Conecta con nosotros

Opinión

Sobre el tiempo presente bonapartismo, Balaguer y Leonel

Published

on

El bonapartismo es un régimen con condiciones particulares en su proceso histórico, cuya característica esencial es la subordinación de toda la sociedad al Poder Ejecutivo.

Fue el viejo Carlos Marx quien tipificó estas formas carismáticas de representación, en su libro “El 18 brumario de Luis Bonaparte”, y aunque ya nadie cita al viejo marxismo, un vistazo a sus juicios, en particular al ciclo histórico que abre la Revolución francesa en 1789, nos permitiría entender la gravitación hegemónica de figuras como Joaquín Balaguer y Leonel Fernández en la historia contemporánea. Esto le puede parecer muy teórico a mucha gente, pero es de lo más concreto que vivimos todos los días, porque uno de nuestros problemas actuales es el hecho de que no hemos superado todavía el bonapartismo balaguerista.

La plataforma ideológica de todos los gobiernos dominicanos es el bonapartismo. Cuando Balaguer subió al poder no se lo inventó. A la caída de Trujillo el aparato del Estado tenía un peso específico en la riqueza nacional verdaderamente desproporcionado, puesto que el Generalísimo reunía en su persona, a la hora de su muerte, riqueza propia y riqueza del erario. Factores que daban al detentador del Estado el don de un Rey Midas.

Si el artículo 55 de la Constitución hace del Poder Ejecutivo un pequeño César, la herencia de la riqueza material del régimen trujillista potenciaba la imagen de un Presidente dotado mágicamente de poderes sobrenaturales. Es sobre esas realidades históricas que el mito de Balaguer prohijó sus dimensiones.  Y es lo que Leonel Fernández ejerce como práctica política, y lo que le ha dado todo el poder que tiene en el mismo momento en que lo abandona.

En el bonapartismo la sociedad tiene una prohibición absoluta de inventarse a sí misma, únicamente el iluminado que detenta el Poder Ejecutivo participa de una manera de hacer el mundo. Rasgo que fija las conquistas sociales (construcciones, desarrollo económico, alcances de la educación, políticas sociales, etc.) como objetos de posesión que brotan exclusivamente de su personalidad, y que las masas recibirán boquiabiertas, apabulladas, extasiadas y ensimismadas frente a tanto prodigio.

En un país de tan larga tradición autoritaria eso se ve como algo natural.  ¿Cómo explicarle a los jóvenes que un Presidente de la República no tiene derecho a repartir en mítines políticos el dinero de los contribuyentes, que no puede despedazar el Estado para que la “Primera Dama” sustituya la salud pública, la cultura, la educación; que no se puede disfrazar de Santa Claus y salir a repartir funditas que no salen de su bolsillo, sino  de los impuestos, que no puede gastar cincuenta millones de dólares en viajes para darle satisfacción a su ego; si el bonapartismo ha legitimado con su práctica toda la depredación histórica del Estado? Al final de los gobiernos de Leonel Fernández, toda la desproporción de la corrupción y del despilfarro que hemos vivido tiene su fundamento en esta concepción bonapartista.

El bonapartismo de la historia dominicana se pudo haber evitado por la vía del fortalecimiento de las instituciones, pero sería como negar el proceso histórico que venimos describiendo, y su naturaleza. Sería como negar los objetivos personales de Balaguer y de Leonel. Aunque sí vale la pena recordarlo al  final de este gobierno depredador,  porque es con ese instrumento que Leonel Fernández se puede situar  más allá del bien y el mal,  levitando por encima de las leyes, suponiéndose que sus propios deseos, el cerco infranqueable de sus pasiones humanas, son el bostezo de un Dios. Y porque, además, los intelectuales que no han perdido su criticidad, deberían mirar hacia el espejo de la historia,  observando que  el bonapartismo de Leonel Fernández es la nueva expresión del autoritarismo.

Danilo Medina abre hoy un nuevo capítulo de los gobiernos del PLD, y nosotros esperamos que los poderes públicos se ejerzan para beneficio del bien común. !Hay que superar el bonapartismo! ¡No necesitamos Mesías ni libertadores! ¡No queremos ególatras! ¡Hay que sanear la vida pública de la corrupción descarada! Lo que hoy se impone es que un nuevo gobierno sea una práctica diferente de ejercer el poder. ¡Leeremos práctica, no discursos!

 

Articulo publicado originalmente en el periódico HOY

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Una policía reflejo fiel de la sociedad.

