Conecta con nosotros

Opinión

Deberían McKarse las lenguas….carapintadas

Published

on

Por Narciso Isa Conde

NARCISO-ISA-CONDE11111121Me refiero a los nuevos comunicadores o incomunicadores “carapintadas”, especialistas en  contra-insurgencia verbal.

A esos/as que admiten que la Policía es “una banda” (sin calificarla ni descalificarla, siempre  considerándola perfectamente “reformable”, aunque esté podrida), para entonces acusar a los/as protagonistas pobres de las protestas populares y a las organizaciones sociales y políticas revolucionarias que las impulsamos y acompañamos, de ser la “otra banda”, calificándola sin titubeos de “terrorista”, “criminal”, “delincuente”, anclada en la “guerra fría” y en los “doce años de Balaguer”.

 Infame reparto de culpas.

A esos que reparten las culpas  atribuyéndole los acribillados -y hasta los fusilados por la PN- en medio de las huelgas y movilizaciones contestatarias, a “las dos bandas enfrentadas”; cuando a todas luces -expresados testimonios contundentes de las comunidades que lo confirman- se trata de un ejercicio reiterado de la criminalidad y bestialidad policial, bajo protección gubernamental y con respaldo de la clase dominante, que le garantizan sin sonrojos impunidad y le otorgan licencia para matar, torturar, robar, atracar y asociarse a todo tipo de delincuencia.

Casos como el fusilamiento por la PN del adolescente de Navarrete y el asesinato de los dos jóvenes santiaguero de El Ciruelito por tropas especiales, les resbala a estos señores al punto de atribuírselos a choques entre la Policía y la “banda terrorista” de ese barrio.

Odio y estigmatizaciones.

 Son expertos en regurgitar odios contra el FALPO, FELABEL y el FLUP; en estigmatizar las rebeldías e insumisiones de Capotillo, Navarrete, la Yaguita de Pastor, Licey, Canca, San Francisco, la Bombita, Quijá Quieta  y Culo de Maco; en denostar a la izquierda que no se rinde ni se dobla, no importa las generaciones que la integren.

No se refieren de esa manera cuando se trata del Fal Pondo rompe/huelga de un lastimosamente mutado Fidel, que no es de apellido Castro, o cuando hablan de la mal llamada izquierda que se empeña en hacerse potable frente a los dueños de esta porquería de democracia. Para ella valen reiterados piropos y elogios a su moderación.

Inversión de la realidad.

Al parecer quieren convencernos de que la CÍA, el PENTAGONO, las guerras calientes, el para-militarismo, el Mossad, la guerra infinita de los halcones, los Candelier, los Guzmán Fermín y sus cirujanos, los Polanco Gómez y sucesores, los gobernantes sin escrúpulos y las mafias políticas y empresariales… se disolvieron a raíz del “fin de la guerra fría” y después de la muerte del Mazámbula de los doce años. El hambre devastadora por igual. Son –según ellos- los nuevos tiempos de una bondadosa postmodernidad y del “fin del comunismo y las ideologías”.

Pretenden inducirnos a “innovar” y a superar el desfase convirtiéndonos en “cuáquero” norteamericanos y “social-pendejos” consumados.

No les importa el uso de fusiles de alto poder contra la población civil desarmada, ni las impiadosas ejecuciones de modernas técnicas de guerras y el despliegue de comandos especiales “encaretados” y pertrechados a lo Rambo y Robocot, como los Topos y los Swatts, para penetrar a sangre y fuego en las barriadas populares indignadas por el crónico abandono, la violencia y extorsión policial, las penurias y crueldades inimaginables.

Quieren convencernos de que esta es una democracia con separación de poderes, tribunales y sistemas electorales probos, y no una dictadura morada y perversa, después de superar su condición bipartista, cercanamente perversa y corrupta.

Sí repudian con todo el hígado las capuchas, los pañuelos, las gomas quemadas, las piedras, las bombitas de estruendo y las “chilenas” o “chagones”, que hasta en su amada y “ultracivilizada”Europa, en Washington y Wall Streep, abundan al compás de las nuevas indignaciones de los/as empobrecidos/as de allá.

