar a semejante posición.

Lo lamentable de esto es que sea el propio presidente de la República quien estimule este tipo de campaña a destiempo, lo que representa una falta de prudencia y de respeto hacia el votante y hacia toda la sociedad.

El encuentro convocado al respecto tiene otras aristas que deben analizarse a partir de los posibles aspirantes presidenciales para el 2028 por el PRM, entre las que se encuentran el nivel de cualquierización de los que se consideran con condiciones para ocupar la jefatura del Estado.

Gente que por lo único que debe aspirar a la presidencia de la República es por su condición de ciudadano, no porque tenga algún mérito y mucho menos formación para ese propósito.

Naturalmente, la crisis de valores que impacta la ciudadana dominicana permite que cualquier pelafustán se crea que puede ser presidente de la República.

Nadie puede poner en duda que estas aspiraciones a destiempo y estimulada por quien ocupa la Presidencia de la República, es un motivo más que suficiente para que también comiencen las confrontaciones y las calificaciones y descalificaciones entre unos y otros.

Lo que pasa es que en el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y en los demás partidos del sistema, incluso de la llamada izquierda nacional, se ha perdido la perspectiva y colocan a cualquier pelafustán en el cargo que sea de la administración pública, electivo o no electivo.

 Otro ejemplo de insensatez es lo que dicen muchos supuestos comunicadores de que por el hecho de que el hijo de Leonel Fernández, Omar, se enbotellara algunas cosas en el debate frente a Guillermo Moreno, ya es considerado presidenciable.

Pero el asunto no termina ahí, sino que hay una gran cantidad de sujetos que no bien ocupan cualquier cargo en la administración pública y salen ricos de esas posiciones se autocalifican como líderes y presidenciables, cuyos ejemplos para actuar de ese modo están ahí a la vista de todos, como son Julio Cesar Valentín y Abel Martínez, entre muchos otros.

No hay forma de que el PRM abandone la irracionalidad y falta de planificación estratégica que le ha caracterizado, ya que no se trata de algo que ocurre porque sí, sino porque para encontrar la explicación correcta habría que recurrir a la famosa expresión de que no se le puede pedir peras al olmo.

Así de sencillo.

Continue Reading

Opinión

La Revisión del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional

Published

on

Por Rommel Santos Díaz

El artículo 123 del Estatuto de Roma dispone que siete años después de la entrada en vigor del Estatuto, el Secretario General de las Naciones Unidas convocará a una Conferencia de Revisión. Posteriormente a la Conferencia, la Asamblea considerará aquellas enmiendas propuestas por los Estados Partes, de conformidad  con el artículo 121 La Asamblea de los Estados Partes y el Secretario General de las Naciones Unidas podrán convocar a conferencias  de revisión posteriores cuando lo consideren necesario.

El Acta Final de la Conferencia de Roma recomienda que se considere  incorporar  los crímenes de terrorismo  y tráfico internacional de drogas ilegales a la lista de crímenes de la competencia de la Corte Penal Internacional. Adicionalmente la definición y asuntos jurisdiccionales referentes al crimen de agresión serán discutidos en la Conferencia de Revisión.

En términos generales, el derecho  a enmendar el Estatuto, las Reglas de Procedimientos y Prueba y los Elementos de los Crímenes  es uno de los derechos más importantes de aquellos Estados que ratifiquen o se adhieran al Estatuto de Roma .

Debido a que las reformas podrían cambiar la relación de los Estados con la CPI establecida en el Estatuto, los Estados Partes tienen derechos especiales y deberán seguir los procedimientos específicos  para la propuesta de enmiendas, así como para su adopción en una reunión de la Asamblea de Estados Partes  , y para su efectividad.

Lo anterior significa, que los Estados Partes pueden querer implementar los procedimientos  relevantes con el fin de agilizar el ejercicio de estos derechos.

Normalmente, solamente después de transcurridos  siete años desde la entrada en vigor del Estatuto de Roma se podrán proponer enmiendas al mismo, según el artículo 121.

Adicionalmente, solo podrá ser propuesta  por un Estado Parte, deberá ser presentada  al Secretario General de las Naciones Unidas, quien la deberá distribuir a los Estados Partes, sólo podrá discutirse pasados tres meses desde la fecha de la notificación al Secretario General y no podrá considerarse su adopción  si una mayoría de los Estados Partes presentes y votantes en la próxima  sesión de la Asamblea de los Estados Partes así lo decida.

Si la mayoría requerida decide examinarla  ,  podrá ser decidida directamente por la Asamblea de los Estados Partes o en una Conferencia de Revisión si la cuestión lo justifica.

