Conecta con nosotros

Análisis Noticiosos

Tendrán que reformular el pliego

Published

on

Por Juan Bolívar Díaz

No-hay-razón-que-justifique-aban-donar-la-búsqueda-de-consenso-658x441Todo parece indicar que las organizaciones empresariales tendrán que reformular y moderar consistentemente su pliego de reclamos, si quieren conseguir algunas de sus demandas que parecen razonables, como la moderación del costo de la prestación de cesantía que para pequeñas y medianas empresas puede constituirse en insostenible, en determinadas circunstancias, pero ni eso conseguirán si no reconocen la vulnerabilidad de los empleados y de un modelo económico social que concentra excesivamente el ingreso.

Desde que se integró el año pasado una comisión oficial multisectorial para conocer y recomendar sobre las demandas de reformas al régimen laboral, el gobierno las condicionó a un acuerdo o consenso entre empleadores y trabajadores. Para eso designó una comisión plural de economistas y expertos laborales. Y esta semana el presidente Danilo Medina ratificó tajantemente esa condición, lo que obligaría a un mayor esfuerzo de concertación si se quiere conseguir algo del amplio pliego de reclamos empresariales.

Y no está descaminado el gobierno sobre los reclamos empresariales, pues no hay razón que justifique abandonar la búsqueda de consenso y los acuerdos obrero-patronales y gubernamentales sobre los que durante años se edificó el  código de trabajo, a principio de los noventa y la Ley que en el 2001 instituyó el Sistema Dominicano de Seguridad Social.

Como la democracia, el consenso representa dificultades y hasta lentitud en las  decisiones. Siempre ha sido más fácil la imposición que la concertación. Pero nadie renuncia voluntariamente a los avances o derechos adquiridos durante años sino en un proceso de racionalidad e intercambio de concesiones.

Desde que se conocieron las demandas empresariales, algunos consideramos que eran tan excesivas que parecía que habían seguido el equivocado modelo sindical de pedir mucho para conseguir poco. Por ejemplo, cada discusión de aumento salarial comienza con demandas del 50 y 60 por ciento para quedar en 10 o 15.

El primer error de los empresarios es que no han logrado aclarar suficientemente si sus promesas de no afectar conquistas establecidas, implica que las reformas  que reclaman sólo se aplicarán a las contrataciones laborales futuras, como se debe asumir dada la irretroactividad de la ley.

En segundo lugar el pliego parece inspirado en lo ocurrido en naciones desarrolladas donde se ha hecho pagar a los trabajadores el costo de la crisis estructural del capitalismo y de la voracidad de los ejecutivos y magnates financieros. Pero el nivel del bienestar social alcanzado en algunos países permite reducciones sin agravar mucho las condiciones de vida de la población.

La cuestión es diferente en países de tanta desigualdad, como la República Dominicana, donde tres cuartas partes de los asalariados no reciben lo equivalente al costo promedio de la canasta familiar, y donde más de medio siglo de crecimiento económico no han logrado una reducción significativa de la pobreza, por la concentración del ingreso, como lo han documentado los informes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y recientemente del Banco Mundial.

Por ejemplo, es una torpeza plantear el aumento de la jornada laboral de 44 a 48 horas semanales, reduciendo conquistas de principios del siglo pasado. Mucho menos viable en un país donde una alta proporción de los empleados tienen un segundo trabajo, formal o informal, con jornadas diarias totales que alcanzan hasta las 16 horas.

Los empresarios tienen cierta razón en cuanto a la cesantía que es una carga que casi duplica el costo de sus aportes a las pensiones, y que en muchos casos, quiebra empresarios, sobre todo pequeños y medianos, e incentiva la informalidad y las evasiones. ¿A cambio de más aporte al sistema de pensiones, un seguro de desempleo?

También tienen razón en que en muchos sectores, el agropecuario y la construcción por ejemplo, es impracticable la cuota de 20 por ciento de extranjeros, y debe ser racionalizada. Pero que abandonen la extensión  del horario diurno hasta las 10 de la noche y el trabajo sin límites los fines de semana.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Análisis Noticiosos

Volver a la escuela tras dos años de pandemia

Published

on

Millones de niños y niñas han perdido tanto en términos de aprendizaje que cuatro de cada cinco pueden no ser capaces de comprender un texto sencillo

Una niña en una escuela en la República Dominicana

Una niña en una escuela en la República Dominicana

A más de dos años de la pandemia de la covid-19, los 170 millones de niñas, niños y adolescentes de América Latina y el Caribe han vivido uno de los cierres escolares más prolongados del mundo, con toda una generación privada de clases presenciales, parcial o completamente, dos tercios de los días hasta la fecha. La región enfrenta así la mayor crisis educativa de la historia, según el reporte Dos años después: salvando a una generación. El informe señala que, a pesar de los esfuerzos locales y nacionales, millones de estudiantes han perdido tanto en términos de aprendizaje, que están en riesgo de abandonar las aulas en un próximo futuro.