Una lucha que no se detendrá ni con calumnias ni con balas.

 Y habrán de abundar allá, aquí y acullá. Tanto como las manifestaciones pacíficas no reprimidas, los encadenamientos, las peregrinaciones, los ayunos, las huelgas de brazos caídos, las rondas y paros urbanos y rurales, los levantamientos tipo zapatista o tipo Chávez, las huelgas y movilizaciones no violentas -o violentas- que tumban presidentes y gobiernos, las avalanchas electorales que producen cambios más o menos radicales, las insurgencias tipo FARC y ELN o tipo Palestina, Irak, Afganistán… Todo dependiendo de las condiciones particulares, los niveles de opresión, los actores sociales y políticos, las circunstancias, la correlación de fuerzas y medios.

Y habrá protestas e insubordinaciones inéditas.

Nada ha sido clausurado en la lucha de clases y de los pueblos contra sus opresores, menos en el contexto de esta multi-crisis del sistema capitalista. Todas  las formas de lucha se actualizan, se enriquecen, se remozan y se readecuan y siempre brota -junto a lo tradicional que resulta pertinente y válido- lo nuevo que sorprende.

Claro, sería demasiado pedirles a ellos que nos entiendan.

Nosotros/as  si entendemos la razón del  desbarre de esos incomunicadores que optaron por pintar de camuflaje sus caras exquisitamente perfumadas y llenar de mentiras agresivas y silencios cómplices sus almas renegadas y retorcidas, aun vistiendo prendas muy finas y exhibiendo algunos de ellos muy buenos modales.

Sabemos que mientras se pintan el rostro y nos acusan y acusan a los valientes grupos populares  de terroristas y bandoleros -a veces sonriendo y otras iracundos- se inclinan por traspasarles  a mercenarios más burdos los fusiles-ametralladoras, las vituallas militares y las mochilas, para no correr el riego de las refriegas directas en esta “hora de los hornos” ni salpicarse de sangre revolucionaria sus camisas de seda.

Ignoran que no tardará mucho el momento en que hasta los militares empobrecidos, vejados y manipulados, se harán merecedores de los dignos motes de “terroristas” y subversivos. Duarte, Luperón, Caamaño y Fernández Domínguez… pasaron por esa dura y feliz experiencia.

De todas maneras los “incomunicadores carapintadas”, como los intelectuales de la misma calaña, deberían Mckarse cuanto antes la lengua para que al menos se reduzca la contaminación sónica.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Las encuestas: estafa política contra la  sociedad y la democracia dominicanas.

Published

on

Por José Cabral

La República Dominicana es impactada por una cultura del fraude que es transversal a todas las actividades humanas que tienen lugar en el país.

El engaño no se circunscribe al sistema tributario, económico y político, sino también a herramientas tan importantes para cualquier democracia como son las encuestas.

En el país hay una multiplicidad de supuestas mediciones políticas que se inventan números para beneficiar a determinados candidatos, todo ello a cambio de dinero.

Ni la Junta Central Electoral (JCE) ni las leyes sobre la materia  han podido detener las encuestas inventadas con el propósito de vender una falsa percepción de algunos candidatos a cargos electivos, principalmente a la presidencia de la República.

Lo curioso del caso de las encuestas es que no hay nadie ni nada que detenga esa mala práctica  y  engaño  en contra de la sociedad y la democracia dominicanas.

Podría decirse que el negocio de las falsas encuestas es un arma a la que recurren los delincuentes que se dedican a la política, pero, que sin lugar a dudas, logran confundir al votante al éste asumir  como cierta una mentira.

Nadie puede negar que la encuesta es una técnica científica para medir el nivel de penetración de cualquier candidato electoral o producto en el mercado , pero que la misma puede sufrir una manipulación que sus resultados no tengan nada que ver con la verdad.

De manera, que las encuestas son una arma de doble filo, la cual incluso puede ser elaborada en un cuarto frío sin haber consultado a nadie, lo cual agrava la estafa en esta materia.

