Conecta con nosotros

De portada

En PRM pesa más la cultura de falta de transparencia que el aparente interés de adecentar la administración pública.

Published

on

Por Elba García

Durante los años en que se fundó e inició su papel de oposición el Partido Revolucionario Moderno (PRM), el cual nadie se atreve a negar que tiene el ADN del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), no ha podido sobreponerse a una serie de criterios y conductas equivocadas que forman parte de su esencia.

 Con el partido oficial ocurre exactamente lo mismo que con la situación que describe una famosa expresión dominicana que reza: ¨¨ha dejado ver hasta el refajo¨¨

Pues el PRM parece que no puede soportar la tentación de no digerir la transparencia, como hijo fiel de la partidocracia, ya que no tolera que los que llegan a esa organización practiquen los que prometieron durante los tiempos de campaña electoral.

Durante la conformación de un bloque de oposición fueron muchas las personalidades que aceptaron ser parte del PRM porque ya no soportaban el comportamiento del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en la dirección y control del Estado.

Pero olvidaron que esa conducta es propia de todos los partidos que ven la política como un instrumento para hacer todo lo que no se debe hacer en esta actividad vital para mejorar las condiciones de vida de la nación.

Y el PRM no es la excepción, cuyos primeros síntomas de su enfermedad se observaron en el año 2016 y de igual modo en el 2020 tras presentar candidaturas a los diferentes cargos electivos y en ese proceso hizo tantas travesuras en contra de sus propios aliados que no dejó dudas de que era enemigo de los que procuraban transparencia y un cambio auténtico para bien de la sociedad.

Entre las personalidades que apoyaron la iniciativa del PRM estaba Miguel Ceara Hatton, quien posteriormente ingresó como miembro y dirigente del mismo y cuya imagen de buen técnico y con mucha integridad, como el que más, nadie ponía en duda en el país y lo que en consecuencia beneficiaba los propósitos del ahora partido oficial.

Su profesión de economista y en función de su formación fue al Gobierno de Luis Abinader a ocupar una posición acorde con su especialidad, pero siempre iba a tener la limitante del virus que prevalece en el PRM de que ellos consideran que el Estado es sólo para sus dirigentes y miembros, a pesar de que este académico ya lo es, aunque con perfiles diferentes a los que regularmente militan en esta entidad,  y para nadie más, lo cual no es extraño a ninguna de las organizaciones de este tipo  que interactúan en el escenario nacional.

Y exactamente esa ha sido su práctica, ya que no sólo promovió un voto contrario a sus aliados, sino que incluso falsificó documentos para excluir candidaturas de personas que no son de esa entidad, pero que eran parte de un acuerdo electoral.

A propósito de la actitud seria de Ceara Hatton como ministro de Medio Ambiente, independientemente de que no es la persona ideal para ese cargo, sino que debe ser un especialista en la materia, han tronado en su contra todas las voces del PRM por la denuncia de la gran cantidad de ¨¨botellas¨¨ que encontró allí y sobre todo por el hecho de que un periodista vinculado familiarmente con el fallecido Jorge Mera reciba un millón de pesos mensuales sin que nadie sepa la justificación.

En contra de este técnico y serio funcionario han llovido las acusaciones y descalificaciones, que son realmente inaceptables, porque Ceara Hatton más bien prestigia la gestión de una organización que nadie puede poner en tela de juicio de que pregona lo que no práctica.

El hecho de que el ministro de Medio Ambiente haya denunciado una serie de irregularidades que se producen en ese órgano, no puede ser una causa para que se le quiera denostar y desprestigiar como lo ha hecho el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, quien ha ofrecido unas declaraciones desacertadas, fuera de la verdad, que no representan las características fundamentales del funcionario.

La cuestión es que Guillermo Gómez y todos los que se han referido de muy mala manera al asunto encajan mucho más que Ceara Hatton en el  perfil perredeísta y ahora perremeísta, en el que todo se vale y en el que se valida la forma inescrupulosa de manejar el Estado dominicano.

Los ataques en contra de Ceara Hatton son el resultado de que él ha querido  ser fiel con lo que piensa y además tomarle  la palabra al presidente Luis Abinader de eliminar de la administración pública aquellas conductas que son las que más daños han hecho a la imagen de la democracia.

