Conecta con nosotros

De portada

Juventud biológica, pero vieja de pensamientos e intereses, busca con superficialidad continuar legado de padres y abuelos.

Published

on

Desde hace algunos años que los hijos y nietos de personajes siniestro para la historia nacional y de un pasado que marca muy negativamente a la República Dominicana buscan reeditar conductas y un legado que no augura nada bueno para el país.

En ese contexto hay una serie de jóvenes físicamente, pero muy viejo de pensamiento, ya que sólo saben repetir conceptos que no tienen nada que ver con sus reales sentimientos y conocimientos para tener un rol dirigencial en un país resquebrajado por la mala gestión de personajes siniestro para la historia nacional.

En esta tesitura habría que ubicar a Omar Fernández, quien es mencionado por algunos como posible futuro candidato presidencial, sobre todo después de haber triunfado en la senaduría del Distrito Nacional.

Omar, hijo de Leonel Fernández, parece incurrir en el mismo error de su padre de mantener una pose que  no tiene nada que ver con la verdad, ya que su progenitor gobernó a la República Dominicana durante tres periodos y con intenciones de volver a la administración de la cosa pública, quien no sólo tiene una deuda económica con el pueblo dominicano, sino también ética y moral porque fue la pieza clave para sumergir el país en el llamado neoliberalismo salvaje y de esa manera acabar con las riquezas económicas producto de la corrupción del dictador Rafael Leonídas Trujillo, entre otras.

 Este joven político, que parece moverse bien en las redes sociales, pero con poses e incluso simulaciones de que conoce la situación nacional, no es más que un muchacho seriamente comprometido con los intereses de su padre, que no son los mejores, el cual ha logrado embotellarse muy bien términos y conceptos que él no bien entiende.

Así lo hizo durante el debate con Guillermo Moreno, cuyo mal desempeño de este político, lo posesionó para derrotar al partido de gobierno en la tal vez la plaza más importante del Distrito Nacional, lo cual ahora usa como arma para continuar su marcha hacia una dirección del Estado que no augura nada nuevo por venir de un hombre como Leonel que si bien es un sofista, tiene además muchas cosas pendientes que explicarle al país.

Este periódico lo ha planteado en reiteradas ocasiones que los jóvenes viejos no garantizan el cambio, sobre todo institucional, amén de tampoco en lo ético y lo moral, porque tienen un compromiso con el pasado que los convierte en viejos de ideas y de compromisos con el futuro, porque no creen verdaderamente en el porvenir y sólo persiguen preservar el legado de sus ascendientes.

Todo el país recuerda el discurso de Leonel Fernández cuando asumió la presidencia de la República, pero que algunos años después asumió un compromiso irrenunciable con la corrupción, quien a nivel del discurso tiene solución para todos los problemas nacionales, aunque en realidad no resuelve nada.

Entonces, en ese espejo hay que ver a prácticamente todos los hijos de los que fueron a la administración y no sólo se enriquecieron desde el Estado, sino que además promovieron la creación de una casta política que constituye una continuación de la desgracia nacional.

El pueblo dominicano ha dejado claro con su precaria participación en las elecciones municipales, las presidenciales y las congresuales, caracterizadas por un  alto de nivel de abstención, de que el Estado debe ser un instrumento para mejorar los niveles de institucionales de la nación y para eliminar los bajos índices de pobreza, educación y salud de las amplias mayorías nacionales.

Los hijos de estos políticos, algunos ya en el ocaso de sus vidas, se apoyan en las redes sociales para vender una imagen que no tiene nada que ver con el mejor futuro del país, porque la realidad es que al final de la jornada pesan más los intereses que comprometen a sus padres y abuelos que los de la patria.

En ese contexto, no sólo se encuentra Omar Fernández, sino además otros jóvenes que han entrado al ruedo político para conseguir dinero fácil y continuar las andanzas de sus progenitores, los cuales tienen serios compromisos con la corrupción administrativa y podría decirse con el camino equivocado a que ha sido conducido el país.

En ese tenor, los dominicanos deben entender que juventud física o biológica no implica de ninguna manera una visión nueva de hacer política, sino muchas veces de darle continuidad a los vínculos dejados por sus padres y abuelos con lo mal hecho y la sustracción del patrimonio nacional.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

De portada

Constitucionalismo contemporáneo en contraposición con justicia ordinaria con inaplicación de doctrinas y jurisprudencias.

