Conecta con nosotros

Opinión

Dos mentiras sobre la migración haitiana

Published

on

Por Rosario Espinal

El tema de la migración haitiana sube y baja en el discurso político dominicano en función de las situaciones que se presentan en Haití, pero, sobre todo, la necesidad que tenga el gobierno dominicano de resaltarlo con fines políticos. ¿Por qué digo esto?

La situación en Haití es siempre precaria, sea porque gobierna un horrendo dictador o porque el gobierno es débil y es reemplazado por grupos armados. Tiene una población inmensa para su escaso y deteriorado territorio y casi toda la población carece de escolaridad y servicios de salud, dos elementos vitales para de control poblacional y el bienestar social.

Aunque la ocupación de Naciones Unidas no dejó legado positivo en Haití, mientras duró la violencia callejera se apaciguó. Posteriormente, la situación política y socioeconómica ha ido de mal en peor. De ahí que la inmensa mayoría quiere irse, según atestiguan diversas encuestas y los éxodos migratorios.

Cuando Luis Abinader llegó al poder inició un supuesto diálogo con un gobierno haitiano sin legitimidad. Era obvio que no saldría nada positivo. Inmediatamente después inició sus peticiones a la comunidad internacional para que se hiciera cargo de Haití. No le prestaron atención porque nadie quiere hacerse cargo de Haití.

En el proceso, el gobierno dominicano ha montado un espectáculo de deportaciones que busca hacerle creer a los dominicanos que se están tomando medidas para sacar a los haitianos. ¿El propósito? Concitar amplio apoyo político (tal vez el jueguito le salga bien electoralmente).

Ahora las dos mentiras que se escuchan por doquier desde hace tiempo.

Primera: la idea propagada en la República Dominicana de que la comunidad internacional (léase: Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá) obliga este país a aceptar los inmigrantes haitianos. ¡Falso!

En la frontera no hay soldados de ninguno de esos países obligando a la República Dominicana a dejar cruzar a los haitianos. Han venido por décadas porque las autoridades dominicanas los han dejan pasar cobrando sobornos y porque muchos empresarios dominicanos, sobre todo en la agricultura y la construcción, los emplean por bajos salarios.

Segunda: la idea también propagada de que los haitianos (sobre todo las haitianas) utilizan los recursos públicos dominicanos para tratarse en hospitales (parir, sobre todo). Ojo: la población haitiana que acude a los hospitales dominicanos es fundamentalmente inmigrante que vive en la República Dominicana. Si los dejan cruzar la frontera y los emplean, ¿dónde van a tratarse si se enferman? ¿dónde van a parir si se embarazan? Son seres humanos, aunque los crean subhumanos. Incluso, si llegan mujeres de Haití a punto de parir (como también propaga), ¿quién las dejó pasar?

Me pregunto: ¿llegará algún día en que la República Dominicana asuma su responsabilidad por el caos migratorio que los gobiernos y los empresarios dominicanos han generado?

Por un siglo han patrocinado la migración haitiana ilegal, explotan a los inmigrantes pagando bajos salarios sin prestaciones, no les dan documentación y cambian las leyes para negarle a sus descendientes nacidos en la República Dominicana la nacionalidad dominicana.

Seamos más serios. Asumir poses antiimperialistas no elimina el racismo y la xenofobia. Si otros países hacen igual o peor, eso no justifica lo que hacemos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Latinoamérica quiere paz

Published

on

Por Nelson Encarnación

Las décadas de 1960, 1970 y parte de 1980 caracterizaron a América Latina por la conflictividad social y política, una de cuyas consecuencias esenciales y más directas fueron regímenes militares, ampliamente criminales y violadores de todos los derechos y libertades ciudadanas

Como respuesta a esa realidad de la Guerra Fría, cuando los Estados Unidos se impuso la estrategia de plagar el continente de dictaduras y miseria—Simón Bolívar lo advirtió hace 200 años—en varios países de la región surgieron y se afianzaron grupos guerrilleros para luchar contra aquella ignominia.

Es así como se forman guerrillas, tanto rurales como urbanas, en Argentina, Bolivia, Colombia, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Perú, Uruguay y hasta “Los Macheteros” en Puerto Rico.

Nuestro país, que no tenía propiamente una dictadura, sino un despotismo ilustrado, no estuvo exento de los conflictos signados por la Guerra Fría, produciéndose internamente una cruenta confrontación entre las fuerzas del Estado y las organizaciones que luchaban contra el estado de cosas existente.

Sin embargo, cuando fueron cayendo en fila las dictaduras y la mayoría de los países de nuestra región entraron en la senda democrática, al mismo tiempo fueron desapareciendo las guerrillas, una de las cuales—la nicaragüense del Frente Sandinista—había derrocado la dictadura en 1979, y la de El Salvador, encarnada en el Frente Farabundo Martí, pactó el fin de las hostilidades.

