Conecta con nosotros

Opinión

Ei imperio de la contrarreforma fiscal y los desafíos de la reforma

Published

on

Por Narciso Isa Conde

Las vocerías del sistema y sus poderosos medios de comunicación siempre se han empeñado en crear una gran confusión entre lo que sería una real reforma fiscal o simplemente darle continuidad maquillada y renovada a la ruta de las contrarreformas neoliberales y pro elites empresariales entronizadas a partir de mediado de la década de los 80.

Ese bulto propagandístico ha subido de volumen después de las votaciones de mayo, en el marco de la continuidad de un gobierno y un estado empresarial endeudado al punto de comprometer el presupuesto nacional con más del 30 % en los servicios de la deuda y generar un elevado déficit fiscal; imperiosamente necesitado, por tanto, de aumentar la presión tributaria y el volumen de sus ingresos para responder a necesidades y reclamos imperiosos.

El presupuesto actual está financiado fundamentalmente por préstamos y por impuestos al consumo, entre los que se destacan el ITBIS, los impuestos selectivos al consumo y los abusivos impuestos a los combustibles, que a su vez eleva el precio de la energía eléctrica y repercute negativamente en la cadena de distribución y producción.

En la era neoliberal o neoconservadora, los impuestos a la propiedad, a las ganancias capitalistas -conocidos como impuestos directos- se han reducido enormemente en comparación con los impuestos indirectos al consumo.

Igual han disminuido otros ingresos con el desmonte o eliminación de no pocos aranceles de aduana, a pesar de un gran incremento de las importaciones.

Pasa otro tanto con la explotación de valiosos recursos naturales (agregados de la construcción, minerales, agua, bosques, playas, sol, brisas…) por corporaciones imperialistas y grandes empresas locales.

El pago al estado por diversos conceptos es muy inferior al valor de los recursos no renovables extraídos o usufructuados, y a esto se agregan enormes y costosos daños ecológicos, y onerosos pasivos ambientales. Recordemos que la llamada industria turística ha destruido el 50% de los manglares del país

Son muchísimas las personas empobrecidos/as y los sectores medios de bajo y medianos ingresos que consumen para sobrevivir y pagan enormes sumas por impuestos indirectos y encubiertos, y pocos los ricachones y privilegiados que aportan comparativamente poco dinero por la vía de los impuestos indirectos

Así, el grueso de los impuestos se le carga al pueblo trabajador, a toda la pobrecía y a sectores de mediano y bajos ingresos; mientras la minoría enriquecida aporta relativamente cada vez menos y gana cada vez más.

De un presupuesto diezmado por una deuda impagable y financiado fundamentalmente por los/as dominicanos/as de a pie, se consume en gastos corrientes de mala calidad alrededor del 90% del total, acompañado de mucha corruptela y enormes dispendios.

La inversión de capital ronda solo un 10% del total, a pesar de la enorme deuda social (salud, educación, transporte, alimentación, diversión sana…) y de los agobiantes déficits en infraestructuras prioritarias, investigación, tecnología propia y bien adecuada a la realidad nacional; a pesar de la necesidad de una producción nacional que aumente en grande el valor agregado y sustituya importaciones.

Estamos ante una prolongada entronización de una contrarreforma fiscal que es necesario erradicar, no simplemente pellizcar o remodelar.,

• ¿A QUÉ PODRÍA LLAMÁRSELE REFORMA FISCAL?

Una reforma fiscal progresiva, que favorezca REALMENTE al pueblo humilde y a los sectores medios en proceso de empobrecimiento o precariedades, está obligada a considerar todas estas distorsiones ya señaladas y a modificarlas sustancialmente para invertir el dramático cuadro de penurias populares crecientes.

Sin eso no habrá mejorías en las condiciones de vida de gran parte del pueblo dominicano.

Y si saltamos al tema de eliminar pobrezas y superar procesos de empobrecimiento –traído y manejado demagógicamente por el presidente Abinader en relación con la reforma fiscal– debo decir, sin temor a equívocos, que, sin modificar las brutales relaciones de propiedad y de concentración de riquezas en pocas familias, grupos y personas, y sin superar el cuadro de dependencia y subordinación al capital y al poder transnacional, no es posible erradicar las lacerantes, profundas y creciente desigualdades sociales y los diversos grados de pobreza; estadísticamente maquillados o adulterados para minimizarlos.