Published

on

Por Elba García

El constitucionalismo contemporáneo se apoya en valores, principios y derechos fundamentales y cuya visión fortalece una serie de teorías sobre la interpretación, tanto jurídica como constitucional, la ponderación y la argumentación que, si bien es cierto que todas estas figuras han impactado a las altas cortes, máxime a la Suprema Corte de Justicia y al Tribunal Constitucional, lo cierto es que la corriente resulta ajena al derecho ordinario, es decir, a los jueces inferiores y hasta aquellos de las cortes de apelación.

En ese contexto es muy poco lo asimilado por los jueces dominicanos de los tribunales inferiores, cuyas decisiones se circunscriben a una interpretación medalaganaria de las normas, sin detenerse a pensar que los tiempos demandan decisiones en función del neo-constitucionalismo que parte de los valores, principios y derechos fundamentales.

 Aunque el asunto no parece ser tan sencillo, debe decirse que el principal problema para que el juzgador judicial se ajuste a la nueva corriente del pensamiento en materia jurídica es que el sistema está concebido a partir de los códigos napoleónicos que caracterizaban el derecho francés.

En esas condiciones resulta prácticamente imposible que los jueces fallen los casos sobre la base de la nueva concepción del derecho, que se apoya en el constitucionalismo contemporáneo, ya que hasta las sentencias de los tribunales superiores, las cuales se apoyan en las figuras de la interpretación, la ponderación y la argumentación no son aplicadas por los juzgadores que están colocados en la parte más baja de la pirámide judicial del país.

Dr. Juan Antonio García Amado

Manuel Atienza

Sin embargo, el debate sobre esta cuestión, que tiene una gran importancia, sólo está presente en la élite de la intelectualidad y de las academias o universidades, pero es prácticamente desconocido en la parte de la justicia que necesita mucho más digerirla y aplicarla para que en la República Dominicana no colapse el estado de derecho y la democracia.

La realidad es que, sin un mejoramiento de la institucionalidad, la cual debe impactar a los tres poderes del Estado, no se puede hablar del cambio del paradigma que necesita la justicia nacional, ya que todo ello es parte de un problema sistémico que una cosa no está desvinculada de la otra.

El año 2010 implicó el inicio de una etapa interesante en el marco del derecho porque fue cuando entró en vigencia la nueva Constitución, la cual, aunque con algunas falencias, ha marcado un antes y un después en lo que respecta a que el sistema de justicia nacional sea impactado por el neo-constitucionalismo fundamentado en valores, principios y derechos.

Sin embargo, como parte del gran abstáculo para tener mayores avances en esta materia está el hecho de que lo decidido por el Constitucional no parece ser digerido por los jueces de la parte más baja del sistema, quienes generalmente se resisten a aplicar los precedentes vinculantes de éste, a pesar de que tienen un efecto erga hommes, tal vez por no entenderlos, pero principalmente porque no hay un parámetro de lo que debe ser su comportamiento.

Hans Kelsen

En realidad, se trata de un desarrollo desigual, pese a que Hans Kelsen, filósofo del derecho de origen austriaco, dejó clara su tesis sobre la jerarquía de las normas jurídicas, cuya principalía la ocupa la carta magna, pero los jueces de primera instancia y de las cortes de apelación manejan el derecho en función de sus interpretación personales, cuyo resultado es  la evacuación de sentencias que se salen del propósito del neo-constitucionalismo y generalmente se resisten a acoger lo decidido por el Tribunal Constitucional.

El problema es tan grave en la mayoría de los Distritos Judiciales que mientras la Suprema Corte de Justicia y el Tribunal Constitucional se manejan en función de lo que consignan las figuras jurídicas de la interpretación, la ponderación y la argumentación, principalmente a partir de los postulados del constitucionalismo contemporáneo, el cual se apoya en valores, principios y derechos constitucionales, sus pares de los tribunales inferiores hacen lo contrario.

 Observadores de la distorsión con que se maneja la justicia en sus niveles más bajo, consideran que la gran cantidad de sentencias en este nivel en las que no se sopesa la importancia de poner en una balanza cuando un valor, principio o derecho colisiona con otros de su misma categoría y que requiere de una decisión a partir de la preponderancia de aquel que más peso tenga en el caso, no habrá un cambio sustantivo en el sistema de justicia nacional.

Pero ante la práctica que se arrastra del derecho francés napoleónico, el cual regía todo el sistema de justicia nacional desde el año 1865 cuando todas las leyes del país europeo fueron copiadas y aplicadas en el país a pesar de las diferencias sociales, económicas y políticas entre ambas naciones, lo cual todavía pesa en la vida nacional.

En ese orden, si la mejoría institucional permite iniciar un proceso de transformación del sistema de justicia nacional en el que prevalezca la visión y la tendencia que se observa en el Tribunal Constitucional, entonces hablarse de que las diferentes teorías clásicas y contemporáneas sobre el tema abordado en este reportaje interpretativo podrían surtir un efecto no solo teórico, sino también práctico en la sociedad dominicana.

