Conecta con nosotros

Opinión

Lo nuevo contra lo viejo

Published

on

PoHamlet Hermann

Los problemas nuevos exigen soluciones nuevas

HAMLET-HERMANN1La solución a los nuevos y graves problemas que han surgido en la capital dominicana en el medio siglo recién pasado no puede seguir posponiéndose. Ahora bien, los problemas nuevos exigen soluciones nuevas. No se puede seguir arando el porvenir con viejos bueyes ni esgrimiendo concepciones utilitarias que sólo sirven para enriquecer a los que tienen la sartén por el mango mientras mantienen al pueblo con las manos en el fuego.

El Santo Domingo posterior a la invasión militar de Estados Unidos en 1965 fue sometido a cirugías urbanas en función de la guerra fría. Urbanismo de contrainsurgencia le llamaron. Los lugares que reflejaban victorias del pueblo en armas fueron demolidos y, sobre sus escombros, levantaron parques, apartamentos y cuanta cosa pudiera contribuir al olvido de las jornadas heroicas de los dominicanos contra el imperio estadounidense. Las edificaciones públicas en el entorno de la embajada de Estados Unidos constituyeron su primera línea de defensa, con una muralla de gran altura ante la posibilidad de otra revuelta popular. La ciudad se expandió creando núcleos diversos que sustituyeron a lo que fuera el centro histórico compuesto por la zona colonial, Ciudad Nueva, San Carlos y Villa Consuelo.

Entonces no había calles de “una vía”. Tampoco se movían tantos automóviles como para atascar el tránsito. Las únicas motocicletas que se veían circular eran las de unos cuantos mensajeros y contadas Vespas que algunos jóvenes usaban como moda de post guerra.

La avenida “27 de Febrero” fue entonces la trepanación del cráneo para el olvido. Una vía rápida dentro de la ciudad fue el inicio de la debacle que hoy, medio siglo después, sufrimos porque se quiere aplicar soluciones viejas a los problemas nuevos. Los que ahora deciden qué hacer con la capital dominicana, provienen de la escuela contrainsurgente de Balaguer. Para estos, la avenida “27 de Febrero” es un ícono que debe ser reproducido, no importa el daño que provoque a la ciudad como un todo. El concepto de las autopistas que estupran a las ciudades es materia de adoración porque producen enormes riquezas materiales a los contratistas y a los políticos. Y el que venga atrás, que arree.

En los 45 años recientes, el anárquico crecimiento urbano puede ser descrito como un caótico desmadre. Se expandió como gota de tinta en un secante, dando saltos de expansión en función de las conmociones sociales. La estampida desde el campo dominicano hacia los centros urbanos luego del ajusticiamiento del tirano Trujillo en 1961 y la incapaz caricatura de democracia que nos ha gobernado desde entonces, lograron que se estableciera una capital sin servicios básicos y sin respeto por las más elementales normas del urbanismo.

Mientras Balaguer y quienes lo siguieron democratizaban la corrupción y el crimen de Estado, la capital se llenaba de arrabales y tugurios. El urbanismo de contrainsurgencia llevó a que unas cuantas avenidas desnaturalizaran lo que debió ser una urbe organizada. Además, cualquiera construía donde quisiera y como quisiera sin que el Ayuntamiento ni el gobierno central fiscalizaran el desorden para frenarlo o eliminarlo.

Ninguno de los Síndicos que han administrado la capital ha demostrado tener noción siquiera de cómo debe controlarse el crecimiento de la capital de un país. Desde 1966 han pasado por ahí psiquiatras, abogados, convictos, locutores, comberos, cómicos, en resumen, nada que pudiera semejarse a un bien intencionado ciudadano. ¿Sus nombres? Báez Acosta, Guarionex Lluberes, “Manolín” Jiménez, “Papi” Estrella, Franco Badía, Peña Gómez, Corporán de los Santos, “Fello” Suberví, “Johnny” Ventura y “Roberto” Salcedo. Politiqueros todos que, medidos por los resultados morales y técnicos de sus respectivas gestiones, debían ser estigmatizados por condenarnos al caos y a la inseguridad de hoy día.

Es tiempo ya de que el Estado dominicano, sector privado y sector público, unan fuerzas para arrebatarles a los contratistas la toma de decisiones en torno a la ciudad y el transporte. Esos megaconstructores han logrado colocar al país en el primer lugar de las estadísticas continentales como productor de víctimas en accidentes de tránsito. Eso, junto al hecho de que nos han ubicado en los primeros lugares de la corrupción y en los últimos de recolección de basura y abastecimiento de agua potable.

