Conecta con nosotros

Internacionales

EEUU inculpa de «narcoterrorismo» a Maduro y ofrece millonaria recompensa para detenerlo

Published

on

AFP
 
Washington, Estados Unidos.-Estados Unidos inculpó el jueves al presidente venezolano Nicolás Maduro por «narcoterrorismo», y ofreció hasta 15 millones de dólares por información que permita su arresto, en una escalada en los esfuerzos del gobierno de Donald Trump por sacar del poder a quien considera un dictador.

Además de Maduro, el Departamento de Justicia develó cargos contra el número dos del oficialismo venezolano, Diosdado Cabello; el vicepresidente encargado de Economía, Tareck El Aissami; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino; y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno; así como contra los militares retirados Hugo Carvajal, exjefe de la inteligencia militar; y Clíver Alcalá Cordones.

También acusó a dos líderes de la extinta guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC): Iván Márquez, cuyo verdadero nombre es Luciano Marín, jefe negociador de los rebeldes en las conversaciones que desembocaron en el acuerdo de paz de 2016, y a Jesús Santrich, llamado realmente Seuxis Paucis Hernández, también negociador en los diálogos de La Habana y exalto mando guerrillero.

Los cargos por participar en una «conspiración narcoterrorista» conllevan una sentencia mínima obligatoria de 20 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

El Departamento de Estado ofreció recompensas de hasta 15 millones de dólares por datos que lleven a la captura de Maduro, cuya autoridad Washington desconoce, y por hasta 10 millones por información que permita detener a Cabello, El Aissami, Carvajal, y Alcalá Cordones.

Maduro es acusado de «haber participado en una asociación criminal que involucra a una organización terrorista extremadamente violenta, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en un esfuerzo por inundar Estados Unidos de cocaína», declaró el fiscal general Bill Barr en una videoconferencia.

Barr acusó a Maduro y a su entorno de conspirar «durante más de 20 años» con las FARC para el tráfico de drogas a Estados Unidos. Dijo que entre 200 y 250 toneladas de cocaína fueron enviadas al amparo del gobierno venezolano.

«El anuncio de hoy se centra en erradicar la extensa corrupción dentro del gobierno venezolano», dijo Barr en un comunicado.

«Estados Unidos no permitirá que estos funcionarios venezolanos corruptos usen el sistema bancario estadounidense para mover sus ganancias ilícitas de Sudamérica ni promover sus esquemas criminales», añadió.

– «Cocaína como un arma» –

Los funcionarios estadounidenses señalaron a Maduro como líder de la organización narcotraficante Cartel de los Soles, que según dijeron involucraba a políticos de alto rango y miembros del ejército y el poder judicial venezolanos.

Según documentos judiciales, la entonces guerrilla de las FARC y el Cartel de los Soles enviaron cocaína procesada desde Venezuela a Estados Unidos a través de puntos de transbordo en el Caribe y países de América Central, como Honduras.

«Maduro usó muy deliberadamente la cocaína como un arma», dijo el fiscal federal Geoffrey Berman.

«Las acciones de hoy envían un mensaje claro a los funcionarios corruptos en todas partes de que nadie está por encima de la ley o más allá del alcance del cumplimiento de la ley estadounidense», señaló por su parte el jefe interino de la agencia antidrogas estadounidense DEA, Uttam Dhillon.

Al anunciar las recompensas ofrecidas con el fin de llevar ante la justicia a Maduro y los funcionarios y exfuncionarios venezolanos, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que «estas personas violaron la confianza pública al facilitar los envíos de narcóticos desde Venezuela».

«El pueblo venezolano merece un gobierno transparente, responsable y representativo que atienda las necesidades del pueblo y que no traicione la confianza del pueblo al condonar o emplear a funcionarios públicos que se dediquen al tráfico ilícito de narcóticos», dijo Pompeo.

Y añadió el compromiso de Estados Unidos para «ayudar al pueblo venezolano a restaurar su democracia a través de elecciones presidenciales libres y justas».