La desigualdad es una fábrica pobreza.

La superación de las injustas relaciones de propiedad y una equitativa distribución del ingreso nacional, son imprescindibles para lograr el bienestar colectivo.

Satisfacer las necesidades humanas debe convertirse en la razón de ser de la economía y de la política, dejando progresivamente atrás el predominio de la expansión del capital privado y la obtención desmedida de ganancias en favor de una minoría voraz.

Pero volviendo al tema de la reforma fiscal y limitándome exclusivamente a esa vertiente del problema, es necesario señalar que una mejoría limitada en las condiciones de vida del pueblo solo se podría lograr incrementando los ingresos estatales con impuestos directos a las propiedades y a las ganancias de los poderosos; reduciendo los impuestos al consumo, eliminando su retención tramposa por los empresarios, erradicando las exenciones y exoneraciones graciosas e innecesarias y reorientando con sentido de justicia el gasto del estado.

Modificar con sentido de justicia el gasto público a partir de más ingresos y menos gastos superfluos, implica erradicar la corrupción y suprimir los privilegios y los gastos superfluos..

Implica reducir las escandalosas desigualdades en materia salarial, eliminar todo lo dispendioso, todo lo parasitario y todo derroche o mal uso de recursos, incluido el asistencialismo clientelista; mejorando a la vez la calidad o destino del gasto oficial, dándole prioridad al pago de la deuda social en salud, educación, alimentación, vivienda, salarios, pensiones, seguridad social, sanidad ambiental, infraestructuras fundamentales

Adicionalmente, cuando se habla de disminuir la pobreza, procede eliminar la liberalización de los precios de los alimentos, las medicinas y otros productos de primera necesidad; así como enfrentar la usura legal e ilegal, y ponerle fin a la especulación entronizada en la intermediación comercial.

La contrarreforma está instalada y hay que revertirla, no simplemente maquillarla o limitarse a cambiar lo ya insostenible, como las exenciones y exoneraciones a empresas con altísima rentabilidad.

No es cuestión de demagogia mercadológica como ya empezó a hacer Abinader, ni de ponerse a hablar lindezas sin precisar compromisos.

Se necesitan definiciones precisas en TEMAS CRUCIALES, las cuales siguen bloqueadas por un estado administrado por empresarios y por las organizaciones corporativas del gran capital, que ya iniciaron su nueva cruzada de resistencia, oponiendo la deuda social que ellos mismos han auspiciado.

Solo el pueblo movilizado, con una propuesta de reforma fiscal que reemplace el prolongado imperio de la contrarreforma, podría frustrar la tranquila continuidad de lo que está establecido, a tono con la estrategia neoliberal o neoconservadora, o limitadamente pellizcada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Dos visiones antagónicas.

Published

on

Dr. Isaías Ramos

El presidente Nayib Bukele no desaprovechó la oportunidad durante la inauguración de su segundo mandato para distanciarse abiertamente de las ideas ultraliberales del presidente argentino, Javier Milei. En un discurso de enaltecimiento a Dios y cargado de convicción, Bukele enfatizó una visión en la que «lo público debe ser mejor que lo privado», instando a su pueblo a rechazar las «voces que tratan de envenenar» los esfuerzos por construir un bien común. Esta declaración no solo marca una divergencia ideológica, sino que también subraya un compromiso con un modelo económico y social radicalmente distinto al propuesto por su homólogo argentino.

Frente al modelo de anarcocapitalismo de Milei, que promueve una mínima intervención estatal y una libertad individual sin cortapisas, Bukele propone un enfoque de capitalismo coordinado que coloca el bienestar público en el centro de su administración. Inspirándose en ejemplos de éxito internacional como Singapur, Bukele busca transformar a El Salvador en un modelo de igualdad social y prosperidad, fomentando políticas que no solo mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos, sino que también aseguren un acceso equitativo a servicios básicos esenciales.

Por el contrario, Javier Milei defiende una posición extremadamente liberal donde el Estado renuncia a su rol regulador y protector. Este enfoque, aunque promete desatar la innovación y potenciar la eficiencia económica, oculta riesgos graves como una desigualdad social creciente y un debilitamiento de los servicios públicos que podrían llevar a Argentina a una crisis profunda y duradera. Este contraste dramático entre los modelos de Bukele y Milei esboza no solo dos futuros económicos divergentes, sino también dos visiones sociales opuestas.

