Conecta con nosotros

Opinión

Yo, el peor de todos

Published

on

La palabra entre nosotros los dominicanos ha descalificado su magia, la hipnosis de lo verosímil, su poder de significación. De ese espacio de asombro, admiración, pensamiento y creatividad infinita, la palabra se ha convertido en un estéril y desolado territorio. Y los plumíferos oficialistas creen que yo soy el peor de todos porque lo digo.

Lo cierto es que estamos aturdidos de palabras vacías, de la burda manipulación del espíritu que caracteriza a la sociedad dominicana de hoy, del frío cinismo que ha convertido el saber implícito de la expresión en un equívoco.  Y cuando se oye hablar a un político, a un “estratega”, a un “comentarista”, a un plumífero enriquecido, ya no sabemos si habla para que podamos entendernos o solo para engañarnos. Nuestro signo es la desvalorización de la palabra, que se convierte en lo contrario de su naturaleza comunicativa, en un instrumento de ocultamiento. La palabra es  aquí una maldita ramera que sólo sirve para hurtarnos la verdad. Y quien quiera comprobarlo que oiga los programas radiales, que pinche el control de su televisor y haga un paneo a los programas de opinión, que se detenga un instante en los análisis sin el lastre de la inteligencia de los plumíferos multimillonarios que han agotado el catálogo de todo lo que ya no asombra a nadie en esta extendida prostitución de los valores. Que escuche los informes del Gobernador del Banco Central, que se muera de la risa buscando la carne de los Salamis que dicen las etiquetas que tienen, que vea un documental de Sandra Severino en el que Leonel Fernández, más que un Presidente de un país pobre, es un Ser superior que nos hace el favor de gobernarnos; que estudie la imagen en la televisión del vicepresidente Alburquerque desgañitándose para decir que se acabó la pobreza, que mire con asombro la gesticulación opresiva de Reynaldo Pared (“Marqués de Los Mogotes” y “Príncipe del barrilito”), y que se dé golpes de pecho tratando de penetrar las insondables agruras  de Bauta Rojas cuando describe las “bondades” de nuestro sistema de salud pública.

La sociedad dominicana es la sociedad de la mentira, una suerte de comedia del arte con un gracioso decorado en el que aplauden obispos, alguaciles y declamadores, políticos y comerciantes, beatos y corruptos de toda laya, muchachas lánguidas y putas rejugadas que tienen muchas muecas en la cacha del revólver, diputados con chamarras y cabilderos con leontina, funcionarios que tienen una querida en cada edificio que construye el gobierno, truchimanes que manejan el arte de mover cuentas en bancos extranjeros como si fueran prestidigitadores, generales a granel cuyas únicas batallas han sido sobre el vientre de sus amantes, politicastros que arman ventorrillos políticos para venderlos al mejor postor, “líderes” por yardas, traficantes de sueños que orillan las madrugadas repletos de balseros rumbo a las costas de Puerto Rico, izquierdistas trasnochados con sus sacos  cruzados de cuatro botones y el chequecito que les ensucia la conciencia en el bolsillo, damas piadosas que dedican sus días a combatir la pobreza que sus maridos producen, predicadores enronquecidos bridándote la última oportunidad para tu salvación, proyecteros incansables que te asaltan en la calle El Conde con la fórmula final para la salvación de la patria.

¡Oh, Dios, qué fauna, la de las ciudades! ¿Cómo pedirle a un pobre maestro que su discurso se parezca a la vida?

Mordida por el ángel de la muerte que le desgarraba el alma, Sor Juana Inés de la Cruz pasó inventario a su vida, y la halló mala. Entonces miró a los ojos de Dios en el espejo de la misericordia, y lanzó aquel grito famoso que ha recorrido más de tres siglos de un dolor universal: “Yo, mi Dios, soy la peor de todas”.  Esa confesión era el remordimiento, el cúmulo de sueños y aspiraciones fallidas que trató de inculcar en sus relaciones humanas, el malestar porque al mirar hacia atrás la condición del prójimo seguía siendo la misma, pese a que su corazón había impulsado la imagen utópica de un mundo que buscaba reconciliarse obstinadamente con su espiritualidad. Lo más parecido a Sor Juana es un maestro y un escribidor. Rata de biblioteca (como dijo el plumífero), mis reflexiones pueden estar alejadas de la tierra sólida del sentido común que define a los “hombres exitosos” de nuestros días, a los nuevos millonarios  que alguna vez fueron humildes profesores universitarios en la UASD, como yo; pero reúnen pensamiento y voluntad que parecen extraer fuerza de un bello sueño interior. Y eso sí que no lo pueden decir quienes usan la palabra para encanallecerla, aunque, como Sor Juana, yo sea el peor de todos.