Según el estudio, cuatro de cada cinco niños y niñas de sexto grado pueden no ser capaces de comprender un texto sencillo. Estas pérdidas de aprendizaje se traducirían en una disminución de alrededor del 12% en los ingresos de por vida para un estudiante que esté en la escuela hoy y, en promedio, son mayores y más graves en los primeros cursos, en los niños más pequeños y en los niños de entornos socioeconómicos más bajos.

Las tasas de asistencia han disminuido en un 12% durante el cierre de las escuelas. Aunque datos iniciales de algunos países muestran un impacto limitado sobre la población no escolarizada hacia finales de 2021, gracias a políticas protectoras, el riesgo de abandono escolar en el futuro para los niños y adolescentes es considerable.

Reintegración y permanencia en la escuela y recuperación de los aprendizajes

Margarita dice “yo quiero volver a la escuela porque es importante” y reconoce que hay que valorarlo porque cree que así ella podrá salir adelante. De no tomar acción urgente para la recuperación educativa, millones de estudiantes como ella están en riesgo de abandonar la escuela por no tener el nivel de aprendizaje suficiente para seguir con sus estudios.

Una generación entera podría sufrir consecuencias profundas y duraderas a nivel educativo, social y económico. “No es suficiente reabrir las escuelas”, afirma Emanuela di Gropello, especialista en educación del Banco Mundial. “También necesitamos priorizar a las habilidades fundamentales, evaluar los niveles de aprendizaje e implementar a escala estrategias y programas para la recuperación. Una generación entera depende de estas acciones”, agrega.

Dada la difícil situación en que se encuentra la educación en la región, el Banco Mundial, el Diálogo Interamericano, la UNESCO, UNICEF y los presidentes de Argentina, Ecuador, Chile y Honduras se unieron en un llamado inédito a todas las naciones de América Latina y el Caribe, y a todos los actores vinculados a la educación, para lograr la recuperación educativa a través de cuatro compromisos clave:

1. Colocar a la recuperación educativa en lo más alto de la agenda pública como factor clave para la recuperación social y económica tras la pandemia

2. Reintegrar a todos los niños y niñas que han abandonado la escuela y asegurar que permanezcan en ella

3. Recuperar el aprendizaje y asegurar el bienestar socioemocional de los niños y niñas

4. Valorar, apoyar y formar a las y los docentes

Las acciones que conforman este Compromiso por la recuperación educativa requieren de la inversión más ambiciosa en la historia de la región pues dadas las particularidades políticas, sociales y económicas de cada país y las limitaciones de conectividad en millones de hogares, urge redoblar los esfuerzos para eliminar las desigualdades y lograr una justicia educativa, priorizando a los estudiantes más vulnerables.

En los vídeos a continuación se puede ver a Margarita y otros niños, niñas y adolescentes contando sus experiencias en pandemia.

Además, un intercambio entre los líderes internacionales deja clara la urgencia de actuar cuanto antes.

elpais.com

 

Continue Reading

Análisis Noticiosos

Drogas y hambre no ceden en villa argentina donde nacieron las Madres contra el paco

Published

on

La pandemia multiplica la asistencia a los comedores sociales, mientras los “curas villeros” ayudan a los jóvenes hundidos en el drama de la pasta base de cocaína

Buenos Aires.- Ezequiel Antonio Arévalo lleva gorra, ropa deportiva y una mueca que parece sonrisa. Tiene 24 años. Empezó a fumar pasta base de cocaína —o paco, como le dicen en Argentina— a los 12. Sus padres murieron cuando nació y quedó al cuidado de sus abuelos. Antes de los cuatro años ya no tenía a nadie en el mundo. Dice que soñaba con “hacer plata fácil” y estuvo preso por robo. Una tarde, en su casa, recibió un disparo. Meses después, una cuchillada. Sintió que había tocado fondo y pidió ayuda. Hoy lleva “más de un año limpio”. “Yo antes no le daba mi nombre a nadie”, dice luego del saludo. Y cuando habla mira a los ojos.

Si en Argentina eres adicto y pobre, te fríes el cerebro con paco, fabricado con la resaca que queda en la olla de la cocaína. El polvo se fuma y el efecto es muy rápido y muy breve, de no más de cinco minutos. Antes de terminar, el adicto ya está pensando de dónde sacará el dinero para la próxima dosis. Los consumidores pueden llegar a fumar entre 10 y 15 dosis en un día; en combinación con alcohol, ese número puede ascender a más de 60. Ezequiel conoce bien de qué se trata, y por eso tiene hoy un trabajo importante: se convirtió en referente para los chicos que llegan buscando ayuda al Hogar de Cristo Gran Familia, territorio de “los curas villeros”. Son sacerdotes “con los pies en el barro”, como le gusta decir al papa Francisco.