La pregunta que surge a propósito de esa distorsión de un instrumento científico tan importante para que la gente pueda saber con certeza cuál es el posicionamiento de los que  buscan tener el control del Estado, es la siguiente:

¿Por qué, por ejemplo, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), que ha servido de soporte a la democracia dominicana en muchos  aspectos que rebasan lo docente,  no contribuye con llevar la verdad a la sociedad sobre la aceptación popular de los aspirantes presidenciales y de otros candidatos  a cargos electivos con el montaje de una encuesta creíble?

La preocupación al respecto queda sobre la mesa  y ojalá en algún momento se pueda tener una respuesta.

Continue Reading

Opinión

Masacre en el Masacre

Published

on

Por Narciso Isa Conde

Duramente maltratados por cínicos continuadores de ese escarnio, aferrados como lapas al poder y al dinero.

El Masacre se pasa a pié.

Hubo una vez masacre en el Masacre: 1937,

¿Más cambios?
¿Más cambios?
…masacre por simplemente cruzarlo a pié.

A pié y descalzo,

Dos Minutos: ¿De qué hablará Abinader?
Dos Minutos: ¿De qué hablará Abinader?
…con estampa africana y mochilas cargadas de pobreza y sufrimientos coloniales.

Negros, negras, negritos y negritas, empobrecidos, a pie…

Infantes nutridos de tierra y lombrices…

Mujeres barrigonas y no por obra y gracia del espíritu santo,

…acosadas, arrestadas, deportadas,

…abandonados.

No han cesado desde entonces la masacre por cruzar el Masacre…

…gota a gota a gota de sangre y de dolor.

¡Cuánto dolor y por tanto tiempo!

¡Cuántas lágrimas amargas por cruzar el Masacre a pié!

No se detiene el calvario de esclavos y esclavas libertas.

Siguen sometidos/as al cruel aprecio y desprecio de la esclavitud del capital y el coloniaje “modernizado”.

No cesa el nuevo e infernal apartheid.

Continúan obligados a ser propiedad ilegalizada.

Seres humanos apropiados y perseguidos a la vez.

Duramente maltratados por cínicos continuadores de ese escarnio, aferrados como lapas al poder y al dinero.

¡Todavía!

85 años después.

¡Racismo a granel!

Cuidado, cuidado…

¡Mucho cuidado!

Que andan sueltos y ajitos de odios, vestidos de patriotas!

Continue Reading

Opinión

La coherencia diplomática

Published

on

Por Miguel Guerrero

La anunciada y pendiente decisión del presidente Luis Abinader de trasladar la sede de la embajada dominicana a Jerusalén, donde funcionó desde su instalación hasta 1980, sería una medida coherente con la diplomacia que la nación ha mantenido desde el final de la Segunda Guerra Mundial y en particular con la nación hebrea.

Desde la creación del estado judío, en virtud de una resolución adoptada por Naciones Unidas en 1947, las naciones que votaron a favor de ella instalaron su sede en la capital histórica israelí. La resolución fue adoptada en noviembre de 1947en un esfuerzo de la comunidad internacional para solucionar el creciente conflicto entre árabes y judíos en la zona de Palestina, con la aprobación a favor de crear allí dos estados, un judío y otro árabe palestino.

Los primeros crearon el suyo, el 14 de mayo siguiente, tras la salida de las tropas británicas, el último poder colonial en la región. Los palestinos se negaron y con el respaldo de la Liga Árabe, financiada por los británicos y dirigida por un general inglés, y varios países vecinos árabes, intentaron abortar la creación de Israel agravando un conflicto que dura hasta hoy.

En las guerras formales posteriores, la de 1966, la del Iom Kippur, y en las llamadas intifadas, Israel ha logrado sobrevivir y crecer convirtiéndose en una potencia económica y científica regional a pesar de sus escasos recursos económicos, incomparables con las enormes posesiones petroleras de los estados árabes beligerantes que le rodean y le hostigan permanentemente.

Hoy todo parece estar cambiando y por lo menos varios estados árabes han establecido ya vínculos con Israel y varias naciones, incluyendo Estados Unidos han anunciado el trasladado de su sede a Jerusalén, las cuales la habían movido por presiones árabes después de la guerra del Iom Kippur. La decisión no cumplida todavía de Abinader es correcta y coherente con la diplomacia dominicana tras la Segunda Guerra mundial.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group