Maduro, sucesor en 2013 del fallecido expresidente Hugo Chávez, fue reelegido para un segundo mandato en 2018 después de un boicot electoral por parte de la oposición, que rechazó los resultados por considerarlos fraudulentos, al igual que buena parte de la comunidad internacional.

Estados Unidos, al igual que otros casi 60 países, apoyan al líder opositor venezolano Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), a quien desde enero de 2019 reconocen como presidente interino.

Desde entonces, el gobierno de Trump presiona por la salida del poder de Maduro con una batería de sanciones económicas. Pero Maduro conserva el apoyo de China, Rusia y Cuba.

El partido de izquierda FARC, surgido del acuerdo de paz en Colombia, oficializó en octubre pasado la expulsión de Márquez y Santrich, exjefes rebeldes que a finales de agosto anunciaron que volvían a las armas.

El expresidente colombiano Andrés Pastrana dijo meses atrás que Márquez y Santrich se ocultan en Cuba tras refugiarse en Venezuela.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Internacionales

Israelíes y palestinos se culpan mutuamente de muerte 4 niños

Published

on

Por EUROPA PRESS

FRANJA DE GAZA.- Las autoridades israelíes y palestinas han cruzado acusaciones este sábado por la muerte de cinco personas, incluidos cuatro niños, en una explosión ocurrida en el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de la Franja de Gaza.

Fuentes militares israelíes citadas por la prensa hebrea han asegurado que no son responsables de ningún ataque en esa zona en el momento de la explosión e incluso aseguran tener datos de radar que constatan el lanzamiento del proyectil que impactó en el lugar.

«Tenemos vídeos que demuestran más allá de cualquier sombra de duda que no es un ataque israelí. Se ha demostrado inequívocamente que es un lanzamiento fallido de un cohete de Yihad Islámica», ha apuntado otra fuente citada por ‘The Times of Israel’.

Sin embargo, fuentes palestinas señalan a Israel por el ataque y la agencia de noticias palestina WAFA asegura incluso que fueron dos misiles lanzados por aviones de combate israelíes los que causaron la masacre.

24 MUERTOS Y 203 HERIDOS EN 2 DÍAS OFENSIVA ISRAELÍ

El Ministerio de Sanidad de la Franja de Gaza, controlado por Hamás, ha informado de que son ya 24 los muertos y 203 los heridos en los dos días de ofensiva israelí, incluidos seis niños.

MATAN DIRIGENTES YIHAD ISLÁMICA

Por otra parte, las Fuerzas Armadas israelíes han informado de la muerte el viernes de otro dirigente de Yihad Islámica en un ataque aéreo en el sur de la Franja de Gaza.

Se trataría de Jaled Mansur, muerto en la ciudad de Rafá, quien sería el máximo comandante para el sur del enclave y equivalente al comandante en el norte Taisir Yabari.

Con esta muerte, el jefe de la Dirección de Operaciones de las Fuerzas Armadas israelíes, el general Oded Basiuk, ha indicado que según «toda la información disponible» han acabado con toda la dirigencia de Yihad Islámica.

«Esta organización ha intentado perpetrar un ataque mortal contra los ciudadanos israelíes y contra los soldados del Ejército israelí lanzando misiles guiados anticarro para matar civiles y militares», ha apuntado Basiuk en rueda de prensa.

«Hemos atacado y frustrado la cadena que iba a ejecutar este ataque», ha destacado. «La dirección al completo del brazo militar de Yihad Islámica en Gaza ha sido alcanzada», ha remachado.

Continue Reading

Internacionales

El papel de la raza en disputa en el asesinato de un nigeriano en Italia

Published

on

AP

La gente del pueblo ha aceptado la versión oficial de los hechos, atribuyendo la muerte del hombre nigeriano a un vendedor callejero insistente que desafortunadamente se enfrentó con un hombre que tiene un historial de enfermedad mental documentado por la corte

Civitanova Marche, Italia.-El sábado, dos marchas en una acomodada ciudad costera del Adriático italiano buscaban justicia en el brutal asesinato a la luz del día de un hombre nigeriano a manos de un extraño italiano, pero estaban divididas por una palabra: racismo.

