Conecta con nosotros

Opinión

Única respuesta a César Medina

Published

on

Por: ANDRÉS L. MATEO

Si el destino de mi escritura fuera responderle a gente como usted, el descalabro espiritual que ello significaría haría de mi vida un asco. Yo sé quién soy (como le gritaba a Sanzón Carrasco  Don Quijote de la Mancha, cuando aquél lo arrojó al suelo tratando de hacerle volver a la cordura), pero también sé quién es usted.  Y ni sus millones, ni su manejo de los medios, ni su influencia en Leonel Fernández, quien es para usted la suma de todas las virtudes posibles, son poder suficientes para descalificarme.

En realidad, ¿por qué escribe usted un artículo contra mí, partiendo de la suposición de que todos mis juicios son un venero de odio, y de que me despliego como un resentido porque crítico la práctica política de su jefe? ¿Es usted quien habla, o es el aparato de dominación que se ha instaurado en este país el que le dicta esos juicios contra mi  persona, únicamente  por mi espíritu libre, mi rebeldía contra tanta simulación y engaño?  La unanimidad es obscena, Leonel Fernández ha apostado a ser un Dios,  y un Dios solitario y engreído niega el derecho a la herejía, a la singularidad y a la duda. Usted no es más que un emisario,  y por sus actos debería odiarse a sí mismo, sin pudor, sin remordimientos. No es a usted, por lo tanto, a quien yo debo responder, sino a su amo.

Vi a Joaquín Balaguer Ricardo cuatro meses y nueve días antes de morir, en su cuartucho de pobre en el que consumaba sus horas. Al entrar a esa habitación tan modesta confundí el desencanto con la verdad, porque ese ser indefenso que yacía en la cama, aparentemente insignificante, desprovisto en ese  instante de la enigmática virtud que el poder depara; había diezmado mi generación, encanallecido el país, y convertido su imagen en la ostentación del mito.  ¿Era éste ser frágil, con pasiones asordinadas, sin amigos íntimos, sin hijos reconocidos, el mismo personaje de dureza que eligió fríamente la opción de goce del poder, y que era capaz de todos los excesos con tal de mantenerse en el mismo? Ese ser escindido que era Joaquín Balaguer es el mismo proyecto de dominación social de Leonel Fernández.

Él es la continuidad formal y también contradictoria del balaguerismo. Construye la personalidad del Príncipe a partir del Estado mesiánico. Desgaja la acción del Estado en actos personales. Hace fluir de su exclusiva laboriosidad toda la política de construcciones públicas, su súper ego instrumentaliza las políticas asistenciales, declama sobre las instituciones del Estado, pero las subordina a su voluntad; permite y deja fluir como un mecanismo de consolidación de su liderazgo el estropicio de la corrupción, labra marionetas de jueces con birretes, altera la voluntad popular con el dinero público, usa la pobreza  sin remordimientos para lograr sus fines. Y, por último, su concepción patrimonial del Estado reduce toda la estrategia de la gestión pública a reproducirse él mismo en el poder.

No se trata, por lo tanto, señor Medina, de que los “éxitos político, intelectual y académico de Leonel Fernández” me amarguen la vida, sino de que la egolatría de este señor le sale muy cara a este pobre país, y ha sido impuesta como tal por gente como usted, que la ha promovido al rango de verdad. Se trata de la adicción al poder, que en este país, históricamente, todo lo deforma. En el sudario de su gloria, Joaquín Balaguer parecía no importarle la riqueza material. Balaguer sonreía al mundo, pero no lo gozaba. Leonel sonríe al mundo y lo goza. ¡Todo el presupuesto nacional está al servicio de su gloria personal! A Balaguer lo sorprendió la muerte en la más absoluta humildad material, a él la muerte ya no podrá encontrarlo jamás en un cuartucho semejante, y está muy lejos! lejos de la pobreza en que murió su modelo. No hay nada personal, ejerzo mi libertad que nada debe a su gloria.