El "cura villero" Gastón Colombres toma mate en su oficina del hogar en el que ayuda a jóvenes victímas del paco en Ciudad Oculta, Buenos Aires, el 11 de junio de 2022.ENRIQUE GARCIA MEDINA

El «cura villero» Gastón Colombres toma mate en su oficina del hogar en el que ayuda a jóvenes victímas del paco en Ciudad Oculta, Buenos Aires, el 11 de junio de 2022.ENRIQUE GARCIA MEDINA

A quienes llegan destruidos por las drogas se les brinda un techo, cama, comida y apoyo psicológico. La única condición es que estén decididos a dar el paso; que haya llegado “su momento”, como dice Ezequiel. Él decidió darlo hace poco más de un año. “Las ganas de consumir no se van nunca”, aclara. En el hogar donde trabaja Ezequiel bajo la supervisión del cura Colombres viven 25 varones. No todos son jóvenes. En la villa también hay uno que asiste a mujeres, pero por ahora es ambulatorio. Los curas encuentran a los jóvenes tirados en los corredores de Ciudad Oculta, consumiendo en alguna esquina. “Están en situación de calle”, dice Colombres.

Al cura de Ciudad Oculta le dicen Tonga. Tiene 35 años y lleva desde los 20 en el equipo de la Pastoral de las Villas y Barrios de Emergencia. Viste ropa de calle y en su oficina tiene una bandera de River Plate. Si cruza el pasillo angosto de la villa estará en la parroquia, pintada de naranja. Es sábado y hay un bautismo. Se escucha de fondo un reggaeton que viene del hogar, ubicado a metros de allí. Colombres dice que la droga hace estragos entre los jóvenes. “No solo el paco”, dice, “ahora vemos mucha droga sintética”. Y pide no subestimar los efectos del consumo de alcohol. El trabajo de Colombres es acompañar, porque nadie sale del agujero solo. Menos si tienen una causa judicial abierta o si no acceden a derechos esenciales como un techo y un documento de identidad. “Priorizamos el acompañamiento con la convicción de que son la paciencia, la cercanía, el afecto y la dedicación los que educan, sostienen y orientan”, dice. Entonces pide disculpas porque tiene que debe irse para bautizar al niño.

Ángel (primero a la izquierda), Elio, Gabriel, Ezequiel, Javier y Brian posan en el Hogar de Cristo Gran Familia, de Ciudad Oculta, donde se recuperan de su adicción al paco, el 11 de junio de 2022,ENRIQUE GARCIA MEDINA

Ángel (primero a la izquierda), Elio, Gabriel, Ezequiel, Javier y Brian posan en el Hogar de Cristo Gran Familia, de Ciudad Oculta, donde se recuperan de su adicción al paco, el 11 de junio de 2022,ENRIQUE GARCIA MEDINA

El paco está vinculado a la pobreza; y la pobreza al hambre. En la conjunción de ese tridente trabaja Bilma Acuña. En uno de los ingresos a Ciudad Oculta, Acuña y su marido, Abel Meza, tienen desde 1993 el comedor comunitario En-Haccore (“Manantial del que clama”, en la Biblia). Antes de la cuarentena por la covid alimentaban a 380 personas. La cifra saltó a 700 durante el cierre de actividades y hoy se ha quedado en 560. Los vecinos de Ciudad Oculta se acercan al comedor de lunes a viernes, hacen una larga fila en uno de los pasillos de la villa y se llevan un plato de comida. Por la tarde hay merienda. “Cada vez estamos peor”, se lamenta Bilma.

Hace 30 años, cuando la hiperinflación devastaba Argentina, en Ciudad Oculta ya se repartía comida en ollas populares, y esa experiencia está en el origen del comedor de Bilma y Abel. Los vecinos de aquella época habían sido expulsados de la villa por la topadoras de la dictadura (1976-1983), que consideraba que las casas de chapa y las calles de tierra afeaban la ciudad durante el Mundial de 1978. Cuando terminó la dictadura, la gente volvió a Ciudad Oculta. Pero ya nada fue igual. El desarraigo había roto los lazos sociales y la solidaridad. Y después llegó la droga.

Bilma nació en Paraguay y Abel en la provincia de Chaco (norte). Llegaron a Buenos Aires con sus padres y se asentaron en la villa. En 2001, uno de sus seis hijos murió acribillado por los narcos. Era el año de la debacle económica de Argentina, cuando apareció el paco en los barrios marginales. “David había cumplido 16 años, y unos chicos que protegían a una mujer que vendía drogas acá adentro lo asesinaron”, cuenta Acuña, sentada en una silla de plástico blanca en su comedor. Ella decidió vencer el miedo, quedarse en la villa y pedir justicia. “Me propuse que mi hijo no iba a ser un chico más. Y ahí empecé la guerra”. Nació así la Red de Madres en Lucha contra el Consumo de Paco de Ciudad Oculta. Las mujeres “escrachaban” a los narcos en sus casas y los obligaban a abandonar el barrio. En 2007, Bilma consiguió que Isidro Ramón Ibarra Ramírez, líder de la banda narco que abastecía a Ciudad Oculta, fuera condenado.