Continue Reading

De portada

La ilegitimidad arropa democracia dominicana en virtud de alta abstención ante la elección de nuevas autoridades.

Published

on

Este domingo 19 del 2024 se celebraron las elecciones generales para escoger al presidente, vicepresidente y los senadores y diputados de la República Dominicana, cuyos resultados no dejan dudas de que la ilegitimidad ha llegado a la democracia nacional.

Igual situación se produjo durante las elecciones municipales del pasado mes de febrero en las que fueron escogidos los gobiernos locales o municipales y cuya mayoría de los alcaldes y regidores, aunque son legales, pero carecen de la legitimidad que exige cualquier democracia del mundo a fin de garantizar la gobernanza y la gobernabilidad.

La Junta Central Electoral (JCE) con casi todas las mesas escrutadas contabiliza a favor del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y su candidato a la reelección Luis Abinader dos millones 484 mil 38 votos para un 57.46 por ciento, Leonel Fernández con 1,247.887 para un 28.85 por ciento y Abel Martínez 449 mil ciento ochenta y ocho votos para un 10.39, cuya proyección indica que es posible que la abstención sea de casi un 50 por ciento a partir de que la cantidad de registrados era 8,105, mil 151 sufragantes.

De hecho, en las comunidades en el exterior la abstención ronda los 70,80 y 90 por ciento, cuyo descontento de los dominicanos que viven fuera del país ha dejado claro el disgusto que sienten con la forma en que se manejan los gobiernos nacionales.

Otro elemento a resaltar es el voto en blanco, cuya expresión electoral apoyó y promovió este periódico y hasta el momento alcanza alrededor del uno por ciento, constituyéndose en una reacción interesante del votante.

Todavía faltan por contabilizar algunas mesas electorales, pero las provenientes de los lugares con mayor cantidad de votantes ya han sido contadas, lo cual parece producir un mensaje de advertencia en contra de los partidos políticos que se han convertido en el “negocio” más antiético y rentable de la sociedad dominicana.

Los observadores internacionales han vuelto a denunciar que en las elecciones de ayer domingo se produjeron una serie de irregularidades que detallarán en el momento correspondiente, pese a que destacaron el civismo mostrado por los dominicanos.

   Igual denuncia hizo Participación Ciudadana que reveló que nueva vez se produjeron la compra de votos y la instalación de lugares para estos fines y para hacer proselitismo durante el proceso de votación, cuyo principal responsable ha sido el Partido Revolucionario Moderno (PRM), pero sin quitarle  responsabilidad, aunque no del mismo nivel,  a la Fuerza del Pueblo y el Partido de la Liberación Dominicana.

Cada proceso electoral envía un mensaje de que el sistema de partido ha entrado en crisis y como se ve el que sale más beneficiado y que a veces da la impresión de que no es impactado por la crisis es el oficial, el cual cuenta con los recursos del Estado para vender una percepción diferente y que no tiene nada que ver con la realidad.

Una muestra de la desesperación de la gente es que el votante se agarra de cualquier discurso sin sentido y ligado a un pasado tenebroso, como el esgrimido por Roque Espaillat, candidato presidente del Partido Esperanza Dominicana (PED), propiedad de Ranfis Domínguez Trujillo, nieto del sanguinario dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina, quien se apoya en un discurso supuestamente nacionalista y ético.

Roque Espaillat, quien proclama que no le interesa el pasado, sino el presente, posiblemente para no tener que abordar los horrendos crímenes cometidos por la dictadura y de ese modo borrar una historia que tiene que ver con los más grandes sufrimientos de los dominicanos, obtuvo un 1.34 por ciento, algo más de cincuenta mil votos y con cuya votación ha desplazado en esta materia a los partidos de la llamada izquierda y otros como el Revolucionario Dominicano que ahora pasa a convertirse en  minoritario en manos de Miguel Vargas Maldonado.

De entrada, se puede asegurar que la baja votación de las comunidades del exterior, donde las elecciones han sido un verdadero fracaso y lo ocurrido en el territorio nacional, donde han surgido figuras electorales desconocidas en el país hasta el momento, como el voto en blanco, envían un mensaje a los partidos políticos, que son los responsables de la gran tragedia nacional, de que las cosas van en camino de cambiar.

Ahora mismo los partidos, sobre todo los que ganaron las elecciones como el PRM, sólo hablan del por ciento sacado en unas elecciones que no representan necesariamente la voluntad de la mayoría de los dominicanos, sino de una minoría que ha sido incorporada al sistema corrompido de la política vernácula.

