Conecta con nosotros

Opinión

El arte de convivir con diferencias

Published

on

Por Hamlet Hermann

Ahora, Obama reta a los ultraderechistas anunciando el acercamiento a Cuba, con la esperanza de que, con este conjunto de medidas, pudiera lograr la consolidación del Partido Demócrata.

HAMLET-HERMANN1El miércoles 17 de diciembre de 2014, los Presidentes de Cuba y de Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama, publicaron sus intenciones de encaminar los primeros pasos hacia la normalización de relaciones diplomáticas formales entre ambos países. Pocas veces una noticia de esta naturaleza había provocado tantas reacciones, favorables y contrapuestas, en tan corto tiempo. La alegría o la indignación se expresaban en formas extremas en torno a los propósitos de los mandatarios. Ningún espacio quedó para las “medias tintas” o para los indiferentes.

Ahora corresponde analizar y mirar hacia el futuro para estimar qué va a ocurrir en lo inmediato. Se interpone a la clarividencia el extremo secreto con que se manejó el proceso de conversaciones durante año y medio, ocultamiento que parece mantenerse en los pasos a dar por los principales actores.

Lo primero a destacar es que, más que un acuerdo entre dos naciones, formalmente hablando, es un compromiso entre sistemas diferentes: la Revolución cubana y el imperio estadounidense. Nadie se llame a engaños y piense que el imperio ha comprometido su naturaleza expansionista, voraz y agresiva. Allí todavía gobierna el complejo militar-industrial-congresional que denunciara el presidente Eisenhower al despedirse del poder en enero de 1961, pocos días después de romper relaciones diplomáticas con el recién instalado gobierno revolucionario de Cuba.

Tampoco alguien debía pensar que la Revolución cubana se ha transado y negado su esencia socialista y transformadora. Muchos agravios sufrió ese pueblo mientras fue colonia de España y luego república mediatizada de Estados Unidos con sus dictaduras de ocasión. En contraste, muchos logros sociales ha obtenido el pueblo humilde con el proceso revolucionario.

Para la Revolución cubana el acuerdo fue ganancia neta. Luego de 54 años de sequía, se cumplieron todas y cada una de las exigencias que había reclamado en sus diferencias con el imperio. Los isleños siempre demandaron que se les tratara en plano de igualdad, que no se violentara su soberanía nacional, que se respetaran su Constitución y sus leyes, así como que nadie obstaculizara su política exterior basada en la solidaridad internacionalista, ya en la paz como en las guerras de liberación.

Ahora bien, la situación del grupo gobernante estadounidense es diferente y sus probables ganancias están a futuro. El país militarmente más poderoso que ha conocido la humanidad frenó súbitamente y está tomando audaces medidas que había evadido durante más de medio siglo. El presidente Obama se ha atrevido a cometer varias herejías, quizás provocado por la derrota electoral sufrida recientemente por los candidatos del Partido Demócrata en las elecciones de medio término. En esos comicios perdieron el control del Congreso de Estados Unidos, el cual entregarán en unas cuantas semanas.

Esto parece haber provocado una suerte de desesperación porque presagia derrota de los Demócratas en las próximas elecciones presidenciales de 2016. Y han apretado el botón del pánico. Decidieron aplicar una vez más, aquella frase atribuida a Tip O`Neill, eterno “speaker of the House”. Decía: “Toda política, no importa donde se realice, sólo importa en lo local.” Y el presidente Obama se ha dado a la tarea de alborotar las avispas en busca de un apoyo de las cuantiosas minorías dentro de Estados Unidos que pudieran estimular la consolidación del Partido Demócrata, antes de las elecciones presidenciales. Además, maquillar un poco la deteriorada imagen internacional del imperio interventor y guerrerista.

Viajó a la República Popular China y allí firmó un compromiso para que los dos mayores contaminadores del ambiente en todo el mundo redujeran sus emisiones nocivas.

No bien retornaba desde Asia, anunció una regularización temporal de hasta cinco millones de inmigrantes indocumentados, dándoles la oportunidad de evitar la deportación y optar por un permiso de trabajo.

A seguidas impulsó la publicación de un informe congresional en el que se daban a conocer las torturas y crímenes cometidos por los aparatos de espionaje durante los tiempos de Bush y los halcones Republicanos.

Ahora, Obama reta a los ultraderechistas anunciando el acercamiento a Cuba, con la esperanza de que, con este conjunto de medidas, pudiera lograr la consolidación del Partido Demócrata.

Vistos estos movimientos y confirmado tan importante acuerdo, esperemos confiados en que ambas partes harán caso al mensaje de Raúl Castro cuando expresó: “…debemos aprender el arte de convivir de forma civilizada con nuestras diferencias.”