Sólo queda que Ceara Hatton sea llevado a presentar su renuncia, no sólo del cargo, sino también del PRM,  con cuya decisión pierde el Gobierno y todo el país, porque no hay ninguna persona sensata que pueda quitarle capacidad a este funcionario, a menos que no sea por mezquindad y que se diga, con razón,  que éste no está en el cargo que se corresponde con su experiencia y especialidad profesional.

Lo más grave del asunto es que el periodista Guillermo Gómez admite la existencia de una nómina de perremeístas que cobran sin trabajar, lo cual es una especie de repetición de lo que siempre se ha dicho que se rechaza, pero que la practica ha sido otra.

Con los ataques a Ceara Hatton se busca justificar lo injustificable, ya que su único pecado es haber dejado claro con su denuncia, aunque sin decirlo puntualmente,  que el PRM es parte de lo que se ha dado en llamar la partidocracia, conformada por una serie de partidos políticos que tienen el mismo comportamiento en lo que respecta a la administración del erario y  cuando se trata de la implementación de políticas públicas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De portada

Descrédito arropa sistema de justicia de R.D por manejo inadecuado de la ley y desprecio por la doctrina y la jurisprudencia.

Published

on

Por Elba García

En los actuales momentos y desde hace décadas el sistema de justicia de la República Dominicana ha perdido prácticamente toda su credibilidad, cuyas decisiones de los jueces descansan en interpretaciones muy malas de la ley y en desprecio de la doctrina y la jurisprudencia.

El fenómeno se observa con mucha crudeza en los tribunales inferiores localizados en provincias en las que el Estado prácticamente desaparece, cuyas deficiencias trascienden el ámbito de la justicia y entran a una serie de órganos y entes oficiales.

En la realidad se produce una verdadera desarticulación del sistema de justicia, ya que incluso hay jueces que para emitir una sentencia se tardan hasta años en franca violación de la norma que los rige, pero que en virtud de la poca supervisión a que son sometidos por el Consejo del Poder Judicial los lleva a actuar como chivos sin ley.

El problema de la justicia dominicana descansa no sólo en la pobre institucionalidad que impacta a la nación, sino también a que no se observa una buena formación en aquellos que tienen la sagrada misión de impartir justicia.

En algunos lugares las cosas son peores que en otros, lo cual tiene su explicación en el hecho de que muchos de los jueces de los tribunales inferiores y de las propias cortes de apelación se creen emperadores con el soporte de la ignorancia que los aquella, cuya deficiencia provoca que ellos ignoren la doctrina y la jurisprudencia en sus fallos y al final generan un gran cumulo de trabajos en la Suprema Corte de Justicia como responsable de conocer en casación las decisiones equívocamente tomadas.

El cliché de los jueces es regularmente que si no se está de acuerdo con la decisión tomada que se recurra, pese a que los errores y la mala aplicación de la ley son prácticamente consuetudinaria, sin que nadie los someta a una rigurosa supervisión.

La nueva ley casacional busca controlar las travesuras de los referidos jueces, así como de una serie de abogados que ejercen la profesión con deslealtad procesal, temeridad y abuso de derecho, pero falta ver cuál es el efecto que surte la misma.

La realidad es que, aunque el principal propósito de la Ley 2-23 es disminuir la mora judicial, también crea los mecanismos para controlar, en la medida de lo posible, la emisión de sentencias que no sólo no se ajustan al mandato de la ley, sino también que no respetan lo que disponen la doctrina y la jurisprudencia.

Una razón de esperanza es el manejo desde la perspectiva constitucional de la mayoría de los casos que provienen de la justicia ordinaria a través de la figura de la revisión que es competencia del Tribunal Constitucional.

Pero el descrédito es tan grande del sistema de justicia que la gente prácticamente ha desistido de apoyarse en los tribunales ordinarios para solucionar cualquier conflicto y una buena parte de ella se inclina por la vía de hecho.

El problema en el ámbito judicial también debe verse como parte de las grandes fallas de que adolece la democracia nacional, la cual tiene falencias desde los aspectos electorales, de transparencia y de otros tipos que hace que la sociedad no la tome en serio.

El Tribunal Constitucional que ha trabajado en la dirección de que se respeten una serie de derechos fundamentales, así como de valores y principios, todavía necesita despejar dudas en torno al manejo aparentemente poco idóneo en lo referente a la peor lacra de la sociedad dominicana como son los partidos políticos.