Mientras El Salvador avanza con determinación hacia un futuro prometedor y justo bajo la dirección de Bukele, Argentina se encuentra en una encrucijada peligrosa, con el potencial de caer en el caos si sigue sin cuestionar los postulados anarcocapitalistas de Milei.

Las políticas que adopten estos líderes determinarán el bienestar tangible y el desarrollo socioeconómico de sus ciudadanos en las próximas décadas. La diferencia entre un futuro construido sobre principios de equidad y justicia social y uno basado en una desregulación radical podría no solo influir en el bienestar económico, sino también en la cohesión social y la estabilidad política de cada país.

En el Frente Cívico y Social, estamos comprometidos a transformar la visión de futuro de nuestra nación. Es esencial que cada dominicano se pregunte qué tipo de sociedad desea y qué legado queremos dejar para las futuras generaciones. Ante la tentación de seguir a líderes que prometen soluciones fáciles en tiempos de crisis, debemos ser prudentes y no dejarnos llevar por la desesperación hacia falsos salvadores. Es momento de rechazar a la vieja guardia política, corrupta y engañosa, y construir un camino hacia un progreso real y duradero.

Nosotros, en el FCS, instamos a la ciudadanía a unirse a nuestro compromiso de forjar un proyecto de nación que no solo resguarde los intereses de todos, sino que también inspire y enamore al pueblo dominicano. Este es el momento de definir nuestro rumbo colectivo: optar por un desarrollo verdaderamente inclusivo y justo, que coloque el bienestar de todos por encima de intereses partidistas y económicos. Juntos, podemos construir un futuro que no solo sea prometedor, sino que sea un reflejo de nuestras aspiraciones más elevadas como nación. Juntos, construyamos ese futuro.

Despierta,RD!

Continue Reading

Opinión

Solicitud  de libertad provisional  de la persona antes de su entrega a la Corte Penal Internacional

Published

on

Por Rommel Santos Díaz

En la audiencia inicial ante la autoridad judicial estatal, la persona detenida podrá solicitar la libertad provisional antes de su entrega. Deberá  notificarse cualquier solicitud para libertad provisional a la Sala de Cuestiones Preliminares  de la Corte Penal Internacional, que hará recomendaciones a la autoridad competente del Estado, la cual tomará en cuenta esas recomendaciones antes de tomar una decisión.

Se deberá considerar la gravedad del presunto crimen, y si ¨hay circunstancias urgentes y excepcionales  que justifiquen la libertad provisional¨, y si existen  ¨salvaguardias necesarias para que el Estado de detención  pueda cumplir su obligación de entregar¨

Si se le concede la libertad provisional a la persona, la Sala de Cuestiones Preliminares, podrá solicitar informes periódicos sobre la situación de la libertad provisional, los cuales deberá proveer el Estado de detención, según el artículo 59 del Estatuto de Roma.

Se deberá  de tomar nota sobre el tiempo de detención en el Estado y mantener este récord hasta que la persona sea absuelta  o condenada por la Corte Penal Internacional, según  lo establece el artículo 78 del Estatuto de Roma.

En cuanto a las obligaciones  acerca de la libertad provisional el Estatuto de Roma establece lo siguiente:

  1. a)Las personas detenidas por medio de una orden de la CPI deberá tener la oportunidad de ejercer su derecho a solicitar la libertad condicional antes de su entrega, En algunas jurisdicciones, esta aplicación no sería necesaria, ya que la autoridad competente  ya se encuentra obligada a determinar si la persona debe ser detenida  o no, aunque esta no solicite su libertad.
  2. b)La autoridad competente del Estado requerido deberá tomar en cuenta si, dada la gravedad del supuesto crimen, existen circunstancias urgentes  o excepcionales que justifiquen la libertad provisional y si existen las salvaguardias necesarias para que el Estado pueda  cumplir su obligación de entregar a la persona a la CPI. No obstante  el Estado requerido no puede examinar si la orden de detención fue dictada conforme a derecho con arreglo al Estatuto de Roma.
  3. c)Los Estados deberán notificar a la Sala de Cuestiones Preliminares cualquier  solicitud de libertad provisional, y prever para que las autoridades estatales tomen en cuenta las recomendaciones de la Sala, antes de tomar una decisión.
  4. d)Si se concede la libertad provisional a la persona, los Estados deberán responder  a cualquier solicitud de la Sala de Cuestiones Preliminares para informes periódicos  al respecto.

