Conecta con nosotros

Opinión

Fulgurazos

Published

on

Por Andrés L. Mateo

ANDRES-L.-MATEO11111111UNO

Leonel Fernández regresa a “salvarnos”. Lo sentí el domingo pasado, mirándolo hablar en el mitin que le organizaron sus conmilitones. Está descascarado, pero quiere regresar a “salvarnos”. Es como un ser alado que viene a levantarnos, y que cuando las cosas se ponen graves, simula reemplazar la política por la nación. Él se cree la Patria. El rostro elevado hacia una luz sobrenatural que lo aspira, lo transporta a las regiones de una humanidad superior. Se sueña a sí mismo porque las masas lo aplauden “enternecidas”. Finge estar por encima de todas las degradaciones que vivimos a diario: la corrupción, la injusticia social, el hambre, la miseria moral que nos agota, la prostitución de la justicia. Y, como si no tuviera nada que ver con eso, viene a “salvarnos”.

Mientras bailaba con Johnny Ventura (un hombre agradecido), tuve la sensación de cogerle pena. Ni él mismo se reconocería. Doblándose como un “frente de combo”, perdiéndose en los bufidos de un cantante que perdió la voz, zambulléndose en las procelosas aguas de la simulación de la alegría, se le notaban las rajaduras del descascarado. Los rasgos distintivos del simulador, que sobreindican la intención de “salvarnos”, en el espesor mismo de la mentira.

DOS

Durmiendo en las habitaciones del Palacio presidencial, las noches de Trujillo eran inocentes y reparadoras. Algún desesperado, presa del remordimiento o de la envidia, podía maldecir su nombre, en el frío lánguido de las madrugadas. Pero él sabía que esta apropiación del mundo era deslumbrante, y que sus botas equivalían a todos los sueños, a todas las quimeras que ese borracho que lo maldecía había soñado. Sus noches eran, por lo tanto, inocentes y reparadoras. Viajero, seductor, marrullero del alma; el poder solo depara esas noches felices, embriagantes.

TRES

Cuidadosamente cifrada, hundida en el existir borrascoso del poder, la insólita memoria de la violencia política marca la historia dominicana. Exhibiendo sus penachos altivos, los dictadores, los autoritarios, son los grandes triunfadores de nuestro espacio en la vida republicana. En su virtud mitológica, el poder empuja al autoritarismo cuando seduce a su propia ambición a creerse portadora de un “destino”, de un mesianismo, según el cual, en un desgarramiento, es solo la figura del iluminado la que podría desterrar un porvenir incierto. ¿Ese Leonel Fernández descascarado, que se mueve penosamente en un escenario de partidarios, posee algún ideal, lo mueven algunos principios, encarna alguna virtud nueva que pueda sanamente estremecerlo? ¿No es el mismo hombre del déficit fiscal más desproporcionado de la historia contemporánea, el mismo sujeto que nos ha gobernado doce años, ocho de ellos continuos? ¿No es la corrupción desencadenada el cemento invisible de su liderazgo? ¿La pantomima de justicia que nos abate, no es su construcción, su sombrilla legitimadora?

Los dominicanos hemos vivido bajo la subordinación social que el autoritarismo ha impuesto, y ello ha originado muchas dificultades para que la democracia funcione. Es la miseria moral y material, el duro fardo de la pobreza y la ignorancia, el fétido aire de la corrupción; lo que permite que ciertos personajes se reciclen.

CUATRO

Cuando arrancó a bailar con Johnny Ventura (un hombre agradecido), pensé en todas las diabluras que hay que hacer para llegar al poder. La gente quiere el poder para extasiarse en la indefensión del otro, para anular la molestia del interlocutor. El portero de la oficina pública vive su cuota de poder dolorosamente dividido contra sí mismo, pero jode al que reclama un servicio. El policía raso se mortifica por su insignificancia ante el superior haciéndose un verdugo con los civiles. El Jefe de oficina que tiembla ante el Ministro, se consume en la falsedad de una simbólica arbitraria que lo hace sentir poderoso. Y el Ministro es casi un Dios, sublimado en la ilusión eufórica que le depara su poder real, sabiendo que nadie le pedirá cuenta. Esa es la cuesta de Sísifo de un país que superó la dictadura y el unipartidismo de Trujillo, pero que no ha podido rebasar el personalismo, ni sustituir los múltiples proyectos individualistas, por un proyecto social.

Johnny Ventura (un hombre agradecido) mueve los brazos como si remara, al ritmo de la música; Leonel lo imita bailando también. Tengo pena de un país tan teatral, tan escenográfico. ¡Te dije que Anjá!