Artículo publicado originalmente en el periódico Hoy.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Perú: La “toma de lima” apuntando a la insurgencia general

Published

on

Por Narciso Isa Conde

Y cuántas experiencias valiosas y ejemplos a seguir en el presente se derivan de ellas para nuestro país y Nuestra América.

El golpe congresual al Gobierno de Pedro Castillo y la entronización del fujimorismo disfrazado, operaron como detonante de una nueva situación potencialmente insurgente.

La traición de la Vice Presidenta Dina Boluarte, colocada al frente del nuevo gobierno usurpador de matriz imperialista-oligárquica, no pudo ser ocultado, como tampoco la determinación de imprimirle al accionar gubernamental una línea radicalmente contraria a los compromisos implicados en la derrota de Keiko Fujimori; muchos de ellos evadidos por el propio Castillo, sometido desde su ascenso a la presidencia al impacto de un proceso sedicioso y desestabilizador, que ciertamente no supo encarar con la firmeza, astucia y radicalidad debidas.

Encaje legal del Banco Central, ¿Por qué se toma esta medida?
Encaje legal del Banco Central, ¿Por qué se toma esta medida?
El pueblo rechazó de entrada la acción artera y no tardó en tomar las calles, exigiendo la disolución del Congreso y la convocatoria de una Constituyente Soberana y nuevas elecciones anticipadas al calendario electoral establecido. Demandas cruciales y pertinentes en Perú y en no pocos países de la región.

· ASCENSO DE LAS PROTESTAS Y DEMANDAS POLÍTICAS TRANSFORMADORAS

Desde entonces Perú está ardiendo y con razón: tan prolongada, intensa y cruel ha sido la opresión histórica y actual a la que ha sido sometido…tan doloroso el desprecio y el abuso colonialista, clasista y racista a sus pueblos originarios y a la sociedad empobrecida… que nuevamente ha decidido rebelarse en forma persistente y radical.

El clamor popular y los reclamos más sentidos retumban todavía en calles y plazas:

-Abajo el fujimorazo encubierto.

– No al neoliberalismo empobrecedor y agresivo.

-Disolución del Congreso golpista, corrupto y corruptor.

-Fuera la partidocracia pervertida y conservadora, que periódicamente se recicla bajo un orden electoral amarrado y degradado.

· HACIA LA TOMA DE LIMA: EN LA MASIVIDAD DE LA INSURGENCIA ESTÁ LA CLAVE

Y pasan días, semanas y siguen retumbando en la Cordillera de los Andes y en todo el país las voces del colectivo indígena-popular, esta vez desplazadas a la impresionante TOMA DE LIMA, exigiendo un alto a la oligarquía voraz y al neofascismo, un alto a la masacre policial-militar. Abajo el Gobierno golpista. ¡Fuera el Congreso ultraderechista! ¡Constituyente Soberana y Popular!

Más de 50 muertos no tienen ni las marchas multitudinarias, ni los paros, ni la toma de territorios con un tono cada vez más insurgente.

En la masividad ascendente de las protestas ha estado la clave de su avance.

Así el pueblo peruano, su población indígena vejada, se ha apropiado de lo que el progresismo ambiguo de Pedro Castillo no se atrevió oportunamente a ejecutar.

En fin, ejercicio ejemplar de soberanía popular.

Ejercicio estelar de democracia de calle, reclamando crear democracia real vía Proceso Constituyente, que es la vía del cambio estructural y de la transición hacia un modelo realmente alternativo.

