Conecta con nosotros

SATIRAPOLITICA

Taladores están acabando con la Cuenca Baja y Media del río Jagüey, en la Vega

Published

on

 

La tala furtiva se da prácticamente interdiario, talan a cualquier hora del día (con motosierra o sinfín) y sacan los troncos en horas de la noche, los que no pueden cargar o ser vendidos se quedan abandonados en el camino

LOS ALGARROBOS, La Vega.- Grupos de hombres residentes en la sección Acapulco, de Los Algarrobos, en La Vega, se han dedicado a talar los bosques de la cuenca del río Jagüey. Primero comenzaron en su cuenca baja, y a través de los años han ido subiendo hasta la cuenca media y alta sin que las autoridades de Medio Ambiente hagan nada al respecto.

Las tierras afectadas pertenecen, en su mayoría a la Falcombridge y a la familia Coronado, de La Vega, y a pesar de que los guardias de seguridad de la empresa minera han reportado ante sus superiores la situación y éstos lo han reportado a Medio Ambiente, los guardias forestales cuando van, es de visita.

“Antes ellos subían y evitaban que cortaran los árboles, porque ellos se mantenían esquivo (los taladores) pero ahora no suben, y los compradores los esperan en El Chorro, ahí cargan los camiones”, ex- plica un denunciante que pidió reserva de su identidad, porque teme represalias del grupo de depredadores ambientales.

“Hay dos que son peligrosos, y uno tiene familia; hay uno que tiene el Sida, y cuando lo cogen preso lo que dice es que a él tó le da igual, que la da lo mismo una cosa como otra”.

Cada camión de madera, del tipo Daihatsu, lo venden entre 5 y 6 mil pesos.

“El río es el pulmón de esta comunidad y está perdiendo todos sus árboles, ya en la montaña se siente el calor”

Los árboles que están siendo cortados son Caoba, Roble, Juan I, Cigua Blanca, Cigua Prieta, Guaconejo, Cabirma Santa, el corazón del Pino Occidentalis, Pino     Caribbean, Almendro, Almedrillo, Auquei y Mara. Algunos cortes son viejos, los que están en la cuenca baja del río Jagüey, pero más arriba se comienza a ver las talas recientes, y también uno se topa con los troncos abandonados o esperando ser

recogidos. Algunas veces, cuando el río tiene mucha agua, los lanzan en el río y los recogen más abajo. Y en ese proceso, algunos troncos se quedan atrapados entre las piedras, es decir, que no solo están talando, sino también que hay desperdicio de la madera.

En varios puntos Acento.com.do pudo comprobar la presencia de aserrín y corteza lajeada de varias especies maderables, lo que es consistente con la presencia de aserraderos ilegales en las lomas de la zona.

Ahí no se acaba el maltrato al medio ambiente y la biodiversidad. Estas personas también aniquilan a los caballos y yeguas que no soportan la carga, cuando éstos se cansan y no pueden caminar más, lo matan ahí mismo y los dejan en el camino. Generalmente los tapan con ramas y restos de la misma madera que asierran para evitar el hedor.

Según los rumores en el caserío, mucha de esa madera va para Villa Trina, a fábricas de muebles. Sin embargo, un desmonte así, interdiario, y durante años, debería abastecer de madera a varias fábricas de muebles de la región, no sólo a Villa Trina.

“El río es el pulmón de esta comunidad y está perdiendo todos sus árboles, ya en la montaña se siente el calor”, comentan los temerosos vecinos del lugar.

PATRICIA BÁEZ M. ACENTO.COM.DO

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SATIRAPOLITICA

Por considerarla de interés esta caricatura de Cristian Hermández

Published

on

Continue Reading

SATIRAPOLITICA

Por considerarla de interés esta caricatura de Cristian Hermández

Published

on

Continue Reading

SATIRAPOLITICA

Published

on

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group