No hay hasta la fecha ninguna sentencia o jurisprudencia del TC que condene a por lo menos uno de los partidos políticos, que no sólo violan la transparencia que manda la Constitución de la República, sino que además utilizan los recursos económicos que les otorga el Estado para violentar su democracia interna mediante la imposición de candidaturas en franca vulneración del principio de igualdad

Continue Reading

De portada

La reforma fiscal: un mecanismo para favorecer a los que más tienen y perjudicar o castigar a los más pobres.

Published

on

Por Elba García

El tema de la reforma fiscal está sobre la mesa desde hace mucho tiempo, pero el compromiso del Gobierno con los que más tienen y el manejo politiquero del asunto ha impedido que la misma se haya producido.

Este paso, que contiene un profundo contenido político, generalmente se maneja con mucho miedo por el impacto que puede crear en amplios sectores de la vida nacional, ya que el mismo representan una carga tributaria para las grandes mayorías nacionales y prácticamente ningún sacrificio para los que más tienen.

Hace años que se ha abogado por la aprobación en el país de un régimen impositivo que sea más progresivo que regresivo, pero generalmente lo que ocurre es que los impuestos van directamente al consumo y no en contra de los que tienen altos ingresos.

La posibilidad de que las cosas cambien en este sentido no parecen muy esperanzadora, máxime en un Gobierno como el del PRM y de Luis Abinader que en el curso de los cuatro años que ya prácticamente terminan no ha quedado dudas de su compromiso con los intereses de los más ricos.

De cualquier manera que se enfoque la cuestión, los principales indicadores de la economía examinados por organismos multilaterales reflejan la parte buena en esta materia de la República Dominicana, lo que muchos llaman el crecimiento excepcional, pero que ahora mismo es eclipsado por los informes que permiten ver el lado feo de la realidad nacional con un déficit fiscal que no se detiene y que disminuye la capacidad para enfrentar el endeudamiento público que va a una velocidad preocupante.

Este fenómeno se traga más del 22 por ciento de los ingresos tributarios, los cuales deben ser usados para el pago de intereses como consecuencia del alto endeudamiento del país.

La República Dominicana está ante el peligro, siempre de acuerdo a economistas expertos en la materia, a que el Estado pierda en el menor tiempo posible la capacidad de invertir en infraestructuras públicas y en consecuencia no tener los recursos humanos para cumplir con lo que dispone la Estrategia Nacional de Desarrollo, la cual persigue aumentar la competitividad de los sectores productivos y reducir sustancialmente la pobreza.

En los actuales momentos el Estado dominicano está entre los que pertenecen al Caribe con más bajas recaudaciones y con reales posibilidades a descender todavía más, cuya circunstancia hace imperativo que se ponga en marcha una reforma fiscal integral, pero no para aumentar la carga impositiva a los más pobres, sino para que el que tiene más pague también más.

Ese paso, que resulta impostergable, debe incluir, como lo han planteado otros medios de comunicación, mejorar la calidad del gasto, reducir las exenciones injustificadas y llevar la carga impositiva al estándar en el hemisferio, sin que ello sea una excusa para crear una situación que después se vuelva insostenible.

No se observa en el Gobierno de Luis Abinader ninguna tendencia a hacer lo correcto, sino a perder el tiempo en nimiedades y pequeños detalles que no se corresponden con una buena y eficiente administración pública.

La política de endeudamiento del Gobierno parece, en vez de reducirse, a aumentar, ya que a partir del mes de agosto tendrá el control de ambas cámaras o del Congreso Nacional y de ese modo seguirá por el camino más fácil frente a la disminución de sus ingresos, que no es otra cosa que el endeudamiento público.

Continue Reading

De portada

El Ministerio Público exhibe altos niveles de deficiencia que promueven impunidad en el pais.

Published

on

Por Elba García

La crisis institucional de la República Dominicana se expresa en algunos niveles con mayor crudeza que en otros, lo cual es observable en el Ministerio Público.

El asunto resulta tan grave que no hay forma de que las cosas caminen aceptablemente en un órgano con tanta importancia en la persecución del crimen y el delito.

La función del Ministerio Público se queda en una pretensión que nunca se cumple, dado que su personal, principalmente los fiscales, nunca se interesan en darles la respuesta esperada o adecuada a las víctimas de los hechos delincuenciales que se producen regularmente en el país.