Published

on

Por Isaías Ramos

Todos los dominicanos nos hemos hecho expertos en buscar soluciones a las instituciones policiales de una manera simplista sin insertar a los cuerpos policiales en algo más complejo de los cuales ellos son parte. Nuestra Policía Nacional es un reflejo fiel de una sociedad en deterioro, unos gobiernos dirigidos por una clase política sin principios, sin valores y carente de conciencia social y patriótica, y un sistema judicial secuestrado por una élite política corrupta y una seguridad pública que sólo puede llegar hasta donde “¿Usted sabe quién yo soy?”

Los dominicanos sueñan por décadas por tener unos cuerpos policiales temidos por los delincuentes y enemigos de la ley y el orden, pero amados por los ciudadanos trabajadores, amantes de las buenas costumbres y respetuoso de la ley y el orden. Una policía que prevea el delito y vele por la seguridad de sus ciudadanos. Que sea seria, discreta, efectiva, profesional, imparcial y cercana al ciudadano.

En el Frente Cívico y Social estamos convencidos que solo transformando el sistema de gobierno implementado por la clase política que durante décadas viene involucionando y pervirtiendo a la sociedad, liberando la justicia para que actúe bajo el derecho de igualdad ante la ley, podremos implementar un sistema de selección de miembros que nutra los cuerpos castrenses de manera muy selecta y meticulosa. Esto a través de profesionales que puedan detectar cualquier aberración en su perfil psicológico y que de manera rígida solo sean elegidos los que reúnan el perfil psicológico adecuado a la responsabilidad que van a desempeñar, capacitándolos, educándolos. Se requiere proveerles un buen entrenamiento, sueldos adecuados, buen equipamiento, infraestructuras adecuadas, funciones y objetivos claros, con un sistema de gobierno que lo revista de la autoridad que le manda las leyes y la Constitución. La policía nacional debe de ser disciplinada y de buen carácter.  En esas condiciones ya estaremos en busca de la excelencia, el respeto y reconocimiento de la sociedad se hará palpable en esas circunstancias. De ese modo podremos garantizar una policía alejada de todo tipo de corrupción y con la capacidad, efectividad, legitimidad y resultados que todos deseamos.

De contar en el gobierno con una clase política con principios y valores, conciencia social, moral y patriótico, lograremos hacer realidad el poder caminar por nuestras calles sin sobresaltos, disfrutar del orden y la garantía de que la autoridad asignada para cumplir y hacer cumplir la ley está preparada bajo cualquier eventualidad.

RD si puede!

Continue Reading

Opinión

La Declaración  de la  Paz  y Cese de Guerras  y los derechos humanos

Published

on

Por Rommel Santos Díaz

Los principios fundamentales de la Declaración de Paz y Cese de Guerras  consisten en en reconocer que todo miembro de la familia humana desfruta de la dignidad humana y de derechos iguales e inalienables, y que estos derechos representan  un principio necesario para la  preservación  de la libertad, la justicia y la paz en todo el mundo.

La Declaración de Paz y Cese de Guerras  reafirma la fe en los derechos humanos, en   la dignidad y el  valor del ser humano, en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, en la promoción del progreso  social y la mejoría de los estándares de vida para la gente y las futuras generaciones, y la necesidad de facilitar  la coexistencia pacífica entre las religiones, las creencias y las etnias del mundo.

Para el contexto de América Latina y el Caribe es importante destacar que la Declaración de la Paz  y Cese de Guerras  reconoce que el  principio de la igualad de derechos y la libre determinación de las personas constituye una contribución significativa  al derecho internacional  contemporáneo, y  que su aplicación efectiva  en los países de la región es de primordial interes  para Cultura Celestial, Paz Mundial, Restauración de la Luz (HWPL).

En la Declaracion de la Paz y Cese de Guerras  se establece como una cuestión de principio general  que las  condiciones bajo las  que la justicia de operar de prevalecer el respeto  a las obligaciones derivadas del derecho internacional, de conformidad  con  un espíritu común en el  plano religioso a todas las  religiones  y a las  reglas del derecho internacional , incluidos los derechos  fundamentales garantizados; a proceder con la acusación  y la sanción  de actos de violencia graves y sistemáticos

El  objetivo fundamental de Cultura Celestial, Paz Mundial, Restauración de la Luaz (HWPL) es lograr que los Estamos miembros de la Organización de las Naciones Unidas se aboquen a adoptar la Declaración de la  Paz y Cese de Guerras y que la misma sea respetada  por todos los Estados del mundo.

Los Estados en sus relaciones internacionales deben abstenerse de hacer uso de la amenaza  o de la fuerza militar contra la integridad territorial  o la independencia política de cualquier Estado,  o de cualquier otra forma incompatible con los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas  o el derecho internacional general.