Transición transformadora, que en su decadencia, el soberbio Poder Constituido se empecina siempre en bloquear a sangre y fuego; realidad que no deja abierta otra ruta que sea la de la insurgencia popular, por el momento desarmada…Pero…

· ATENCIÓN A LA RUTA INSURGENTE

Atención: son muchas las señales de que está en marcha una ruta insurgente y no en cualquier país, sino en el país de Tupac Amaru y Mariátegui, de insurgencias y guerrillas recurrentes, de experiencias como las del MIR, ELN, MRTA, Sendero…

Un país de levantamientos indígenas y afro-peruanos, de numerosas rebeldías armadas y no armadas, remotas y recientes; y, además, el país de un Velazco Alvarado enfrentado a la ultraderecha militar y a la seudo-democracia podrida, todavía vigente. Un país, en fin, de contrastes sociales súper-explosivos y creaciones heroicas, ahora de nuevo en gestación.

Ciertamente en el Perú las derechas y ultraderechas desacreditadas están jugando con fuego.

El hartazgo popular ha llegado a niveles impresionantes. Y aunque son evidentes los déficits de unidad, liderazgos articuladores y nuevas vanguardias… la necesidad de la transformación puede ir creando las condiciones para su surgimiento.

La creación heroica está en marcha y no hay de otra para triunfar

Cuanta simulación estuvo presente en su sistema judicial respecto al tema corrupción-impunidad al interior de un sistema institucional que no iba más allá del modelo gringo de “transparencia institucional” y “participación ciudadana”.

¡Cuánta antidemocracia oculta!

Y cuántas experiencias valiosas y ejemplos a seguir en el presente se derivan de ellas para nuestro país y Nuestra América.

Acompañemos con un alto espíritu solidario la más alta expresión actual de una oleada libertaria que es preciso hacer crecer y expandir, porque la revolución se facilita y potencia si es continental.

En Tupac Marú, Bolívar, Manuelita, Martí, Duarte, San Martín, Morazán, Toussaint, Mariátegui, el Che, Fidel, Chávez, Minerva, Caamaño… nos encontramos todos y todas, en dirección a la nueva independencia, la democracia real y las transformaciones socialistas.

Continue Reading

Opinión

Perú sigue ardiendo

Published

on

Por Melvin Núñez

Hace días publiqué un artículo con poca fortuna titulado ¿Arde Perú?: que arda. En ese momento, persistía el bloqueo de los grandes medios a las protestas que ya estremecían al país pero que esos medios y la derecha habían declarado inexistentes.

Hoy en día hay más víctimas mortales en Perú que días de instalado tiene el gobierno y la poblada no amaina, aumenta.

Todavía se refieren a la situación como el producto de la acción ilegal del Perro Castillo intentando un auto golpe y con eso creen obviar la verdadera responsabilidad de la crápula política peruana que es la única y verdadera culpable.

 Nunca aceptaron a Castillo e hicieron hasta lo imposible para inutilizarlo y justo cuando se aprestaban a interponer por tercera vez un recurso para destituirlo Castillo, debilitado, sin destrezas, sin gente, acosado y perseguido arma un intento chapucero para desconocer el Congreso.

 Su torpeza la está pagando en la cárcel pero eso no legitima en nada a los verdaderos golpistas: la derecha peruana y una parte no pequeña de la clase media limeña y otros sectores “modernos”.

Pobre indiada.

Pobre Perú.

Pero esta vez se han levantado. La indiada del Cuzco aliada con el campesinado de las llanuras y del altiplano. Los pobres de todas partes subiendo hacia Lima. El desafío de “los condenados de la tierra” de Fanón.

En el Perú se gesta un ajuste de cuentas histórico. Ya sé que los poderosos no se lo creen. Bueno, que no se lo crean. Allá ellos.

Se que las antiguas izquierdas inmersas en las agendas de género y desnaturalizadas ni oyen ni entienden, Que así sea y allá ellos.

Está bastante claro que los demás ven el caso peruano a la distancia. Pocos entienden lo que está pasando y menos aun son los que logran imaginar un desenlace.

En Perú, los pobres de siempre dijeron basta y ni ellos mismos saben hacia donde van, pero si tienen claro algo:  Puteados, discriminados, preteridos son parte de ese nuevo mundo que está naciendo y cuyos contornos, como antes del amanecer, apenas se vislumbran. Pero tras el alba, otro amanecer. Claro, lúcido.