Una marcha de nigerianos que viven en la provincia italiana de Macerata fue encabezada por la llorosa viuda de la víctima Alika Ogorchukwu y se unieron dos de sus hermanos. Los organizadores de esa marcha dijeron que no querían que la búsqueda de justicia se viera enturbiada por acusaciones de racismo que sienten que no se pueden probar.

La segunda marcha, a lo largo de la misma ruta una hora más tarde, fue encabezada por italianos negros de toda Italia que exigieron que las autoridades italianas dieran marcha atrás y reconocieran el papel que desempeñó la raza en el asesinato del 29 de julio.

“No nombrar el racismo no nos ayudará a entender cómo vencerlo. Porque el racismo existe en Italia”, dijo Selam Tesfaye, un activista inmigrante con sede en Milán, a la segunda multitud de unas 100 personas. “Si alguien en Civitanova quiere explicar por qué esto no es racismo, aquí estamos”.

Un video ampliamente difundido muestra al hombre italiano luchando contra Ogorchukwu en el suelo y estrangulándolo. Se puede escuchar la voz de un hombre gritando que el atacante se detuviera, pero ningún espectador intervino físicamente, agregando una capa de indignación pública por su aparente indiferencia.

La policía arrestó a un sospechoso italiano, Filippo Ferlazzo, de 32 años, pero rápidamente descartó una motivación racial para el ataque. El hallazgo fue confirmado por los fiscales que no incluyeron la motivación racial en la hoja de cargos, según la abogada de Ferlazzo, Roberta Bizzarri.

Según la policía, Ferlazzo primero golpeó a Ogorchukwu con una muleta que usó el vendedor después de perseguir al nigeriano 200 metros (yardas) por una calle comercial llena de boutiques de alta gama. Algunas cuentas dijeron que Ogorchukwu había felicitado al compañero de Ferlazzo mientras intentaba hacer una venta o pedir cambio de repuesto. Otros dijeron que había tocado el brazo del compañero.

La gente del pueblo ha aceptado la versión oficial de los hechos, atribuyendo la muerte del hombre nigeriano a un vendedor callejero insistente que desafortunadamente se enfrentó con un hombre que tiene un historial de enfermedad mental documentado por la corte.

“Esta no es una ciudad racista”, dijo Domenico Giordano, propietario de un quiosco. “Esta es una ciudad abierta. Si te portas bien, eres bienvenido e incluso ayudado”.

La gente ha dejado flores y condolencias en la acera donde mataron a Ogorchukwu, frente a una boutique de ropa de playa que estaba cerrada para el almuerzo en ese momento. La dueña de la tienda, Laura Latino, dijo que ha recibido comentarios negativos desde lugares tan lejanos como Houston, acusándola de quedarse al margen y no hacer nada cuando ni siquiera estaba allí.

“Tenga cuidado al juzgar una ciudad de 45,000 habitantes”, dijo Latino, y agregó que los rumores falsos estaban “arruinando la reputación de la ciudad”.

Los funcionarios de la ciudad expresaron su preocupación de que el asesinato estaba siendo politizado antes de las elecciones parlamentarias anticipadas de Italia el 25 de septiembre.

Samuel Kunoun, un activista sindical nigeriano que organizó la marcha con la familia de la víctima, dijo que no cree que el ataque haya tenido motivos raciales. Aún así, el papel de la raza en el caso está tan cargado que mantuvo la palabra “racismo” fuera de las pancartas en la marcha que atrajo a 200 personas, en su mayoría nigerianos.

“No tenemos que mezclarlo con el racismo. Lo que pasó es que alguien que no es normal mató a nuestro compatriota nigeriano”, dijo Kunoun. “Queremos que este chico pague por lo que ha hecho, que esté preso de por vida. Esa es nuestra justicia”.

