Conecta con nosotros

Opinión

Paren la vaina

Published

on

Por Víctor Víctor

VICTOR-VICTOR1-300x3001-300x300Siempre pensé que los capitalistas criollos poco conocen del capitalismo y su desarrollo histórico. Incluyo a empresarios propietarios de grandes industrias, cuyos hijos, en la primera oportunidad, salen a vender los negocios de sus padres al primero que aparezca, así destruyen piezas del inventario de objetos, usos y productos que nos identifican en el universo.

Los otros capitalistas, los pequeños, los nuevos, los que buscan ascenso social, los que pelean por ocupar un lugar entre los grandes, la mayoría de ellos desconoce las tensiones de ese sistema cuyo ejercicio crea y mantiene un ejército de pobres.

Ellos tampoco saben de las históricas crisis y peores remedios. Toda su ignorancia ronda su práctica para obtener la mayor cantidad de riqueza posible con poca mano de obra o al menor costo posible. Además, actúan como si no supieran que el latrocinio legalizado es consustancial al desarrollo del capitalismo, y hasta van a misa los domingos y comulgan, otros visitan el templo los sábados y hablan de valores perdidos.

Todos se auxilian de una llamada democracia que nos llena de asesinatos políticos, de terrorismo de estado, de encarcelamientos y exilio de opositores con posibilidades de ‘dañar la vaina’. También están los grandes centros del capitalism, que crean guerras como método de crecimiento.

En su desarrollo histórico, el capitalismo de estos tiempos ha convenido montar dictaduras financieras suaves. La parte política del ‘capitalismo último modelo’ ha integrado a su democracia ideas como la mal entendida competitividad, que sirve para justificar mano de obra barata y negociar ilimitados estímulos con los gobiernos bajo la excusa de mejorar la calidad de los productos y de “crear empleos”. Y publican las cuentas a través del cada día más desprestigiado Producto Interno Bruto, PIB, una foto de  la acumulación sectorial, y prueba de que su gobierno hace el trabajo.

“Cosa más linda la democracia, llena de gracia,

demagógica falacia,

vacíate la idea que te enseña la gente,

no importa el que compra si el que manda es el que vende”

(Canción: La Democracia, V.Victor).

A consecuencia de esa formidable condición que nos enseña la democracia, en versión capitalista, escucho a los sabios economistas de esquinas repetir las palabras de los ‘especialistas de CNN’ que hablan de crisis económica y no se imaginan la magnitud de ésta.

La matriz noticiosa de los centros capitalistas se repite para minimizar las consecuencias de los recortes en todos los países de Europa y en Norteamérica. Y mientras se incendia el escenario internacional, aquí se discute el salario mínimo en una mesa de suicidas.

Unos negados a aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores y otros que prefieren el lenguaje empresarial y niegan la toma de calles como acción sindical.

Nuestros capitalistas toman prestado inteligencia ajena  y convierten en ‘supermarket de oportunidades’ las identidades que aportaron sus marcas, sus historias.

Así cualquier maleante adquiere oro a precio de caña. Los hijos de los hijos se cansan de las marcas y venden la cerveza nacional a ritmo de zamba; Sosúa pierde el encanto del batey y suena un corrido mejicano en su sinagoga, Barceló se conforma con un estruendoso olé, Brugal con un circunspecto Hello y por ahí va.

El más reciente despojo de identidad nacional es la venta de nuestro simbólico canal 7, primer canal de capital privado, antes Rahintel, hoy Antena Latina.

Lo ofrecen a un mejicano cuya diversión parece ser comprar emisoras por toda América Latina.

¿Se habrán detenido a pensar los propietarios de Antena Latina y los funcionarios del Estado responsables de avalar esa operación el valor histórico de esa pieza?

Ese intangible forma parte de nuestra cultura. ¿Se habrá preguntado alguien cuánto vale ese pedazo de tierra en la otrora Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre”, hoy Cetro de los Héroes, donde funciona el 7? ¿Cuánto valen el edificio, las antenas, los transmisores, las repetidoras, cámaras, equipos? ¿Regalarán de ñapa el canal 21? Sería bueno saber ¿cuánto valdrá esa marca llamada canal 7, que es uno de los 6 canales VHF que tenemos, con cuya venta se entrega a un extranjero el valor de la historia que guardan sus paredes?

La Dirección de Patrimonio Cultural ha luchado con tesón para mantener frentes de construcciones, monumentos y sitios históricos como aseguramiento de la identidad nacional. ¿Por qué no interviene en este caso? ¿Todavía seguiremos abonados al fracasado Libre Mercado?

Sería una inmoralidad más del capitalismo criollo seguir vendiendo nuestras marcas, es un ejercicio de ignorancia que conduce a la sociedad por el camino equivocado de la disolución de nuestros intangibles. Si los pseudo capitalistas nuestros no se detienen en esa práctica oprobiosa, que sea el gobierno quien pare la vaina.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

La Procuraduría General de la República y el MP deben amarrar el toro por los cuernos.

Published

on

Por José Cabral

Nadie sabe cómo se produce la formación de jueces y fiscales en la República Dominicana, a pesar de la existencia de las escuelas nacional de la judicatura y del Ministerio Público.

Cuantos disparates jurídicos se ven en los tribunales y las fiscalías de los diferentes distritos judiciales del territorio nacional, en unos más que en otros.

Cuando se tiene que litigar o acudir a los tribunales, por la razón que sea, llena de mucha amargura al que tiene que hacerlo.