Y cada uno tendrá entonces un enorme margen de ganancia, sin necesidad de atropellar a los demás.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Los homicidios y los asesinatos, parte de un fenómeno preocupante en R.D.

Published

on

Por Elba García Hernández

La violencia que se expresa en  la República Dominicana con homicidios y asesinatos  que aparentan ser parte del delito común que nos arropa, pero que en realidad se trata de un fenómeno que su causa obedece a razones multifactoriales.

Los feminicidios, por ejemplo, tienen su razón de ser en la sociedad dominicana en  factores  histórico-culturales e igual ocurre  en la mayoría de los países latinoamericanos, donde la misma está fundamentada en el machismo, el caudillismo, el patriarcado y el jefismo, entre otros antivalores.

En un por ciento muy alto el hombre dominicano es extremadamente violento, sobre todo cuando se ve envuelto en problemas pasionales, lo cual implica que atente en contra de su propia vida y por ello en los feminicidios existe ahora la modalidad  del suicidio.

Pero es importante dejar claro que la cultura violenta que prevalece en la sociedad dominicana se deja ver hasta cuando se produce un accidente de tránsito, una simple discusión.

Hasta la forma de hablar de la mayoría  del dominicano se caracteriza  por un lenguaje muy violento, ofensivo y amenazador.

Sin embargo, en los asesinatos a través del sicariato ya no solo se producen por la vinculación de la víctima con el bajo mundo, sino también por la avaricia que hoy carcomen los cimientos de la sociedad dominicana.

En el marco de este último fenómeno entran los fraudes, estafas y engaños  en contra de la gente que generan una actitud violenta y criminal de algunos personajes.

El último crimen que llama a la atención en el país fue el asesinato del abogado Basilio Guzmán, quien fue atacado por varios sicarios que se transportan en un motor en  el residencial Cerro de Gurabo de Santiago, quien recibió alrededor de 16 balazos.

En este caso parece producirse un ataque criminal por algunas acciones de este profesional del derecho, quien se dedicaba a ejecutar embargos retentivos, ejecutivos e inmobiliarios y se cuestionaba la forma en que lo hacía.

La verdad es que resulta incómodo y doloroso hablar de alguien después de su muerte, pero necesariamente hay que abordar el problema para poder entender las causas del fenómeno.

En proporción a las cosas que ocurren en esta materia en el Palacio de Justicia de Santiago, son pocos los crímenes que ocurren,  porque los embargos, aunque han disminuido en los últimos meses fruto de la aprobación de la Ley 396-19 de otorgamiento de la fuerza pública, la mayoría  se producen de forma verdaderamente delincuencial.

Todavía es mucho lo que puede ocurrir en lo que respecta a homicidios y asesinatos, porque además cada día aumentan los niveles de violencia y delincuencia como resultado de la intolerancia y desigualdad que afecta a la sociedad dominicana y además por  los altos índices de exclusión social.

Continue Reading

Opinión

El triunfo de Petro en Colombia

Published

on

Por Jose Cabral

Gustavo Petro es el segundo guerrillero que luego de abandonar las armas en  los países latinoamericanos ocupa la Presidencia de la República  mediante el voto popular, cuyo primero lo fue el  legendario Pepe Mójica del Uruguay.

Fueron muchos los temores  y las preocupaciones expresadas a propósito de las posibilidades que tenia este exguerrillero de ganar las elecciones en Colombia, donde los Estados Unidos cuentan con varias bases militares y una influencia muy marcada.

Sin embargo, debe decirse que a pesar de su concepción de cambios y de lo  que preconizaban ambos personajes no representan necesariamente una posibilidad de que se produzca  una ruptura con el orden institucional y con el cambio de un Estado capitalista a otro socialista.

El propio Mójica ya exhibió esa práctica y Petro ha dejado claro que su proyecto político no persigue otra cosa que no sea convertir el Estado en más humano, darle un manejo más acorde con la proclamada justicia social, la cual es la medicina para sanar la violencia.

Ya Mójica hizo lo que pudo en ese sentido, pero nunca se atrevió a plantear reformas que indicaran que buscaba hacer una transformación estructural que pudiera crear temores y preocupación en sectores de una sociedad dominada históricamente por  la derecha de ese país, la cual ha tenido el manejo de todos los recursos de esa nación.

Colombia es uno de los países más ricos del mundo, con un territorio que supera el millón de kilómetros cuadrados, varias veces más grandes que potencias europeas, como por ejemplo Alemania y Francia juntas.

 Colombia tiene un Producto Interno Bruto que ocupa el lugar 28 en el mundo, pero lamentablemente esa es una nación que un 40 por ciento de sus habitantes vive en pobreza, cuyo fenómeno impacta con un 23 por ciento a su capital Bogota.