Pero un manifiesto para la segunda marcha, anunciada como la primera en Italia organizada por italianos negros, enumera el reconocimiento del papel de la raza en el asesinato de Ogorchukwu como principal entre 11 demandas. Unas 30 organizaciones dijeron que buscarían unirse a la fiscalía como querellantes civiles.

La viuda de Ogorchukwu, Charity Oriakhi, se resiste a decir que el asesinato tuvo motivos raciales.

“Simplemente es alguien malvado”, dijo Oriakhi a The Associated Press.

Dijo que tanto ella como su esposo siempre se sintieron bienvenidos en Italia y que él nunca relató interacciones negativas cuando estaba vendiendo. De hecho, dijo, a menudo llegaba a casa con regalos de italianos para el hijo de 8 años de la pareja.

La pareja se conoció en la ciudad toscana de Prato hace aproximadamente una década, poco después de la llegada de Ogorchukwu a Italia, y luego se reasentaron en la región de Marche en un departamento sobre un taller de mármol en la pequeña ciudad de San Severino, en la ladera de una colina.

El gobierno nigeriano condenó la muerte de Ogorchukwu y su Ministerio de Relaciones Exteriores instó a las autoridades italianas a “llevar al autor del acto atroz ante la justicia sin demora”.

No todos los nigerianos en la provincia de Macerata niegan un elemento racial.

“La palabra racismo no se puede minimizar porque existe”, dijo Daniel Amanze, quien llegó a Italia desde Nigeria como estudiante hace 40 años. Dijo que vio que el racismo se volvió más «obvio» en los últimos años, ya que algunos políticos usan a los inmigrantes como chivos expiatorios para cubrir «su mala administración».

Amanze dijo que el asesinato de Ogorchukwu renovó la sensación de miedo entre los africanos que viven en la región de Marche que había comenzado a disiparse luego de otros dos ataques por motivos raciales. Uno fue un tiroteo en 2018 por parte de un activista político de extrema derecha contra africanos en Macerata que hirió a seis. El otro fue la muerte en 2016 de un hombre nigeriano, Emmanuel Chidi Nnamdi, quien fue atacado después de defender a su esposa del abuso racial en la ciudad de Fermo.

Ogorchukwu usó una muleta porque un automóvil lo golpeó mientras iba en bicicleta hace un año, dejándolo cojo. El abogado de la familia, Franceso Mantella, dijo que el vendedor ambulante siguió vendiendo productos, desde pañuelos hasta sombreros de paja, incluso después de que un acuerdo con el seguro le proporcionó un poco más de seguridad financiera junto con el trabajo de Oriakhi limpiando una estación de tren.

La viuda dijo que vio a su esposo por última vez cuando él le dio un sándwich en la estación de tren el día de su muerte. El video la obsesiona y mantiene la televisión en casa apagada para que su hijo no vea esas imágenes.

“Vi el video”, dijo, imitando el dominio del atacante sobre su esposo. “Lo que más me duele es que hay gente rodeada. Hacen un video. Nadie para ayudar. Ojalá alguien lo rescatara. Tal vez no estaría muerto.

Continue Reading

Internacionales

Una tribu nativa lucha en Nueva York para salvar sus tierras del cambio climático

Published

on

AFP

Su territorio se lo está comiendo el aumento del nivel del mar y la erosión costera, haciéndolo cada vez más vulnerable a los huracanes y a las fuertes tormentas

Southampton, Estados Unidos.-En los Hamptons, conocidos por las suntuosas mansiones de ricos y famosos, una tribu nativa estadounidense lucha contra la última amenaza para lo que queda de sus tierras ancestrales: el cambio climático.

Los Shinnecock («gente de la orilla de piedra», en su lengua), han vivido en Long Island (este de Nueva York) unos 13.000 años.

Sus poblados se extendían por el este de la isla antes de que los europeos les arrebataran sus tierras para asentarse y de que las autoridades estadounidenses los redujeran a poco más de 3 kilómetros cuadrados en la península.