Pero la asistencia a un palacio de justicia no sólo causa preocupación con ver a simple vista lo que allí ocurre, sino también por la forma en que se manejan las leyes en estas instancias.

Es un escenario donde los fiscales y los jueces hacen las cosas como a ellos les da la gana, muchas veces por irresponsabilidad y otras por incapacidad.

Tanto es así, que hay fiscales que tienen el cliché de que todo lo penal que proviene de una ley del derecho civil no es competencia del Ministerio Público.

Es decir, que el que comete fraude o falsifica documentos en el marco de una junta directiva de un condominio, el caso no es penal, sino civil, siempre de acuerdo a la visión del Ministerio Público.

Entonces, frente a esa incapacidad es como si no existiera la razonabilidad para determinar que cualquier ley del derecho civil tiene situaciones que por sus propias características entran en el derecho penal.

Esta situación genera en la actualidad una verdadera crisis con las actuaciones del Ministerio Público, cuyos miembros tienen unas actitudes que van a generar muchas vías de hecho por el manejo equivocado que se les da a los casos.

En el próximo artículo buscaré analizar el comportamiento de los jueces de los tribunales inferiores y de las cortes de apelación, quienes siempre recurren a la palabra clave para evitar la consecuente queja por una sentencia arbitraria emitida en contra de una serie de valores, principios y derechos constitucionales fundamentales, que es si no está de acuerdo con la decisión, recurra.

Continue Reading

Opinión

La Sede de la Corte Penal  Internacional en el Territorio de un Estado

Published

on

Por Rommel Santos Díaz

El artículo 3 del Estatuto de Roma dispone que la Sede de la Corte Penal Internacional  esté en La Haya, y que la Asamblea de los Estados Partes  aprobará un acuerdo entre la CPI y el Estado anfitrión.

El  artículo 3 (3) y 62 del Estatuto de Roma propone que la CPI también podrá celebrar sesiones en otro lugar cuando sea necesario  para un proceso o una serie de procesos  específicos.

Los Estados  Partes podrán disponer  que la Sede de la CPI esté en su territorio cuando  esto sea necesario o beneficioso.

Las Reglas de Prueba y Procedimientos  normalmente especificarán los procedimientos a tomar para que CPI  sesione fuera de su Sede.

Ninguna de estas disposiciones crea obligación alguna para los Estados.

Muchos Estados cuentan con legislación  y procedimientos administrativos  que permiten que el Tribunal Penal Internacional  para la ex Yugoslavia y el Tribunal Penal Internacional para Ruanda  celebre sesiones en su territorio.

Esta legislación y procedimientos podrían requerir una reforma mínima, para permitir que la Corte Penal  Internacional  también tenga su sede en su territorio.

Algunas veces, el hecho de celebrar un juicio en el  lugar en que se cometió el delito dará a las víctimas  un mayor sentido de justicia, ya que podrían claramente apreciar que la CPI funciona.

Finalmente, los Estados deberán tomar en consideración la posibilidad de permitir que la Corte Penal Internacional  funcione plenamente  en su territorio.

[email protected]

Continue Reading

Opinión

Un hospital en el “Maharishi”

Published

on

Por Nelson Encarnación

Los residentes en “los kilómetros” se han sorprendido con el anuncio de que en los amplios terrenos donde funcionó hace décadas un colegio conocido como “Maharishi”, se pretende construir un centro recreativo que estará a cargo del Ayuntamiento del Distrito Nacional.

A la sorpresa ha seguido el reclamo de que, en lugar de dicho centro, se construya un hospital general, en atención a que en esa zona no existe un establecimiento de salud de esa categoría ni de ninguna otra.

En realidad, toda esa amplia franja de territorio que va del Centro de los Héroes hasta el kilómetro 12 de la avenida Independencia (hacia el oeste de la carretera Sánchez), y de Sur a Norte, desde el Malecón hasta la avenida 27 de Febrero, solo existen dos centros médicos privados y ningún hospital del Estado.

Nos referimos a las clínicas Independencia y Real, mientras que el hospital más cercano es el Marcelino Vélez Santana, enclavado en la zona de Herrera, cuya capacidad se desborda solo con la demanda de la gran población del municipio Santo Domingo Oeste y vecindades que le rodean.

Es decir, la zona que mencionamos está compuesta de una numerosa población en su mayoría de condiciones económicas vulnerables que tiene que movilizarse a hospitales distantes para procurar una atención médica que no se puede costear en los escasos centros privados.

Desconocemos las razones por las cuales el Estado nunca ha contemplado la necesidad de dotar a la zona suroeste de la capital de un gran hospital, mientras se han realizado cuantiosas inversiones para la construcción de varias ofertas de salud en otros lugares, a veces establecimientos bien cercanos.

Ante esa realidad, el presidente Luis Abinader se consagrará como un preocupado por la salud de esa población si en los referidos terrenos, en vez de un indefinido “centro recreativo” se decidiera la construcción de un hospital que responda a las necesidades de salud de miles de personas marginadas de los servicios sanitarios accesibles.

En este caso yo abogo por la colectividad, no por unos cuantos que por intereses particulares quisieran que los terrenos del “Maharishi” siguieran bajo su usufructo.

De modo que, un hospital sería de impacto colectivo de un alcance mucho mayor que un innominado centro recreativo que nadie ha pedido. Presidente, tome esto como una solicitud formal.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: [email protected]
Copyright © 2021 Blue National Group