Bilma Ibarra posa frente a uno de los murales que adornan su comedor comunitario En-Haccore, en Ciudad Oculta, Buenos Aires, el 11 de junio de 2022.ENRIQUE GARCIA MEDINA

Bilma Ibarra posa frente a uno de los murales que adornan su comedor comunitario En-Haccore, en Ciudad Oculta, Buenos Aires, el 11 de junio de 2022.ENRIQUE GARCIA MEDINA

Bilma peleó contra el paco y ahora lo hace contra el hambre. Desde el principio, ella y su marido pensaron el comedor como un sitio de encuentro. “Como un puente para llegar a las familias y ver sus necesidades”, explica. “Y así fue. Empezamos a apuntar a la violencia de género y a la violencia que sufrían los chicos. Armamos redes de defensoría con abogados y juzgados para ayudar a los jóvenes. Todo fue a los golpes. Había mucha violencia acá, los chicos se mataban entre ellos y la Policía los mataba”.

El cura Gastón Colombres se prepara para un baustismo en la capilla de Ciudad Oculta, el 11 de junio de 2002. ENRIQUE GARCIA MEDINA

El cura Gastón Colombres se prepara para un baustismo en la capilla de Ciudad Oculta, el 11 de junio de 2002.
ENRIQUE GARCIA MEDINA

El comedor da cursos auspiciados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y aloja una escuela primaria para adultos. Pero el trabajo es enorme. La crisis económica y la pandemia han disparado el hambre. Al menos algo ha cambiado en Ciudad Oculta con la demolición del Elefante Blanco, una mole de 14 pisos que debía ser un hospital y terminó ocupada por desamparados. El Elefante Blanco llegó al cine en 2012, bajo la dirección de Pablo Trapero. Hoy en su lugar hay dependencias del Gobierno de la ciudad y parques públicos. “Lo extrañamos”, dice Bilma, “porque era nuestro muro”. Y enseguida responde a una pregunta sobre su vida: “No recuerdo haber sido feliz”.

elpais.com

 

Continue Reading

Análisis Noticiosos

Día Internacional de la Mujer, fecha de amor y de equidad.

Published

on

Por Elba García

El Dia Internacional de la Mujer es un momento oportuno para promover e implementar políticas públicas que se dirijan a que prevalezca una equidad de género que propicie la consecución de una sociedad más justa e inclusiva.

Cada ocho de marzo se celebra en el mundo el Dia Internacional de la Mujer por una declaración de la Organización para las Naciones Unidas (ONU), la cual coloca a este ser excepcional en la atención de todos los que habitamos el planeta.

El Dia Internacional de la Mujer es una fecha para celebrar, porque se trata del ser más amoroso y dotado de una condición maternal que no la iguala nada en la vida humana.

Es mucho lo que se ha hablado de la igualdad o por lo menos de la equidad de género, pero los logros en algunos países han sido prácticamente pírricos.

Sin embargo, la dimensión de la mujer no ha disminuido por las mezquindades de los que promueven un machismo contraproducente y poco sensato, porque la mujer hasta en las cosas más insignificantes juega un papel decisivo en la vida de todos los demás seres humanos.

Sólo habría que comenzar por la familia, núcleo principal de la sociedad, en la que mujer es el pilar, el soporte más importante del que será el hombre y su contraparte del mañana.

En un hogar donde falta la madre, falta todo, naturalmente sin quitarle el rol paternal del hombre que regularmente es también un instrumento vital para llevar por un buen camino a los hijos.

Pero en prácticamente todas las sociedades la mujer es la gran sacrificada, la que tiene que dar hasta lo que no tiene, sobre todo cuando se convierte en madre soltera y que tiene que jugar  también el rol de padre en la familia.

La mujer no tiene miramientos cuando de proteger a los demás miembros de la familia se trata, principalmente de los hijos, pero la falta de equidad de género es, sin lugar a dudas, el escollo por excelencia para que ella pueda cumplir con su gran compromiso con la sociedad.

La mujer es amor, entrega, abnegación, desprendimiento y una expresión fiel de sacrificio, pero que lamentablemente muchas veces su rol no es recompensado por el hombre y mucho menos por el Estado.

Se impone que el Estado mejore las políticas dirigidas para lograr un sistema en el que haya una verdadera equidad de género y que de ese modo en el futuro el país cuente con un mejor estructurado y consolidado núcleo familiar.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group