Qué bueno que así sea. Que importa que nuestros idiotas no se den cuenta de lo que acontece. Que importa que critiquen y condenen mi entusiasmo por la revuelta peruana. Como decía un antiguo estribillo de tabernas en Francia:

A la salud de los enamorados

A la salud del rey de Francia

Y mierda a la reina de Inglaterra

Que nos ha declarado la guerra.

 Nota: Cualquier semejanza con la situación dominicana es intencional.

JPM

Continue Reading

Opinión

La habilidad de desaparecer los bienes públicos.

Published

on

Por. Isaías Ramos

Nuestra clase política ha desarrollado unas habilidades, destreza y malas mañas para desapoderar al pueblo de sus bienes y recursos, las cuales, si fueran utilizadas con el fin de trabajar por el bien de todos los dominicanos, hoy nuestra nación estaría en esferas política, económicas y sociales envidiables para el mundo que nos rodea. Lamentablemente, no ha sido así.

De nuevo nuestro Congreso Nacional y el pueblo dominicano estará a prueba con la persistente y consistente intención del Poder Ejecutivo de buscar la aprobación de la Ley de Fideicomiso Público. Las experiencias pasadas de robo y saqueo que han sido aprobados por pasados Congreso Nacionales como fueron el contrato leonino y perverso de la Barrick Gold y el famoso peaje sombra por mencionar solo dos de tantos, no ha servido para que el pueblo pare de una vez y por toda a esta clase económica y política que siempre se ha beneficiado del trabajo y recursos de la nación.

En declaraciones del presidente mexicano López Obrador, en alusión a unos congresistas que se oponían a la eliminación de esos instrumentos de robo y saqueo al que había sido expuesto el pueblo mexicano, se refirió de la siguiente manera “Es lamentable que legisladores estén defendiendo a ladrones, a gente deshonestas” concluyó la cita.

Dejemos para nuestra imaginación que dirían hoy los tres pilares que fundaron esta partidocracia, el Profesor Juan Bosch un hombre íntegro, el Dr. Joaquín Balaguer un patriota y el Dr. José Francisco Peña Gomez el hombre del pueblo. Es inimaginable la frustración que sintieran a tales despropósitos de sus herederos.

Es importante que  legisladores conscientes de este momento histórico sepan  de qué lado van a estar:   si van actuar para complacer apetitos particulares de partidos, colores que representan  o se van a poner los colores de la patria y defenderán La Constitución que declara nuestro Estado Social Y Democrático De Derecho.   Es inaceptable que los recursos del pueblo se utilicen para la creación de fideicomisos públicos donde fungen más como actos jurídicos y financieros que como entidades orgánicas públicas, dotándolos de una naturaleza esencialmente privada.

En otras palabras, es violatorio a los artículos 7 y 8 de nuestra Constitución, destruyendo la esencia de un Estado Social para convertirlo en un Estado de Mercado puro y duro. Con este instrumento, el gobierno entrega los bienes del pueblo a una fiduciaria para su lucro propio, lo cual,  es opuesto a los fines de nuestra constitución y nuestras leyes, las cuales, deben en ocuparse de garantizar nuestro derechos económicos y sociales.

En el Frente Cívico Y Social entendemos que el pueblo dominicano y los políticos conscientes del país, deben aprovechar esta ocasión, primero  para impedir esta horrible intención de esa élite política y económica;  segundo,  exigir la eliminación de esos fideicomisos existentes que están creando una deuda paralela enorme y que está creciendo como una bola de nieve; y,  tercero, proponer una corporación autónoma y soberana similar a  Singapur, Noruega y otros países, donde esos bienes públicos estén bajo el paraguas de un sistema de seguridad social.   Bajo ese esquema se empeñaría a pagar esa enorme deuda social acumulada a sectores tan básicos como son la salud, educación, vivienda, pensiones digna y creación de empleo,  entre otros, donde sus inversores sean los trabajadores dominicanos y también los mayores beneficiarios.

 

 

 

 

Continue Reading

Edificio La República: Restauración No. 138, cuarta planta, Santiago, República Dominicana. Teléfono: 809-247-3606. Fax: 809-581-0030.
www.larepublicaonline.com  / Email: periodico@larepublicaonline.com
Copyright © 2021 Blue National Group