En el marco de esta deficiencia parece existir una cierta complacencia por parte de los jueces de instrucción, quienes generalmente siguen las mismas líneas del Ministerio Público en los casos de delitos y crímenes que se les presentan.

Es una crisis de una dimensión insospechada, ya que de la gran cantidad de denuncias y querellas que se presentan muy pocas tienen el seguimiento que garantiza el sistema.

Los únicos casos que tienen un cierto seguimiento son aquellos que tienen un profundo componente político, como los que se inscriben en el marco de la corrupción administrativa.

Ahora no hay forma de que los accidentes automovilísticos tengan la respuesta que debe corresponderse cuando hay pérdidas de vidas humanas, los cuales quedan generalmente impune porque casi siempre la recomendación del Ministerio Público es que el caso se quede en la instancia civil.

La explicación de esta conducta del Ministerio Público tiene que ver con el hecho de que los conductores responsables de los accidentes que han provocado muertes reciben inexplicablemente una especie de protección que raya en lo inconcebible.

En estos momentos el país está frente al caso de la joven venezolana Skarle Valentina Mujica Zapata, quien es señalada como la responsable de causarle la muerte al hijo del presidente de una organización que lucha en contra de la corrupción en el país.

En este caso se ha determinado que la joven extranjera no tiene documentos migratorios en el país y que además no tiene licencia de conducir, aunque tiene un vehículo registrado a su nombre.

Pero igual situación han tenido familiares de personas que han sido víctimas de accidentes de tránsito en Santiago y en otros lugares del territorio nacional, donde los miembros del Ministerio Público mantienen un pulso con los familiares de los fallecidos para que los casos no se conozcan en un tribunal penal, sino a nivel civil, a fin de que el responsable de la desgracia no reciba la sanción que establece la ley, aparentemente por haber recibido alguna compensación para exhibir esa conducta.

La Ley 63-17 sobre Movilidad, Transporte Terrestre y Seguridad Vial establece sanciones muy claras y contundentes en lo que respecta a la conducción de un vehículo de motor sin licencia y seguro, entre otros requerimientos en esta materia, pero en realidad esta norma no surte el efecto esperado y los fiscales están más atentos al dinero que reciben de paga para su inacción que a cumplir con su rol en la sociedad.

 Skarle Valentina Mujica Zapata, de 27 años, es acusada de violar varios artículos de la Ley 63-17  de República Dominica, de acuerdo al documento de solicitud de medida de coerción contra la imputada que entregaron las fiscales Minerva Batista y Carmen Espinal Geo, adscritas a la Fiscalía de la Casa del Conductor, aunque se había producido una denuncia del padre de la víctima de algún tipo de componenda.

A Mujica Zapata, de 27 años, la acusan de ocasionar la muerte del ciudadano Julio César de la Rosa Peralta y de violar el artículo 303, numeral 5, que está contenido en la norma, según las fiscales.

El Ministerio Público también le imputa conducir de manera temeraria o descuidada, cuyo agravio está consignado en el artículo 220 de la Ley 63-17.

Asimismo, las fiscales le imputan la violación al artículo 207 y 208, sobre licencia extranjera y no cumplimiento con la obtención de una licencia en el país, respectivamente.

El artículo 207 establece que “los titulares de una licencia de conducir extranjera que residan en el país podrán solicitar la expedición de una acreditación nacional cuando el documento extranjero mantenga su vigencia, así como  previo cumplimiento de las formalidades que mediante el reglamento correspondiente establezca el Intrant”.

Mujica Zapata también es acusada, de acuerdo al documento, de violar el artículo 306 sobre responsabilidad del conductor frente a un accidente.

“El conductor de un vehículo implicado en un accidente del cual resulten personas lesionadas, daños a otro vehículo, a la propiedad pública o privada, detendrá inmediatamente su vehículo en el lugar del accidente de manera que no obstruya el tránsito, y dará cumplimiento a todas las obligaciones que esta ley dispone, sin arriesgar su seguridad”, establece la ley en el artículo 306.

MP acusa a la extranjera que atropelló a Julio César de Rosa Peralta de mentir y abandonar a la víctima y consideró una medida de coerción como una forma de garantizar la presencia de la imputada en el proceso.

El órgano argumentó que la coerción es necesaria por el comportamiento de la imputada después de la ocurrencia de los hechos, además, porque la joven venezolana no tiene arraigo en el país, debido a que se su pasaporte está vencido.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: [email protected]
Copyright © 2021 Blue National Group