Conecta con nosotros

Editorial

Los problemas nodales del PRD

Published

on

El Partido Revolucionario Dominicano debe su división, fundamentalmente, a su alejamiento sistemático y gradual de los intereses del pueblo dominicano, base sustancial de su formación en Cuba.

El partido blanco, como es llamado comúnmente, fue fundado con propósitos claros de establecer un régimen de libertades públicas que sustituyera a la tiranía trujullista, echara las bases de un orden democrático e implementara medidas a favor del pueblo.

Pero ya en los mismos días de su formación cubana, el PRD comenzaba a tener problemas incluso en el comportamiento personal y particular de sus gestores, algunos de los cuales se creían predestinados a dirigir, no observaban la humildad y apertura de los líderes y carecían de la visión suficiente para darse cuenta de cómo estaba la República dominicana cuando  el primer grupo político se entrenaba en las montañas de Cuba para venir al país a deponer la tiranía.

Esto los llevó a emprender una aventura guerrillera sin la debida preparación y entrenamiento político de la población dominicana, sobre todo del campesinado, que resultó víctima de la manipulación trujillista y la emprendió contra quienes estaban supuestos a liberarles del yugo tiránico.

Los problemas del partido blanco no son recientes.

Pero su situación más comprometedora políticamente, hay que insistir, es su desprendimiento de la las aspiraciones legítimas de sus bases de impulsar un programa social, una vez alcanzado el poder, como ha sucedido inútilmente.

Muchos perredeístas no se sienten representados en una dirigencia conservadora, conflictiva, con proyectos personales, capaz de negociar principios y pendiente de lo que dicte la metrópolis. Mientras tanto, las bases de ese partido se mantienen en espera de que llegue el día en que puedan tener un liderazgo más digno, progresista e independiente.

Las consecuencias de este olvido social es la división y el mantenimiento en el poder de un partido que, de las manos de Leonel Fernández, abjuró también de todo lo que había sido su programa progresista, para enquistarse en el poder como un partido más que lo que construye es una nueva oligarquía rapaz, parasitaria del Estado al que le ha sustraído bienes por cientos de miles de millones de pesos y dólares en 12 años de gestión con una hambre de robar incontenible.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Editorial

Una sociedad donde no hay culpables, sólo inocentes.

Published

on

A pesar de que en la sociedad dominicana el que comete el crimen de corrupción administrativa anda casi siempre con el cuerpo del delito arrastro, el cual es regularmente un carro de lujo, una mansión o depósitos en los bancos que no tienen como justificar.

Pero ése que no tenía en que caerse muerto cuando llegó a la administración pública, va a los medios de comunicación y cualquiera lo compra como un angelito.

Lo peor de esa simulación es que la cultura de la apariencia lo traiciona, porque siempre quiere hacerle ver a la gente que le conoce desde la infancia de que ha tenido una buena acumulación económica, no importa como haya sido.

Sus principales defensores son aquellos a los que ese sujeto les da algunas migajas, cuyo buen ejemplo de este cuadro es lo que pasó en el país con el caso Quirino, quien encontró hasta conocidos abogados que consideraban que sus aspiraciones de ser senador por Pedernales eran legítimas e incluso hubo miles de ciudadanos de esa provincia que se lanzaron a las calles para pedir a viva voz su postulación.

Esa situación indica lo mal que anda la sociedad dominicana, tal como ocurre ahora que periodistas nacionales que han explotado porque fueron apresadas las principales figuras del gobierno de Danilo Medina y hablan de que la democracia corre peligro, cuando en realidad la sociedad estuviera seriamente amenazada si en el país no hay una real persecución en contra de los que van al Estado a apropiarse de lo que no es suyo.

El escenario que se presenta en el país por las persecuciones del Ministerio Público deja claro el nivel de distorsión y de corrompimiento, así como de complicidad que prevalece en prácticamente todos los estratos sociales, la cual sí constituye una razón más que suficiente para que todo el mundo esté muy preocupado.

Lo grave y complicado de estos procesos es que comprometen a mucha gente, no importa que no estén imputados, porque su moral está seriamente cuestionada, como por ejemplo la del presidente Luis Abinader, ya que mientras el jefe de Estado no aclare lo que dijo Angel Lockuard, en el sentido de que le donó 400 millones de pesos para la pasada campaña electoral., se mantiene la duda al respecto, sobre todo porque son unos recursos que han sido sustraídos a la administración pública que él ha proclamado que quiere adecentar.

De manera, que este tipo de proceso a nivel del delito de cuello blanco no sólo impacta a los que aparecen en primer orden, sino también a otros que incurrieron en la misma irregularidad, pero desde una posición, podría decirse, secundaria.

Pero unos y otros quedan comprometidos con una deuda que tarde o temprano deberán saldar a la sociedad dominicana.