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante

Published

on

Por Melvin Mañón

La gente en las redes no ha tenido piedad con el Presidente Abinader. Esperaban una destitución pura y simple, sin atenuantes.

Saben que ya no es Ministro de Educación pero su gestión fue tan mala y tan corrupta que esa misma gente, ese pueblo no se conforma con la medida presidencial.

Aspiran a una investigación minuciosa de su gestión para proceder a su sometimiento.

Roberto Fulcar

Roberto Fulcar

Dicen “lo logramos” en las calles o mejor en ”las redes” como si el Presidente hubiera obrado en función del reclamo de sustituirlo y no por convicción propia.

Tomando en cuenta la cercanía de Fulcar al Presidente y considerando también su forma de actuar, cabe una dosis de comprensión e indulgencia.

Empero, una lección se deriva: la sociedad está alerta, inconforme y en ejercicio de ciudadanía.

A Macarrulla le buscaron un bajadero, a Fulcar un edulcorante. Hay que seguir la limpieza Presidente, de manera que la sociedad reclama. Usted actúa y el Ministerio Público investiga.

Funcionando así nos puede ir mejor.

Continue Reading

Opinión

¿Qué sigue con Roberto Fulcar?

Published

on

Por Elba García Hernández

Eran muy pocos los que se atrevían a advertir que Roberto Fulcar, un mentor de la candidatura presidencial de Luis Abinader, sería destituido como ministro de Educación.

De seguro que ni el propio Fulcar se hubiera creído de que sería cancelado de tan importante posición, ya que entendía  que se la había ganado como jefe de campaña del  candidato triunfante en las pasadas elecciones.

Pero no bien este hombre fue nombrado en ese cargo se encargó de proyectar su trasfondo, porque no eran pocos los que se quejaban de que no recibía a nadie.

Los propios perremeístas se preguntaban por qué el cambio tan radical que se había operado en quien ahora se comprueba que había ido con un proyecto muy personal al Ministerio de Educación.

Pero que nadie se llame a engaño porque son cientos los Roberto Fulcar que hay en el Gobierno a los que nada les sirve de escarmiento.

Lo más grave del problema es que la destitución de Fulcar constituye un golpe muy duro para el presidente Luis Abinader, ya que de seguro lo necesita para promover su reelección.

Y el presidente evidentemente que no lo ha abandonado del todo, dado que lo saca de Educación  ante el escándalo, pero entonces lo designa como Ministro sin Cartera.

Es decir, que podría afirmarse de  que no ha sido una cancelación, sino una remoción a pesar de las travesuras cometidas, siempre de acuerdo a lo que se ha descubierto.

La cruz tan pesada de Fulcar parece que el presidente la va a tener que llevar a cuestas con todo y sus consecuencias, porque no hay forma de desaparecerlo.

El pueblo dominicano ahora tendrá que soportar a Fulcar como Ministro sin Cartera sin rendir una función aparente, aunque tal vez pueda ser un buen asesor.

Quién sabe?.

Continue Reading

Opinión

¡Borrón del 62 al 2022!

Published

on

Por Narciso Isa Conde

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo.
Los rostros alegres y efusivos aplausos de balagueristas, perredeistas, peledeistas, perremeistas y sus sanguijuelas, se entienden perfectamente: la partidocracia corrupta obtuvo una victoria de gran envergadura, logrando la impunidad de las fortunas robadas durante los últimos 60 años, con la excepción de los 7 meses de Bosch y los 4 de Caamaño..

Su Congreso, al aprobar la no retroactividad de la ley que versa sobre la recuperación de lo robado, impuso un borrón del coño y su padre. Borró las cuentas viejas comprendidas entre 1966 y 2022. Y no sigo para atrás porque Trujillo, su familia y su claque se le confiscaron todas sus propiedades, gran parte de las cuales se la cogieron posteriormente funcionarios, oligarcas y generales.

El regocijo no es solo de la partidocracia. Es también del gran empresariado inescrupuloso que controla el CONEP, de los consorciados de ODEBRECH, las corporaciones transnacionales, del generalato criminal, las narco-mafias político-sociales y la PC-USAID. A mí y a los que pensamos parecidos no nos.

La culpa no es de Antonio Tavera. El se fajó para que no fuera así… hasta que le doblaron el brazo. Si algo de responsabilidad tiene es la de respetar (posiblemente a regañadientes) un orden constitucional, una mayoría congresual, un presidente y una embajada que no merecen respeto.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group