Su territorio se lo está comiendo el aumento del nivel del mar y la erosión costera, haciéndolo cada vez más vulnerable a los huracanes y a las fuertes tormentas.

«Estamos ante una situación devastadora en que quizá tengamos que reubicar a todo un pueblo que siempre ha estado aquí», dice a la AFP Tela Troge, una abogada shinnecock.

La Nación India Shinnecock tiene gobierno propio y está reconocida a nivel federal como una tribu de unos 1.600 miembros.

Más o menos la mitad sigue viviendo en sus reservas, situadas en la Bahía de Shinnecock, al lado de Southampton, conocido por las suntuosas mansiones de multimillonarios escondidas tras portones eléctricos.

Al lado está el poblado de Shinnecock Hills, así como el famoso club de golf del mismo nombre, que se asienta, según la tribu, en unas tierras robadas en 1859.

– Inundaciones –

Ed Terry, de 78 años, que fabrica artesanía tradicional shinnecock con conchas que encuentra en la playa, recuerda que el arena llegaba mucho más lejos cuando era un niño.

«Se puede ver la erosión. Lo que era antes tierra ahora es agua. Es como si el mar viniera hacia nosotros», dice a la AFP mientras esculpe una cáscara de mejillón para hacer unos aretes.

Algunas zonas de la línea costera han retrocedido en los últimos años hasta 45 metros, según estudios que cita Shavonne Smith, la directora de medio ambiente de la nación indígena.

Dice que 57 casas tendrán que ser reubicadas, así como el cementerio situado al borde del mar.

«Cuando hablamos de trasladar a gente tan dependiente del agua – por razones espirituales, recreativas o de subsistencia – y llevarla al interior nos enfrentamos a un cambio gigantesco, estresante, emocional y dinámico de nuestra esencia», dice Smith a la AFP.

La tribu estima que el nivel del mar aumentará 1,3 metros para fines de siglo. A eso se suman tormentas cada vez más intensas que generan inundaciones cada vez más destructivas.

En 2012, el huracán Sandy ya avisó de lo que viene, llevándose riscos de la costa, arrancando tejados e inundando sótanos y cementerios.

«Hay estudios que muestran que para 2040 habrá un 100% de posibilidades de que todo el territorio de la Nación Shinnecock se inunde por tormentas», dice Scott Mandia, profesor de cambio climático en la Universidad Comunitaria del condado de Suffolk.

– «Sobreviviremos» –

Con el fin de preservar sus tierras y su forma de vida, que incluye la pesca y la agricultura, la tribu está tomando medidas para prepararse al cambio climático, construyendo un arrecife de conchas de ostras y colocando gigantescas rocas para que rompan las olas. Asimismo, ha plantado pasto para evitar que la erosión.

Los miembros de la tribu también contribuyen.

Troge, de 35 años, es directora del grupo de agricultoras de algas shinnecock, que reúne a seis indígenas que cultivan algas de azúcar para venderlas como un fertilizante natural.

Las algas ayudan a limpiar las aguas contaminadas que vierten los desarrollos urbanísticos vecinos, absorbiendo el carbono y los nitratos, y que están en el origen de las floraciones de algas tóxicas que dañan la vida marina.

La recolectora Donna Collins-Smith, con el agua hasta la cintura, dice que se inspiró en sus ancestros que «lo que preservaron para nosotros».

«Lo estamos recuperando de una muerte segura», dice esta mujer de 65 años.

Mandia, coautor de un libro sobre el aumento del nivel del mar, lamenta que las comunidades marginadas «que son las menos responsables» del cambio climático sean «las que más van a sufrir» y aunque aplaude los esfuerzos que realizan, simplemente están «ganando tiempo» antes de que su tierra se vuelva invivible.

Terry, el artesano septuagenario, se pregunta cómo será el futuro de los shinnecock, pues las fronteras de las tribus ya están delimitadas.

«No tenemos terreno más alto», dice, aunque está seguro de una cosa: «somos gente fuerte y sobreviviremos».

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group