Como soy maestro, tengo la deformación profesional de hacer recomendaciones, y le sugeriré dos cosas: primero, no use la técnica de la ironía en sus escritos, es territorio de los genios, y cuando no hay talento se suele resbalar y desnucarse.  Léase “El periquillo Sarniento” o “Don Catrín de la fachenda”, de José Joaquín Fernández de Lizardi,  buenos ejemplos de uso de la ironía. O quizás “Los amo”, de Juan Bosch. Y, segundo, para entender la personalidad del resentido procure adquirir “Tiberio” de Gregorio Marañón. Usted verá a quién se parecen los rasgos tipológicos del resentido en este estudio. ¡Oh, Dios!

Artículo publicado originalmente en el periódico Hoy.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Una  vía apropiada para recibir las solicitudes de la Corte Penal Internacional.

Published

on

Por Rommel Santos Díaz

Según el artículo 87 del Estatuto de Roma, las solicitudes de la Corte ¨se tramitarán por vía diplomática o por cualquier otro conducto adecuado  que haya designado cada Estado Parte a la fecha de la ratificación, aceptación, aprobación o adhesión ̈. Se podrán realizar cambios subsiguientes a este establecimiento, de conformidad con las Reglas de Procedimiento y Prueba. Adicionalmente, cada Estado deberá indicar el idioma más apropiado para la correspondencia en el momento de ratificar, aceptar, aprobar o adherirse al Estatuto.

Según el artículo 87, las solicitudes de la Corte Penal Internacional podrán ser tramitadas por medio de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) o de cualquier otra organización regional competente.

En cuanto a las obligaciones el artículo 87 requiere que cada Estado, al ratificar, aceptar, aprobar o adherirse al Estatuto de Roma designe:

  1. a)Una via para comunicarse, ya sea diplomática o no; y
  2. b)Un idioma de correspondencia, ya sea el idioma oficial del Estado o un idioma de trabajo de la Corte ( inglés o francés).

Respecto a la vía diplomática o cualquier otra vía apropiada, el Estado podría preferir la práctica ya establecida por ese Estado para el Tribunal Penal Internacional  de la Antigua Yugoslavia. Por ejemplo, muchos han recibido correspondencia  de este tribunal a través de sus embajadas con sede en La Haya. En los casos en que el Estado no tenga una práctica establecida  con el tribunal de referencia, este podría designar a una sección o departamento del Ministerio de Relaciones Exteriores o del Ministerio de Justicia para que tenga comunicación directa con la Corte Penal Internacional.

Respecto a la elección de un idioma para la comunicación con la Corte Penal Internacional, el Estado puede elegir uno de sus idiomas oficiales o uno de los idiomas de trabajo de la  Corte. Asimismo los Estados podrían seguir con la práctica de comunicación establecida con  el Tribunal Penal Internacional para la Ex Yugoslavia. Claramente, el Estado deberá tomar en cuenta cualquier legislación existente sobre el idioma oficial.

Finalmente, las solicitudes podrán tramitarse desde la Corte a la Organización Internacional de Policía Criminal  o cualquier organización regional competente. Respecto a los Estados, normalmente la Corte sólo tramitará las solicitudes a una organización regional cuando requiera la asistencia de cada Estado en esa organización o requiera asistencia de la misma organización regional. La organización regional deberá contar con una estructura para tramitar tales solicitudes los Estados miembros. Los Estados a su vez deberán garantizar la posibilidad de recibir y ejecutar las solicitudes  hechas por medio de organizaciones regionales y la Interpol.

Rommelsantosdiaz@gmail.com

Continue Reading

Opinión

Elecciones y mucha tela para cortar

Published

on

Por Nelson Encarnación

El recién transcurrido proceso electoral del domingo 18 de febrero tiene tantas vertientes importantes para analizar que habría que dedicarles varias entregas para tratar de abordarlas lo más ampliamnente que podamos.

