Conecta con nosotros

Opinión

Formación de los policías

Published

on

Por Nelson Encarnación

La Universidad de Justicia Criminal de la ciudad de Nueva York, la John Jay College, es la principal academia que ofrece soporte para la formación de los futuros agentes del Departamento de Policía de la gran urbe, uno de los más eficaces y menos violentos de todo Estados Unidos, con índices de brutalidad contra las minorías bastante modestos en comparación con otros cuerpos policiales de ese país.

Es una de las 25 instituciones que dependen de CUNY (City University of New York), un entramado de educación superior diseminado por toda la geografía neoyorquina. Junto con la Academia de Policía de Nueva York, la que, en su Centro de Capacitación de College Point, proporciona la última tecnología y conocimiento táctico, John Jay provee a los aspirantes de las herramientas fundamentales en el conocimiento de las leyes, de forma que un ignorante no salga a patrullar las calles y a violentar los derechos de las personas.

Quien crea tener vocación para policía tiene que someterse al pensum formativo de dichos centros antes de ser investido con el poder que proporcionan el informe y el arma de reglamento; en pocas palabras, la autoridad que se les confiere.

En el portal de John Jay College se puede leer: “Nació a mediados de la década de 1950. El catalizador para la escuela provino de las crecientes preocupaciones de los líderes cívicos y del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York sobre la complejidad creciente del trabajo policial en la administración y operación del departamento y las relaciones continuas entre la policía y la comunidad”.

Es una referencia fundamental para entender la trascendencia de las recientes disposiciones del presidente Luis Abinader respecto de la transformación de la estructura formativa en la Policía Nacional, las cuales van en consonancia con la necesidad de que ese cuerpo deje de actuar como una reminiscencia del trujillismo, o una expresión vívida del canibalismo contra los ciudadanos.

Reformar la Policía Nacional no implica simplemente cambiar lo visible, dotarla de más recursos logísticos o endurecer sus métodos de control interno con la finalidad de botar cientos o miles de sus manzanas podridas.

Eso también ayuda. Pero lo que impacta y trasciende es la formación de origen de los futuros agentes policiales, lo cual solo es posible transformando la estructura educativa como se pretende.

Y es que un policía bien formado y que además ame su oficio, es menos proclive a trasgredir las leyes y a violentar los derechos de los ciudadanos a quienes sirve.

Esta última medida anunciada por el jefe del Estado va en la dirección correcta y nos aleja del complaciente “debemos arar con los bueyes que tenemos”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante

Published

on

Por Melvin Mañón

La gente en las redes no ha tenido piedad con el Presidente Abinader. Esperaban una destitución pura y simple, sin atenuantes.

Saben que ya no es Ministro de Educación pero su gestión fue tan mala y tan corrupta que esa misma gente, ese pueblo no se conforma con la medida presidencial.

Aspiran a una investigación minuciosa de su gestión para proceder a su sometimiento.

Roberto Fulcar

Roberto Fulcar

Dicen “lo logramos” en las calles o mejor en ”las redes” como si el Presidente hubiera obrado en función del reclamo de sustituirlo y no por convicción propia.

Tomando en cuenta la cercanía de Fulcar al Presidente y considerando también su forma de actuar, cabe una dosis de comprensión e indulgencia.

Empero, una lección se deriva: la sociedad está alerta, inconforme y en ejercicio de ciudadanía.

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante. Hay que seguir la limpieza Presidente, de manera que la sociedad reclama. Usted actúa y el Ministerio Público investiga.

Funcionando así nos puede ir mejor.

Continue Reading

Opinión

¿Qué sigue con Roberto Fulcar?

Published

on

Por Elba García Hernández

Eran muy pocos los que se atrevían a advertir que Roberto Fulcar, un mentor de la candidatura presidencial de Luis Abinader, sería destituido como ministro de Educación.

De seguro que ni el propio Fulcar se hubiera creído de que sería cancelado de tan importante posición, ya que entendía  que se la había ganado como jefe de campaña del  candidato triunfante en las pasadas elecciones.

Pero no bien este hombre fue nombrado en ese cargo se encargó de proyectar su trasfondo, porque no eran pocos los que se quejaban de que no recibía a nadie.

Los propios perremeístas se preguntaban por qué el cambio tan radical que se había operado en quien ahora se comprueba que había ido con un proyecto muy personal al Ministerio de Educación.

Pero que nadie se llame a engaño porque son cientos los Roberto Fulcar que hay en el Gobierno a los que nada les sirve de escarmiento.

Lo más grave del problema es que la destitución de Fulcar constituye un golpe muy duro para el presidente Luis Abinader, ya que de seguro lo necesita para promover su reelección.

Y el presidente evidentemente que no lo ha abandonado del todo, dado que lo saca de Educación  ante el escándalo, pero entonces lo designa como Ministro sin Cartera.

Es decir, que podría afirmarse de  que no ha sido una cancelación, sino una remoción a pesar de las travesuras cometidas, siempre de acuerdo a lo que se ha descubierto.

La cruz tan pesada de Fulcar parece que el presidente la va a tener que llevar a cuestas con todo y sus consecuencias, porque no hay forma de desaparecerlo.

El pueblo dominicano ahora tendrá que soportar a Fulcar como Ministro sin Cartera sin rendir una función aparente, aunque tal vez pueda ser un buen asesor.

Quién sabe?.

Continue Reading

Opinión

¡Borrón del 62 al 2022!

Published

on

Por Narciso Isa Conde

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo.
Los rostros alegres y efusivos aplausos de balagueristas, perredeistas, peledeistas, perremeistas y sus sanguijuelas, se entienden perfectamente: la partidocracia corrupta obtuvo una victoria de gran envergadura, logrando la impunidad de las fortunas robadas durante los últimos 60 años, con la excepción de los 7 meses de Bosch y los 4 de Caamaño..

Su Congreso, al aprobar la no retroactividad de la ley que versa sobre la recuperación de lo robado, impuso un borrón del coño y su padre. Borró las cuentas viejas comprendidas entre 1966 y 2022. Y no sigo para atrás porque Trujillo, su familia y su claque se le confiscaron todas sus propiedades, gran parte de las cuales se la cogieron posteriormente funcionarios, oligarcas y generales.

El regocijo no es solo de la partidocracia. Es también del gran empresariado inescrupuloso que controla el CONEP, de los consorciados de ODEBRECH, las corporaciones transnacionales, del generalato criminal, las narco-mafias político-sociales y la PC-USAID. A mí y a los que pensamos parecidos no nos.

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo. Si algo de responsabilidad tiene es la de respetar (posiblemente a regañadientes) un orden constitucional, una mayoría congresual, un presidente y una embajada que no merecen respeto.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group