En la Declaración de la  Paz y Cese de Guerras (DPCW) los Estados deben asegurarse de  que las armas de destrucción masiva, capaces de causar sufrimiento general e innecesarios,  y armas incompatibles con el derecho internacional humanitario, desmanteladas  o  destruidas. En ese orden  todas estas medidas  de destrucción  y  desarmes  deben servir para propósitos beneficiosos para la humanidad.

Otra cuestión de principios de la Declaración de la Paz y Cese  de Guerras (DPCW), consiste en que los Estados  deben tener en cuenta la igualdad  soberana, y procurar consultar a todos los demás Estados sobre la base del respeto reciproco  en relación a temas que le puedan concernir para resolver y evitar  disputas  que puedan surgir  observando los derechos humanos  y la dignidad humana.

Finalmente, la Declaración de la  Paz y Cese de Guerras  es un documento inspirador para los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas unirse para fortalecer los esfuerzos internacionales para fomentar un dialogo mundial en busca de una cultura de la tolerancia y de paz a todos los niveles, basado en el respeto  a los derechos humanos y la diversidad de creencias  religiosas.

rommelsantosdiaz@gmail.com

Continue Reading

Opinión

Dos mentiras sobre la migración haitiana

Published

on

Por Rosario Espinal

El tema de la migración haitiana sube y baja en el discurso político dominicano en función de las situaciones que se presentan en Haití, pero, sobre todo, la necesidad que tenga el gobierno dominicano de resaltarlo con fines políticos. ¿Por qué digo esto?

La situación en Haití es siempre precaria, sea porque gobierna un horrendo dictador o porque el gobierno es débil y es reemplazado por grupos armados. Tiene una población inmensa para su escaso y deteriorado territorio y casi toda la población carece de escolaridad y servicios de salud, dos elementos vitales para de control poblacional y el bienestar social.

Aunque la ocupación de Naciones Unidas no dejó legado positivo en Haití, mientras duró la violencia callejera se apaciguó. Posteriormente, la situación política y socioeconómica ha ido de mal en peor. De ahí que la inmensa mayoría quiere irse, según atestiguan diversas encuestas y los éxodos migratorios.

Cuando Luis Abinader llegó al poder inició un supuesto diálogo con un gobierno haitiano sin legitimidad. Era obvio que no saldría nada positivo. Inmediatamente después inició sus peticiones a la comunidad internacional para que se hiciera cargo de Haití. No le prestaron atención porque nadie quiere hacerse cargo de Haití.

En el proceso, el gobierno dominicano ha montado un espectáculo de deportaciones que busca hacerle creer a los dominicanos que se están tomando medidas para sacar a los haitianos. ¿El propósito? Concitar amplio apoyo político (tal vez el jueguito le salga bien electoralmente).

Ahora las dos mentiras que se escuchan por doquier desde hace tiempo.

Primera: la idea propagada en la República Dominicana de que la comunidad internacional (léase: Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá) obliga este país a aceptar los inmigrantes haitianos. ¡Falso!

En la frontera no hay soldados de ninguno de esos países obligando a la República Dominicana a dejar cruzar a los haitianos. Han venido por décadas porque las autoridades dominicanas los han dejan pasar cobrando sobornos y porque muchos empresarios dominicanos, sobre todo en la agricultura y la construcción, los emplean por bajos salarios.

Segunda: la idea también propagada de que los haitianos (sobre todo las haitianas) utilizan los recursos públicos dominicanos para tratarse en hospitales (parir, sobre todo). Ojo: la población haitiana que acude a los hospitales dominicanos es fundamentalmente inmigrante que vive en la República Dominicana. Si los dejan cruzar la frontera y los emplean, ¿dónde van a tratarse si se enferman? ¿dónde van a parir si se embarazan? Son seres humanos, aunque los crean subhumanos. Incluso, si llegan mujeres de Haití a punto de parir (como también propaga), ¿quién las dejó pasar?

Me pregunto: ¿llegará algún día en que la República Dominicana asuma su responsabilidad por el caos migratorio que los gobiernos y los empresarios dominicanos han generado?

Por un siglo han patrocinado la migración haitiana ilegal, explotan a los inmigrantes pagando bajos salarios sin prestaciones, no les dan documentación y cambian las leyes para negarle a sus descendientes nacidos en la República Dominicana la nacionalidad dominicana.

Seamos más serios. Asumir poses antiimperialistas no elimina el racismo y la xenofobia. Si otros países hacen igual o peor, eso no justifica lo que hacemos.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group