Por lo pronto, me voy a concentrar en dos aspectos que entiendo de mucha relevancia, sobre todo por la cercanía del evento mayor, o sea, las presidenciales y congresuales de mayo.

Uno de ellos se refiere al caso muy particular de las encuestas, y de estas uno tiene mucho más de particular aún.

Los días 6,7 y 8 de febrero, el Centro Económico del Cibao publicó tres entregas sucesivas en las cuales recogía las proyecciones de los resultados probables en los 25 municipios más poblados del país, en los que vaticinaba el triunfo de los respectivos candidatos.

Como suele ocurrir en cada evento electoral, esas proyecciones fueron atacadas como el producto de “la sastrería de Aguilera”, en obvia elucubración de que se trataba de muestras prefabricadas.

¿Qué ocurrió el domingo 18? De los 25 pronósticos, el CEC falló en dos con un acierto de 99.92%, algo sencillamente impresionante cuando se trata de un proceso tan complejo como son las elecciones municipales, debido a la elevada dispersión que dificulta la muestra estadística.

De modo que, del proceso recién culminado han salido dos claros ganadores: el PRM electoralmente, y la credibilidad de Leonardo Aguilera y el Centro Económico del Cibao.

El otro elemento que abordaré tiene que ver con la narrativa de la elevada abstención como factor determinante—o por lo menos muy relevante—para la debacle electoral de la alianza opositora.

Es un argumento falaz, pues si las estadísticas no han cambiado, es bastante probable que el incremento de la votación registrara la misma distribución en términos porcentuales de lo surgido de las urnas el domingo.

Es decir que, si la población que se abstuvo hubiese acudido, su votación se habría distribuido exactamente en la relación que conocemos.

¿O puede caberle a alguien en la cabeza que los abstencionistas fueron de un litoral específico y que de haber votado se irían todos a engrosar el caudal de ese hemisferio electoral?

Argumentar sobre ese desatino tiene la única intención de justificar un desenlace adverso y una forma de evadir la responsabilidad en una serie de costosos errores políticos. Volveremos.

Continue Reading

Opinión

Oportunidades que ofrece el año electoral

Published

on

Por Miguel Guerrero

Las elecciones de este año demandan un esfuerzo de la comunidad política dominicana para alcanzar acuerdos que trasciendan las diferencias que por años han obstaculizado la aprobación de pactos en áreas fundamentales como la educación, la salud, el medio ambiente y, sobre todo, el transporte público. La complejidad del proceso hacia esos comicios obliga a darle prioridad a esa búsqueda, sin que ello signifique renuncia alguna por parte de la oposición o del Gobierno.

Nuestro problema radica en la falsa creencia de que la colaboración da a un gobierno el respiro necesario para sortear las crisis. Todas las administraciones que han ejercido el poder desde el desmembramiento de la tiranía a finales de 1961, las han sufrido. Al actuar sobre esa base, hemos perdido tiempo y oportunidades irrecuperables. También ha sido la causa de que lleguemos tarde a las reformas, razón por la que una vez aprobadas se requiera reformarlas. Desde comienzos del presente siglo se discute sin llegar a ninguna parte, la imperiosa e impostergable necesidad de alcanzar acuerdos que ayuden a eliminar las trabas y prejuicios partidistas que arrojamos en el camino, lo que al final siempre nos aleja de la meta que perseguimos.

Se requiere de mucha voluntad y coraje para echar a un lado los intereses particulares en aras de un gran acuerdo que por lo general implica ceder en asuntos básicos. Y si bien es cierto que hemos avanzado en ese aspecto, al acercarnos al punto de coincidencia se impone muchas veces la creencia de que el logro de un objetivo básico nacional implica concederle una ventaja insuperable al adversario. Solo cuando desechemos ese prejuicio y entendamos que la suerte de la República es a fin de cuentas la de cada uno de los que nacimos y vivimos en ella estaremos en capacidad de avanzar hacia el futuro.

La oportunidad es como el agua que se escapa de las manos.

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group