La adopción de una enmienda en el Estatuto requiere de una aprobación de una mayoría de dos terceras partes de los Estados Partes, según el artículo 121 del Estatuto de Roma.

Cabe destacar que el artículo 121 del Estatuto de Roma enfatiza  que las medidas se tomen de manera consensual, tal y como lo dispone  el artículo 112, y dispone una mayoría de dos terceras partes de todos los miembros sólo cuando el consenso no sea posible.

El paso a seguir para enmendar el Estatuto de Roma es el proceso de ratificación o aceptación señalado en el párrafo  4 del artículo 121, que prevé la aprobación de siete octavos  de los Estados Partes. Estas enmiendas entrarán en vigor para todos los Estados en este momento.

Sin embargo , como se mencionó anteriormente, las enmiendas pueden afectar de manera importante la relación del Estado Parte con la  CPI, por lo cual cualquier Estado Parte que no esté de acuerdo con una enmienda de este tipo tiene el derecho  a renunciar al Estatuto con efecto inmediato.

[email protected]

Continue Reading

Opinión

Mi pueblo perece por falta de conocimiento…

Published

on

Por Isaías Ramos

Desde 1996, nuestro país ha estado bajo el liderazgo de hombres carentes de amor a la patria y de temor a Dios. Este liderazgo ha marcado un camino peligroso para nuestro futuro. En dos años, completaremos 30 años de una gobernanza que ha dejado cicatrices de deterioro político, económico y social sin precedentes. La acumulación de hambre y sed de justicia tensa las cuerdas del orden y la paz como nunca antes. Parece que nuestros gobernantes se hacen los desentendidos; insisten, persisten y profundizan la deuda social, excluyendo de sus planes los derechos económicos y sociales no resueltos y, a través de sus acciones, incluso violan los derechos fundamentales consagrados en nuestra constitución.

Es alarmante escuchar al Presidente de la República hablar de su deseo de dejar un “legado” que imponga un candado a la constitución para asegurar el “nunca jamás”, y además pretender convertir el Ministerio Público en un “organismo independiente”. Parece que el presidente desconoce o subestima la constitución que juró cumplir y hacer cumplir. Aunque no es perfecta, nuestra constitución es moderna y, si se implementara correctamente por un verdadero estadista, traería gran bienestar a la nación dominicana. El artículo 124 es explícito en su último párrafo: “El Presidente o la Presidenta de la República podrá optar por un segundo período constitucional consecutivo y no podrá postularse jamás al mismo cargo ni a la vicepresidencia de la República”. ¿Qué necesidad hay de modificar esto? La respuesta es clara.

Es positivo que el Presidente quiera dejar un Ministerio Público independiente; sin embargo, esto no requiere una modificación constitucional, ya que el artículo 170 establece claramente: “El Ministerio Público goza de autonomía funcional, administrativa y presupuestaria”. ¿Qué más es necesario?

En el Frente Cívico y Social creemos que si el Presidente realmente busca lo mejor para el pueblo, debería demostrarlo con acciones concretas que separen la justicia del poder político. Podría comenzar modificando la ley 133-11 en su artículo 28, sobre la designación: “El Procurador General de la República será designado por el Presidente de la República”. Eliminando al presidente de esta ecuación y dejando la responsabilidad a “académicos y técnicos nacionales e internacionales”, aseguraríamos que el poder político no influya en las decisiones del Ministerio Público. Una acción similar podría aplicarse al artículo 178 de la constitución, con respecto a la integración del Consejo Nacional de la Magistratura, para que también incluya académicos y técnicos de moral prestigiosa y conocimientos sólidos.

Desde el Frente Cívico y Social elevamos un clamor ardiente a cada corazón dominicano, en este momento crítico de evidentes retrocesos en nuestra democracia. La historia nos convoca a estar más vigilantes que nunca ante las maniobras oscuras detrás de las reformas propuestas. Estas no son más que meros parches que, lejos de sanar, solo perpetúan el sufrimiento de nuestro pueblo y lo conducen hacia un abismo del que quizás nunca podamos resurgir. Las lecciones de nuestros países vecinos deben despertarnos a la triste realidad que nos espera si ignoramos los signos de alarma. Este es un llamado a la unidad, a la defensa férrea de nuestra soberanía y a la preservación de nuestra dignidad nacional. Juntos, con firmeza y decisión, podemos rechazar estas reformas superficialmente atractivas pero fundamentalmente destructivas. ¡Levantemos la voz, actuemos con valor y devolvamos la esperanza a nuestra amada República Dominicana! ¡Despierta, RD!

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: [email protected]
Copyright © 2021 Blue National Group