Ahora lo que nunca se debe esperar es que entren en conflicto con su conciencia, porque están formados para cometer este tipo de ilícito y comportarse como si nada hubiera ocurrido, lo cual es propio de todas las organizaciones que conforman la partidocracia, porque van a la política no a servir, sino a servirse.

Continue Reading

Editorial

Hay que desenmascarar la doble moral en el país.

Published

on

Es ampliamente conocido que las campañas electorales se desarrollan sin ningún control en el país y que esa realidad hace que muchos con sólo ser candidatos presidenciales de los partidos más grandes tienen garantizada la entrada de grandes fortunas.

La economía subterránea que hay en el país permite que cualquier persona con real vocación de poder sea beneficiada con grandes donaciones económicas provenientes de diferentes sectores que buscan cobijarse con la sombrilla del Estado.

Grupos económicos y delincuentes de todas las procedencias se acercan al que ven como posible triunfador en las elecciones para buscar protección y otras veces para aumentar sus fortunas con favores oficiales.

Por esta razón, hay tantas fortunas económicas que nadie puede justificar, sobre todo porque en el país pesa más la apariencia que la realidad.

Sin embargo, cuando las cosas ocurren como ahora que un imputado en un escándalo de corrupción dice haber donado 400 millones de pesos al entonces candidato y ahora presidente de la República, debe producirse alguna aclaración al respecto.

Sobre todo, porque quien hizo la supuesta donación es un hombre que no es un empresario de grandes éxitos, sino un sujeto que ha estado involucrado en una serie de actos de corrupción y que sencillamente se trata de un abogado que sabe de muchas maniobras para defraudar al Estado, pero no tiene las condiciones para hacer buenos negocios.

Su revelación, de que donó ese dinero a Abinader quiere decir que una asociación de malhechores le roba al Estado más de 19 mil millones de pesos y que pudo haber calculado el seguro triunfo del actual presidente y que en esa virtud la aportación de  esa alta suma de dinero, le permitió salirse con la suya.

Sería de un gran valor para la sociedad dominicana que estas cosas se aclaren, porque resulta irresistible que haya un presidente que promueva un supuesto adecentamiento nacional y al propio tiempo esté involucrado en el recibimiento de una donación de campaña de una persona que todo el mundo sabe que no posee una gran fortuna económica, por lo menos bien habida.

Estas son de las cosas que le quitan credibilidad a los procesos que se llevan a cabo en contra de un lastre tan pesado y dañino para el patrimonio nacional como la corrupción administrativa.

El presidente Luis Abinader está compelido a dar una explicación al respecto e incluso el propio Ministerio Público debe comprobar si ciertamente esa donación existió, porque de no hacerlo entonces sí que podría estarse ante  la promoción de una falsa percepción de que el órgano persecutor del crimen y el delito actúa con total independencia.

 

Continue Reading

Editorial

Por qué unos sí y otros no.

Published

on

Nadie puede quitar legitimidad a los procesos iniciados en contra de la corrupción por el Ministerio Público, sobre todo el que involucra a Gonzalo Castillo, Donald Guerrero y José Ramon Peralta, entre otros.

Desde hace varios años que la gente clamaba porque se investigara a estos personajes que fueron fichas muy claves en el gobierno de Danilo Medina.

Fue un robo sin control el que se produjo durante los gobiernos peledeístas, incluido el que encabezó el hoy aspirante presidencial Leonel Fernández.

Sin embargo, ello no quita fuerza al reclamo de sus compañeros de partido de que se respete el debido proceso, el cual no debe ser una excusa para dejar por su fuero el lastre de la corrupción administrativa.

Pero es importante que el Ministerio Público para que preserve su credibilidad que la persecución de la corrupción administrativa extienda sus acciones hacia todos los sectores que se entiende que recurren a esta mala maña para la acumulación originaria o para aumentar fortunas que no hay forma como justificarlas.

Esas gestiones del Ministerio Público deben llegar hasta las diferentes instancias del presente Gobierno, el cual, en algunos casos, se ha hecho de la vista gorda.

Tanto es así, que a propósito de la reelección presidencial, el PRM recoge todo lo que encuentra en su camino y la última crápula adquirida es el exsenador de la provincia Hermanas Mirabal, quien tiene mucho que ver con el caso de los Supertucanos.

Pero no sólo él es responsable de ese robo en contra del Estado, sino también su primo hermano que administra en la actualidad el Banco de Reservas, Samuel Pereyra Rojas, cuyas pruebas en contra de ambos están muy bien avaladas.

De manera, que si seriamente se quiere combatir el grave mal de la corrupción, hay que incluir a personajes muy bien colocados en el Gobierno de Luis Abinader y del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

De otra manera, los resultados pudieran parecer buenos, pero al final cualquier tolerancia con el referido lastre hará fracasar los planes para erradicar del escenario nacional el fenómeno de la corrupción administrativa, la cual ya ha afectado otras áreas de la vida nacional al convertirse en una cultura.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group