Sin embargo, falta esperar que se difundan todos los resultados para entonces valorar la gravedad del fenómeno de la falta de legitimidad y lo que ello podría significar para la democracia dominicana, la cual se promueve más con una falsa percepción que con la realidad.

Continue Reading

De portada

Este domingo 19 la democracia tiene una prueba de fuego ante su falta de credibilidad y confianza frente al ciudadano.

Published

on

La República Dominicana entra en la culminación de las elecciones generales para escoger las autoridades nacionales en un panorama que desdice mucho de los partidos políticos.

A partir de este jueves el país llega a la etapa culminante de un proceso electoral en el que se escogerán el presidente y el vicepresidente de la Republica, así como de los senadores y diputados en medio de un ambiente que genera serios y profundos cuestionamientos a los partidos políticos en sentido general.

Aunque no luce que pueda haber alguna sorpresa en los comicios, pero los mismos dejan una gran estela de duda en lo que respecta a la permanencia con la fuerza de siempre de unas organizaciones que nadie pone en duda de que se trata de los principales responsables del desastre que hoy representa la democracia.

Es una realidad que hace ver con mucho pesimismo el futuro de la democracia nacional, la cual adolece de una serie de debilidades, sobre todo en lo referente a la institucionalidad del país, que no parece existir alguna fórmula que pueda renovar la credibilidad de estas organizaciones.

En la contienda que termina el domingo con el depósito del voto ciudadano, no hay una sola de las propuestas que merezca la confianza de los amplios sectores de la vida nacional, pero ante la carencia de un liderazgo nuevo, lo que se espera que se renueve la dirección del Estado en favor del actual presidente y aspirante a la reelección Luis Abinader.

Pero si se diera una mirada un poco más larga, es decir, hasta el 2028, muy probablemente en la política dominicana se hable un nuevo lenguaje y aparezcan nuevas caras, porque los que se  ven en el escenario en los actuales momentos no representan ninguna garantía de la solución de los problemas del país.

De los tres principales aspirantes, Luis, Leonel y Abel, no se puede colegir ni la más remota posibilidad de enfrentar la gran problemática nacional de seguridad pública y ciudadana, de salud, educación y desempleo, entre otros problemas, una salida que enderece los destinos nacionales, ya que la capacidad de éstos de hacer algo nuevo está completamente agotada.

La decepción de la gente no se sólo se puede medir con la baja participación en las pasadas elecciones municipales, sino con la actitud del votante frente a la campaña proselitista de los diferentes partidos que buscan tener o continuar con el control del Estado.

El asunto luce tan preocupante que las contiendas electorales eran consideradas verdaderos carnavales en el país, pero ahora es poco el entusiasmo que se observa en la mayoría de la población, cuya explicación está en que se trata de más de lo mismo.

La cuestión es que pasan los años y las décadas y las precariedades de la gente es mayor, cuya deficiencia de las dificultades nacionales en vez de disminuir aumentan sin ninguna posibilidad de mejoría.

Es como si el tiempo no pasara y en virtud de esa realidad la gente siente que no tiene escapatoria, ya que cuando se invierte en lo que aparenta ser una obra interesante, sus deficiencias la delatan y como vía de consecuencia se profundiza la falta de credibilidad de la gestión pública.

Ahora mismo el reto más grande de los políticos del patio es recuperar parte de su credibilidad a través de la transparencia y la capacidad para manejar los problemas nacionales, pero ello no parece que pueda llegar tan lejos que fortalezca la democracia nacional, porque la principal dificultad descansa en que se trata de una conducta que tiene implicaciones profundamente culturales.

Todo parece indicar que las elecciones no constituyen un episodio que ni remotamente pueda ser un mecanismo para cambiar el rumbo nacional y convertir a la sociedad dominicana en una con la fortaleza y la capacidad para transformar totalmente la nación.

Todo el mundo puede estar seguro de que después de contado los votos la nación retorna a la misma rutina de siempre, en la que ganadores y perdedores retoman su principal arma para hacer política, como son la demagogia y la falta de transparencia, dotada de un alto perfil de fanatismo en favor de aquellos que se niegan a dejar que llegue, aunque sea una migaja, a los que no tienen nada, absolutamente nada.

Sin lugar a dudas, que el dilema que plantean las elecciones de este domingo 19 de mayo consiste en retornar la confianza con acciones eficientes y creíbles  en el votante o en su defecto continuar el camino del descredito de la democracia y que como consecuencia predomine más la falta de legitimidad de los elegidos, lo cual constituye un grave obstáculo para la gobernanza.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group