En el ámbito de la implementación de la libertad provisional  se necesitan leyes  y procedimientos que permitan la libertad provisional de los sospechosos , tales como leyes  que conceden  fianzas o cualquier otra medida  que restrinja la libertad.Se requieren leyes que garanticen  que la autoridad estatal que tome la decisión de conceder  o no la libertad provisional  deba tomar consideración de los factores  detallados en el artículo 59 del Estatuto de Roma y cualquier recomendación hecha por la Sala de Cuestiones Preliminares  sobre el caso.

Por otro lado, se necesita un procedimiento que informe periódicamente a la Sala de Cuestiones Preliminares sobre el estatus de la libertad provisional. En otras palabras quien sea que conceda  la libertad provisional deberá comunicar esto a la autoridad competente para que informe a la Sala de Cuestiones Preliminares , luego se deberá establecer un mecanismo que revise periódicamente la libertad provisional,  o el estatus de la misma, para luego comunicar esto periódicamente a la Sala de Cuestiones Preliminares.

Las personas que tengan a su cargo  los centros penitenciarios  deberán llevar una cuenta especial  de cualquier persona detenida de conformidad con una orden  de la Corte Penal Internacional, y enviar una copia de tal archivo a esta última, cuando la persona se entregue  ante la  Corte. Esto ayudará a que la CPI  pueda determinar una condena apropiada, si la persona es  posteriormente condenada.

Rommelsantosdiaz@gmail.com

Continue Reading

Opinión

El PLD camino al abismo

Published

on

Por Nelson Encarnación

El Partido de la Liberación Dominicana emergió, en 1990, como la segunda fuerza política del país en términos de votación presidencial, pero la primera en la Cámara Baja, al acumular una representación de 44 diputados, además de 12 senadores.

Para aquellos también traumáticos comicios, el partido morado dejó atrás su condición de tercera fuerza, espacio que ocuparía, brevemente, el Partido Revolucionario Dominicano, como resultado de la división que le sobrevino a la derrota de 1986.

Se suponía que, con ese caudal, la organización se erigía como el competidor por excelencia del entonces partido hegemónico, el Reformista Social Cristiano, dirigido por su líder y eterno candidato, Joaquín Balaguer.

Sin embargo, en los comicios de 1994, el PLD tuvo una caída estrepitosa, al pasar del 33.79% recibido en 1990, a apenas el 13.12%, un impresionante desplome de 20 puntos porcentuales, un solo senador y 12 diputados.

Fue un resbalón que le regresó antes de 1986, año en el cual tuvo su primer acceso al Senado con la elección de Laureano Guerrero Sánchez, por La Romana, y Daniel Mejía, por San Pedro de Macorís.

Aquella caída se atribuyó al deterioro físico que ya afectaba al profesor Juan Bosch, quien de todos modos fue su candidato presidencial por última vez, pero también a la recuperación del PRD de la mano de José Francisco Peña Gómez.

Pero en el PLD actuaron con gran visión, sentido de oportunidad y cierta astucia, y pudieron capitalizar parte de la solución de la crisis política derivada de las irregularidades comprobadas en las elecciones de ese año 1994.

Crearon una dirección colectiva en el sentido genuino del término, pusieron manos a la obra, y apenas dos años después su nuevo candidato, Leonel Fernández, alcanzó casi el 39% en la primera vuelta, para ganar en la segunda, aunque de la mano de Balaguer.

¿Está el PLD en las mismas condiciones de 1994 para reponerse de los escombros que le ha dejado la última elección? Ni por asomo.

El declive definitivo de la formación morada es cuestión de tiempo, pues contra ella acechan dos elementos igual de complejos.

Uno, su falta de una colectividad como la de 1994; otro, el crecimiento que experimentó Leonel en los comicios recientes, un probable imán para atraerse al PLD. Observemos el panorama que viene.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group