Por su parte, Colombia fue el más intenso en la proliferación de grupos armados, operando al mismo tiempo, desde mediados de 1960 y principio de 1970, cuatro guerrillas: FARC, ELN, EPL y M-19, de las cuales desaparecieron EPL y M-19, mientras FARC y ELN, probablemente, perdieron orientación histórica.

Tras ese proceso, América Latina se ha consagrado como una zona de paz en la que sus habitantes luchan por la democracia económica que les permita disfrutar de los bienes materiales en tranquilidad y sin sobresaltos.

Un continente de paz no tiene razones para involucrarse, de ninguna forma, en el conflicto Rusia-Ucrania, por lo que fue más que contundente el rechazo de varios gobernantes a la sugerencia de la jefa del Comando Sur estadounidense para que la región cedan al ejército ucraniano el armamento ruso que tienen sus fuerzas armadas.

Los presidentes de Argentina, Brasil y Colombia han sido tajantes al afirmar que Latinoamérica no tiene que involucrarse en la guerra, a menos que sea para buscar la paz.

Lo sugerido por la generala Richardson sería meternos indirectamente en la guerra, una jugada peligrosa.

Cada latinoamericano tiene el deber de apoyar la conservación de la paz en esta región, pues carecemos de motivos para hacerles el juego de guerra a Estados Unidos y la Unión Europea. ¡Allá ellos con su estrategia!

Nelsonencar10@gmail.com

Continue Reading

Opinión

El presidente dominicano en la Celac

Published

on

Por Narciso Isa Conde

Abinader ha sido persistente en el apoyo tanto a Moises como a Henry, ambos repudiados por el pueblo haitiano al punto de exigir su destitución en manifestaciones multitudinaria 

Luis Abinader, titular del poder ejecutivo de nuestra República Dominicana, le propuso sin ruborizarse a la reciente reunión de CELAC realizada en Argentina, defender la soberanía de los países de la región latino-caribeña; y lo más cínico de esa parte de su discurso es que lo hizo en representación de un país que está totalmente subordinado a EE.UU, con la desvergonzada complacencia del Gobierno que él mismo preside.

Sin dudas es curiosamente trágico observar a una especie de gobernador de una neo-colonia caribeña hablar de esa manera, en plena era de la post modernidad imperial. Pero…!Cosas veredes!, es preciso exclamar.

Porque hay que decir sin temor a equívocos que nuestro Estado está intervenido por la USAID y por el Comando Sur. La CIA, a su vez, controla la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI), la DEA a la Dirección Nacional Contra la Drogas (DNCD), las Fuerzas Armada están tutelas por el Grupo de Asesores Militares de EEUU (MAAG), la reforma policial la financia la USAID y la dirigen el FBI y la Policía Nacional Colombiana y Carabineros chileno; mientras la economía dominicana, endeudada hasta niveles peligrosos, la fiscalizan el FMI y el BM, dentro de la camisa de fuerza neoliberal y el impulso a las nuevas privatizaciones del patrimonio nacional, vía APPS y FIDEICOMISOS.

En ese contexto, «soberanamente», por órdenes de Trump. Pompeo y Biden, el gobierno del empresario Luis Abinader, controlado por las elites capitalistas que él ha colocado en posiciones ejecutivas de alto vuelo, apoyó sin contemplaciones a Guaido, ingresó descaradamente al desaparecido al Grupo de Lima e hizo causa común con esa entidad y con la OEA}; además guardó y guarda silencio frente a los criminales embargos de EEUU a Cuba y Venezuela, se suma a las agresiones a Nicaragua, promueve febrilmente la intervención militar a Haití, se pliega a la “guerra global infinita” desplegada por el Pentágono contra países soberanos, y apoya enfáticamente la guerra de la OTAN contra Rusia.

En otro vertiente de la política continental, en esa misma reunión de la CELAC, hablando precisamente de democracia, consideró a la OEA como uno de los «bastiones” de las conquistas democráticas» de la región, condenó el intento de golpe a Lula porque no podía hacer otra cosa sin pagar un alto costo político; aunque ciertamente en materia de racismo, negación de derechos a las mujeres, machismo, homofobia, Estado y política empapados de religión (neofascismo en fin de cuentas), él y su PRM están comenzando a trillar la ruta de Bolsonaro, en competencia con el resto del espectro político ultraconservador y abrazado al racismo anti-haitiano..

Su particular concepción de la democracia -impregnada de las características de la plutocracia y partidocracia dominicanas- lo llevó en esta ocasión a guardar silencio sobre el golpe a Pedro Castillo y a la masacre que se está ejecutando en Perú, acompañada del pedido de intervención militar a la “comunidad internacional” tutelada por EEUU de la Vicepresidenta golpista.