Es decir, que Petro pasa a tener el control de unos de los Estados más poderosos del mundo, cuya gestión podrá ser buena o mala a partir de cómo este nuevo presidente maneje esas violencias que amenazan y han puesto en peligro la tranquilidad y la bonanza de una nación que lo tiene todo.

Lo positivo del triunfo de Petro está determinado por el hecho de que la izquierda se supone que se maneja sobre la base de principios, contrario a la derecha donde predominan los intereses.

Ahí estriba la desgracia de la mayoría de las naciones controladas por los partidos  de derecha, ya que su principal misión es defender los intereses de las grandes corporaciones, lo cual promueve muchas injusticias sociales y económicas y en consecuencia la pobreza en todas sus vertientes.

Un buen gobierno de Petro podría consistir en evitar la corrupción rampante que afecta a Colombia y hacer una gestión a favor de todos los colombianos, sin importar su estrato social, porque de esa manera acabaría o cuando menos reduciría la violencia y promovería justicia social, sin necesariamente afectar al sector empresarial que generalmente quiere acumular fortunas a la sombra del Estado, lo cual genera violencia y una mayor desigualdad, que en Colombia alcanza un 40 por ciento.

Petro tiene en sus manos la posibilidad de hacer un gobierno que puede prestigiar a la izquierda en Colombia y en toda Latinoamérica y el mundo, aunque para ello debe no tomar de ejemplos algunos modelos que desnaturalizan a esa corriente política triunfadora en Colombia.

En realidad, Petro tiene en las manos la posibilidad de hacer un gobierno que sirva de ejemplo para la derecha y la izquierda, porque una mayor inversión social del Estado en la satisfacción de necesidades sociales también sirve de mucho a los sectores tradicionales de poder porque esa es una forma de eliminar el principal lastra de la sociedad colombiana como lo es la guerrilla y el paramilitarismo, ambas portadoras de una violencia que supera a cualquier otro lugar del mundo.

Continue Reading

Opinión

Respaldo al patrullaje militar

Published

on

Por Nelson Encarnación

Es posible que la referencia existente sobre el carácter insostenible del patrullaje militar haga que muchos piensen que en esta oportunidad también sucederá lo mismo que en el pasado, cuando ante el desbordamiento de la delincuencia, el Gobierno se vio precisado a ensayar soluciones similares.

Sin embargo, no necesariamente lo que fracasó en el pasado tiene que correr la misma suerte ahora, pues cada situación es única, aunque las condiciones pudieran ser parecidas.

Por ello, la gente sensata de este país, la que ama de verdad esta tierra, debe respaldar a las autoridades en este nuevo esfuerzo por devolverle la tranquilidad a la familia dominicana y garantizar la seguridad de cada persona que se moviliza por nuestras vías públicas, sean nacionales o turistas.

La delincuencia es como las enfermedades, que no distingue entre ricos y pobres; negros o blancos; hombre o mujer; viejos o jóvenes. Es decir, todos estamos expuestos.

Quienes se oponen—bajo cualquier razonamiento, que puede ser hasta válido—al uso de las Fuerzas Armadas como complemento de la Policía Nacional en la garantía de la seguridad ciudadana, quizá lo hagan de buena fe, dado el elevado costo que esas operaciones implican.

Ahora bien, las familias que hemos pasado por el difícil momento de ser víctimas en tres oportunidades de delincuencias, como en nuestro caso, tenemos otro criterio.

Mis dos hijos han sido asaltados, el primero en un barrio de clase media junto a varios compañeros que celebraban el final de cuatrimestre, y aunque le demostramos a la Policía que los asaltantes andaban en un vehículo del Gabinete Social de la Presidencia—dirigido al momento por la entonces vicepresidente de la República, Margarita Cedeño—el cuerpo de orden nada hizo.

El otro fue asaltado saliendo a prima noche de la Universidad Apec, y aunque por igual le evidencié a la Policía que los autores fueron miembros de esa institución que no temieron actuar al lado de la Dirección Nacional de Control de Drogas, tampoco se hizo nada.

Antes de estos asaltos, mi casa fue tiroteada por delincuentes, uno de cuyos proyectiles impactó a escasos dos pies sobre la cama donde dormía mi hijo menor, y que yo supiera tampoco se actuó.

Es decir, que tenemos motivos suficientes para expresar todo nuestro modesto respaldo, no solo a que se haya lanzado a los militares a patrullar las calles, sino a que esa decisión se mantenga hasta que las autoridades recuperen el control de la seguridad.

Y eso incluye—como advirtió el presidente de la República—asumir el costo que sea necesario.

Tengo bien claro, y lo sostengo públicamente, que el mejor delincuente es el que está siete pies bajo tierra.

Nelsonencar10@gmail.com

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group