Esto, ya cansa.

Artículo publicado originalmente en el periódico HOY.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante

Published

on

Por Melvin Mañón

La gente en las redes no ha tenido piedad con el Presidente Abinader. Esperaban una destitución pura y simple, sin atenuantes.

Saben que ya no es Ministro de Educación pero su gestión fue tan mala y tan corrupta que esa misma gente, ese pueblo no se conforma con la medida presidencial.

Aspiran a una investigación minuciosa de su gestión para proceder a su sometimiento.

Roberto Fulcar

Roberto Fulcar

Dicen “lo logramos” en las calles o mejor en ”las redes” como si el Presidente hubiera obrado en función del reclamo de sustituirlo y no por convicción propia.

Tomando en cuenta la cercanía de Fulcar al Presidente y considerando también su forma de actuar, cabe una dosis de comprensión e indulgencia.

Empero, una lección se deriva: la sociedad está alerta, inconforme y en ejercicio de ciudadanía.

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante. Hay que seguir la limpieza Presidente, de manera que la sociedad reclama. Usted actúa y el Ministerio Público investiga.

Funcionando así nos puede ir mejor.

Continue Reading

Opinión

¿Qué sigue con Roberto Fulcar?

Published

on

Por Elba García Hernández

Eran muy pocos los que se atrevían a advertir que Roberto Fulcar, un mentor de la candidatura presidencial de Luis Abinader, sería destituido como ministro de Educación.

De seguro que ni el propio Fulcar se hubiera creído de que sería cancelado de tan importante posición, ya que entendía  que se la había ganado como jefe de campaña del  candidato triunfante en las pasadas elecciones.

Pero no bien este hombre fue nombrado en ese cargo se encargó de proyectar su trasfondo, porque no eran pocos los que se quejaban de que no recibía a nadie.

Los propios perremeístas se preguntaban por qué el cambio tan radical que se había operado en quien ahora se comprueba que había ido con un proyecto muy personal al Ministerio de Educación.

Pero que nadie se llame a engaño porque son cientos los Roberto Fulcar que hay en el Gobierno a los que nada les sirve de escarmiento.

Lo más grave del problema es que la destitución de Fulcar constituye un golpe muy duro para el presidente Luis Abinader, ya que de seguro lo necesita para promover su reelección.

Y el presidente evidentemente que no lo ha abandonado del todo, dado que lo saca de Educación  ante el escándalo, pero entonces lo designa como Ministro sin Cartera.

Es decir, que podría afirmarse de  que no ha sido una cancelación, sino una remoción a pesar de las travesuras cometidas, siempre de acuerdo a lo que se ha descubierto.

La cruz tan pesada de Fulcar parece que el presidente la va a tener que llevar a cuestas con todo y sus consecuencias, porque no hay forma de desaparecerlo.

El pueblo dominicano ahora tendrá que soportar a Fulcar como Ministro sin Cartera sin rendir una función aparente, aunque tal vez pueda ser un buen asesor.

Quién sabe?.

Continue Reading

Opinión

¡Borrón del 62 al 2022!

Published

on

Por Narciso Isa Conde

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo.
Los rostros alegres y efusivos aplausos de balagueristas, perredeistas, peledeistas, perremeistas y sus sanguijuelas, se entienden perfectamente: la partidocracia corrupta obtuvo una victoria de gran envergadura, logrando la impunidad de las fortunas robadas durante los últimos 60 años, con la excepción de los 7 meses de Bosch y los 4 de Caamaño..

Su Congreso, al aprobar la no retroactividad de la ley que versa sobre la recuperación de lo robado, impuso un borrón del coño y su padre. Borró las cuentas viejas comprendidas entre 1966 y 2022. Y no sigo para atrás porque Trujillo, su familia y su claque se le confiscaron todas sus propiedades, gran parte de las cuales se la cogieron posteriormente funcionarios, oligarcas y generales.

El regocijo no es solo de la partidocracia. Es también del gran empresariado inescrupuloso que controla el CONEP, de los consorciados de ODEBRECH, las corporaciones transnacionales, del generalato criminal, las narco-mafias político-sociales y la PC-USAID. A mí y a los que pensamos parecidos no nos.

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo. Si algo de responsabilidad tiene es la de respetar (posiblemente a regañadientes) un orden constitucional, una mayoría congresual, un presidente y una embajada que no merecen respeto.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group