Igual en ese escenario continuó su bochornosa cruzada a favor de la invasión militar imperialista en Haití para apoyar el bandidaje del Presidente Adrian Henry, pupilo de EEUU y heredero del régimen mafioso de Jovenel Moises, que inició Martelly con respaldo gringo.

Abinader ha sido persistente en el apoyo tanto a Moises como a Henry, ambos repudiados por el pueblo haitiano al punto de exigir su destitución en manifestaciones multitudinaria

Hay que recordar que en su oportunidad el «demócrata» Abinader tampoco dijo nada del golpe en Bolivia, promovido por el magnate de los carros Tesla y de la industria espacial, Elon MusK; responsabilidad criminal confesada por el propio Musk.

Asumir la definición de democracia y hacer lo que hace y apoya Mr. Abinader contra la migración haitiana y sus descendientes dominicanos/as, es tan mentiroso como hablar de soberanía y presidir un régimen político re-colonizado por el Coloso del Norte; al tiempo de detentar una presidencia favorecida por el neofascista Trump y por el impresentable capo de la CIA, Pompeo. ¡Ahora bendecida por el guerrerista Joe Biden!

En resumen, Abinader participó en una CELAC en crisis, procurando desplegar su vocación por la simulación y el cinismo, dentro de un ejercicio mediocre de la disciplina teatral. Es, por tanto, imposible de considerar veraz cualquier otra valoración o interpretación de su discurso.

 

Continue Reading

Opinión

La otra realidad…

Published

on

Por Isaías Ramos

El informe realizado por el Banco Central RD donde con bombas y platillos anuncia el logro del crecimiento del PIB en un 4.9% en el 2022, nos da la sensación de que comenzamos a vivir en una distopia  de lo absurdo, cuando esté informe se refiere a los “fuertes fundamentos macroeconómicos”, “ a la implementación oportuna y prudente, conforme lo demandaban los acontecimientos y circunstancias, de las decisiones de políticas económicas tanto monetarias como fiscales, así como al clima de paz y transparencia y seguridad jurídica, han sido determinantes para mantener la estabilidad económica y flujo de inversiones en el país, local y extranjera” concluyó la cita.

Es interesante saber a qué país es que describe este informe. Es denigrante conocer datos de una institución que está llamada a mantener una economía sana para todos los dominicanos se preste a brindar un noticia que resulta una bofetada a los mortales de este pueblo. Hablan de per capita de $10,700 dólares cuando una gran parte de la población apenas percibe sueldos que no sobrepasan los $2,500 dólares anuales o que tenemos una deuda per capita que sobrepasa los $5,000 dólares por habitante.

Este es un informe complaciente para una clase política que ha hundido a este país en un endeudamiento como nunca visto. Lo que no habla estos datos es que han logrado mantener esa estabilidad económica en base a un endeudamiento insostenible que a mediano y largo plazo traerá más miseria, hambre, esclavitud y opresión a la mayoría de la población.

Son tan descarados que presentan ese informe como si esto representase algo positivo a los mortales de este pueblo. Cuando los que han hecho en estas últimas dos décadas es pasar de una deuda per cápita de $515 dólares en el 1996 a $5,300 dólares en 2021.

Este gobierno terminará sus 4 años con algunos récords catastróficos para el pueblo dominicano: 1ro. el mayor endeudamiento, 2do. el mayor desperdicio de los recursos de pueblo en “subsidios” no focalizados como son el combustible y eléctrico, 3ro. con la más baja inversión de capital de la infraestructura en servicio básicos y esenciales que requiere la población.

Son grandes expertos en contabilizar el crecimiento económico en sectores de turismo y zonas francas que lo único que brindan son sueldos de miseria a sus trabajadores y, sin embargo, no tienen en cuenta las carencias de agua potable, servicios de cloaca, brindar un servicio de energía sostenible, la salud de nuestros niños y menos la de los adultos y envejecientes, la calidad de la educación ni aquello que hace la vida de los ciudadanos más digna.

En el proyecto de nación que el Frente Cívico y Social y nuestra propia Constitución contempla no tiene que ver absolutamente nada a este neoliberalismo salvaje que esta clase política implementa por mandato de sus amos. Hablamos de un capitalismo coordinado como lo implementó la Europa de la post guerra, los Estados Unidos post gran depresión y y los tigres del sudoeste asiático, donde el objetivo de las inversiones no sea de índole especulativo y empresas extractivas que van en contra del interés público, sino la creación de riqueza poniendo delante el interés nacional y la garantía efectiva del Estado de invertir en los servicios públicos inmensurables como son la salud, educación, agua potable, electricidad, servicio de cloacas y viviendas dignas acorde a los derechos económicos y sociales establecidos en nuestra Constitución. Esta es la única vía para salir de esta miseria a la que nos pretenden perpetuar la clase política y económica dominante.

DESPIERTA RD!

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group